Reviews Smartphones

REVIEW | Xiaomi Mi 5S Plus

De que Xiaomi está siendo uno de los fabricantes más exitosos de los últimos años no cabe ninguna duda. Y gran parte de la culpa lo tiene la gran cantidad de terminales que saca al mercado cada año; tantos, que en muchas ocasiones puede resultar contraproducente e incluso causar confusión entre los consumidores.

En esta review, del Mi 5s Plus, intentaremos arrojar algo de luz al respecto y ver qué nos ofrece Xiaomi con su enésima apuesta para la gama alta actual.

Caja y contenido

Este fabricante asiático no suele ser muy espléndido en lo que al embalaje del terminal y a los accesorios que incorpora se refiere. Como suele ser habitual, nos encontramos con una caja blanca, con caracteres chinos y el logotipo de la marca y del modelo que se trata.

Dentro de ella, además del propio smartphone, en esta ocasión nos topamos con una carcasa de plástico transparente, los clásicos papeles de inicio rápido y garantía, la llave que abre la bandeja de la SIM, un cable USB Type-C y un adaptador de pared, concretamente un modelo de clavija plana.

Nos olvidamos por tanto de auriculares, aunque si tenemos en cuenta que la filosofía de esta firma es la de dispositivos competentes a costes reducidos, se le perdona.

Diseño y dimensiones

Si en lo relativo al unboxing de este Mi 5s Plus no estamos ante ningún giro de tuerca con respecto a lo que ya estamos acostumbrados a ver por parte de Xiaomi, el apartado estético no es menos.

Este fabricante sigue unas líneas de diseño muy continuístas. Tanto, que es fácil confundir algunos de sus dispositivos con otros de la misma casa. Estamos ante un clásico Xiaomi: diseño totalmente metálico, con una especie de cepillado en la parte posterior que le confiere un aspecto peculiar y diferenciador y donde además cuenta con unos bordes muy redondeados y ergonómicos.

No sólo no es un dispositivo pequeño (de hecho es un phablet), sino que además es bastante grande. No es que tenga unos bordes desaprovechados ni mucho menos, pero su diagonal de pantalla no permite unas dimensiones menores.

Concretamente, hablamos de 154,6 x 77,7 x 8 milímetros con un peso de 168 gramos. En la mano se nota, haciendo difícil su uso con una sola en muchas ocasiones, y en el bolsillo también.

¿Qué encontramos? Pues bien. En la delantera están el altavoz de las llamadas, el LED de notificaciones, el sensor de proximidad y la cámara de selfies, además de los tres característicos botones capacitivos de Xiaomi. En los cantos izquierdo y derecho se sitúan la bandeja de la SIM y los botones de control de volumen y de encendido y apagado, respectivamente. Estos últimos no llegan a bailar, están más arriba de lo que me habría gustado, son de metal y además tienen una pulsación algo incómoda.

En la parte superior están el micrófono de cancelación de ruido, la toma de auriculares y un sensor de infrarrojos, mientras que en la inferior se sitúan el altavoz multimedia, la conexión Type-C y el micro de las llamadas.

Finalmente, detrás encontramos la doble cámara principal, el sensor de huellas dactilares y el doble flash LED, además del logotipo de la marca.

Resaltar que en todo el contorno del frontal cuenta con la tecnología 2.5D que hace que el cristal se curve ligeramente en su unión con el metal de los bordes, pero sin embargo no es tan pronunciado como en otros terminales de la competencia. En líneas generales tiene un aspecto muy premium y es algo que en la mano se nota.

Pantalla

Cuenta con un panel IPS de 5,7 pulgadas con resolución Full HD. Esto arroja una densidad de píxeles de 386 ppp, por lo que no estamos ante la mayor nitidez del mercado. Otros fabricantes optan por resoluciones como Quad HD al subir de las 5 pulgadas y media, y se puede llegar a agradecer.

En cualquier caso, se ve perfectamente y tiene una resolución, sino espectacular, sí más que suficiente para la mayoría de usuarios, y hace un muy buen tratamiento de los colores, sin tendencia a su sobresaturación.

En exteriores puede ser usado sin problemas, y si bien el brillo no es el más alto que he visto en un smartphone, sí que es más que correcto y hace que tengamos una experiencia muy buena incluso bajo la luz directa del sol en un día especialmente luminoso.

La pantalla ocupa un 74,6% de la superficie del frontal, lo cual está bastante bien. Tiene unos marcos considerablemente bien conseguidos tanto en los lados como arriba y abajo, y además en el caso de este último integra los botones, por lo que es un aspecto muy positivo.

Como es habitual, bordeando el panel está ese molesto recuadro negro que ya estamos acostumbrados a ver y que se hace más visible en terminales blancos, aunque en esta ocasión es bastante más fino que otros teléfonos de la competencia. Lo ideal sería que no estuviera, pero ya que está, por lo menos que sea lo mínimo posible.

Además, y al tratarse de un Xiaomi, tenemos disponible la opción de acortar la diagonal de la pantalla con un gesto hacia izquierda o derecha desde el botón central hacia sus inmediatos.

Gracias a esto se puede usar perfectamente a una sola mano, cosa que no ocurre cuando lo utilizamos en su modo normal, es decir, de 5,7 pulgadas. Personalmente se me hace excesivamente grande una pantalla así, pero al fin y al cabo es cuestión de gustos.

Hardware y conectividad

Aquí nos encontramos con lo último y lo mejor del mercado actual. Su procesador es el 821 de Qualcomm Snapdragon, un quad-core que trabaja a unas frecuencias de 2 x 2,3 GHz y 2 x 2,2 GHz y que le hace frente a cualquier tarea, por pesada y exigente que sea.

Lo acompañan la GPU Adreno 530, una de las más potentes de la actualidad, y 4 o 6 GB de RAM y 64 o 128 GB de almacenamiento interno, dependiendo de la configuración elegida de las dos que existen.

No contamos con slot para tarjetas microSD (aunque es dual SIM),  pero no supone mayor problema gracias a las buenas cantidades internas que trae por defecto. El modelo de esta review, el de 64, deja libre para el usuario en torno a los 58 GB.

En lo referente a la conectividad, el Mi 5S Plus va también bastante sobrado. Cuenta con sensor de huellas dactilares, que funciona muy bien y desbloquea la pantalla rápida y correctamente. Al contrario que el Mi 5S a secas, sin embargo, no cuenta  con la tecnología ultrasónica que permite un desbloqueo perfecto incluso con los dedos totalmente empapados de agua, decisión por parte de Xiaomi que no se entiende.

También tiene sensor de infrarrojos, Bluetooth en su versión 4.2, GPS, GLONASS y chip NFC. Deja de lado la radio FM y la conexión principal es de USB Type-C 1.0, por lo que no contamos con las funcionalidades de versiones posteriores pero que en cualquier caso es perfectamente perdonable.

El GPS sitúa muy bien y muy rápido y el Bluetooth gasta una cantidad de batería casi inapreciable, por destacar un par de aspectos positivos en este sentido. Por mencionar alguno negativo, se puede echar en falta la radio FM, aunque no creo que sea un factor determinante.

Software y rendimiento

Si hablamos de terminales Xiaomi hablamos de su forma de entender Android, que conocemos por MIUI y que en esta ocasión viene en su versión número 8, o lo que es lo mismo, la última hasta el momento.

MIUI es una capa muy peculiar, muy asiática, que destaca por no incluir cajón de apliaciones y por distanciarse mucho de otras interfaces mucho menos intrusivas. Es cierto que en el pasado no ha gozado de muy buena fama, y es una de esas cosas que o te encanta o detestas, pero sus desarrolladores lo saben y trabajan duro para que, actualización tras actualización, sea más funcional y útil.

A su favor cuenta con el hecho de ser un sistema desarrollado específicamente para una serie de dispositivos, con las ventajas de rendimiento, fluidez y posibilidades propias que esto conlleva. Aquí destacan funciones como la del “segundo espacio”, que viene a ser al smartphone lo que los usuarios son a Windows: una forma rápida y cómoda de tener dos teléfonos en uno para casos en los que, por ejemplo, tengamos que compartir el terminal con otra persona.

También gracias a la nueva versión de MIUI se ha rediseñado la persiana de notificaciones, entre otras muchas cosas, consiguiendo un estilo mucho más visual y conseguido. Sin embargo, un detalle que no me gusta es el modo en que éstas nos llegan, ya que por ejemplo si nos envían varios mensajes de WhatsApp no podemos tener una idea de su contenido únicamente desplegando la barra, sino que tenemos que entrar a la propia aplicación.

Por otra parte, un error que he experimentado es que no he podido recibir correctamente los mensajes que mis contactos me enviaban en Hangouts. No sé exactamente a qué es debido este inconveniente y probablemente se trate de un caso aislado, pero es necesario recalcarlo.

En lo referido al rendimiento, y tal y como puede imaginarse del músculo del que presume el Mi 5S Plus, no hay absolutamente ninguna pega. Se unen el hecho de que el sistema operativo está optimizado al 100% para funcionar en los dispositivos de la casa y que el hardware es lo más top que se puede encontrar hoy día.

No hay aplicación que se le resista por pesada que sea, y tanto los juegos más exigentes como las tareas que más exprimen la potencia del teléfono son movidas sin ningún tipo de problemas. Además, y aun tratándose de la versión inferior (como ésta, la de 4 GB de RAM) las transiciones, la fluidez y la multitarea son simplemente geniales. El lag brilla por su ausencia y podemos tener abiertos al mismo tiempo muchos procesos en segundo plano y movernos por ellos con mucha soltura. Un diez para Xiaomi en este aspecto.

Audio

El apartado auditivo no es un aspecto en el que prácticamente ningún terminal pueda sacar pecho. Pero en este caso, y sin ser nada del otro mundo, estamos ante una experiencia bastante buena.

El único altavoz está en la parte inferior, una ubicación que ya sabemos que no es la mejor pero que parece ser la favorita de los fabricantes para estos menesteres. Cuando usamos el terminal en modo horizontal mientras, por ejemplo, vemos vídeos, podemos obturarlo con cierta facilidad, pero es lo que hay en la mayoría de firmas.

Suena bastante alto y la calidad es aceptable, aunque tampoco es para tirar cohetes. Para consumir contenido multimedia, ya sean vídeos de YouTube o canciones esporádicas, nos será más que suficiente y para recibir las notificaciones, llamadas y demás avisos, cumple a la perfección.

Finalmente, su uso con auriculares es bastante bueno y se nota un salto de calidad con respecto al altavoz integrado.

Cámaras

Al contrario que ocurre con el Mi 5S, o lo que es lo mismo, la versión pequeña de este terminal, contamos con dos sensores principales en la parte posterior, muy en la línea de las tendencias de los últimos tiempos. Al igual que ocurre con el Huawei P9 y con otros tantos, uno de ellos se encarga de recoger la información monocromática y el otro de la RGB, para posteriormente combinarlas por software consiguiendo así un mayor contraste y calidad de las imágenes. Este modo es llamado “estéreo”, y la verdad es que no es tan interesante como cabría esperar.

Esta cámara dual tiene 13 megapíxeles con una apertura focal de f/2.0 y está acompañada por un doble flash LED de dos tonalidades, mientras que la delantera desciende hasta los 4 megapíxeles y mantiene la apertura del diafragma.

En general la calidad de las fotografías es buena, y para el usuario medio será más que suficiente e incluso muy positiva en muchos casos. Pero sí es cierto que los resultados obtenidos con este terminal no pueden competir de tú a tú con los buques insignia de la competencia. De día hace buenas fotos, realiza una buena interpretación de los colores y la posibilidad de disparar únicamente en blanco y negro es un plus. Sin embargo, al pasar las imágenes al ordenador y verlas en pantallas más grandes la cosa cambia un poco, ya que la saturación de los colores de la pantalla del teléfono hace que parezcan más vivas de lo que en realidad son.

De noche la experiencia es más o menos la misma. Es correcta, en ocasiones incluso buena, pero no llega a la altura de flagships como el Galaxy S7 de Samsung, el P9 de Huawei y ya ni hablamos del reciente Google Pixel. En cualquier caso no es una cámara mala ni mucho menos, pero si tenemos en cuenta que estamos ante todo un gama alta de Xiaomi, esperamos un poquito más.

A continuación unas muestras que ilustran mucho mejor esto de lo que hablo:

Mi5s Plus (6)
« 1 de 13 »

En cuanto a la aplicación de la cámara, es la clásica que vemos en Xiaomi aunque con algunos detalles interesantes. Podemos acceder rápida y cómodamente al modo estéreo, y además contamos con otros tantos como son el panorama, el temporizador, el monocromo, el de fotos de grupos y el manual, entre otros tantos. Este último es el más interesante para quienes quieren exprimir al máximo las cámaras de los smartphones.

Se agradece que esté disponible pero vaya por delante que no es el mejor ni el más completo que se puede conseguir. Por ejemplo, permite modificar manualmente el tiempo de exposición pero únicamente hasta un 1/2 de segundo, lo que me parece un sinsentido. Xiaomi, ya que pones esta opción, sube el tiempo y deja que hagamos fotos de mínimo 10 segundos. Pero no es así. Además podemos modificar el balance de blancos, el modo de enfoque y la sensibilidad del ISO. Por tanto, siempre es interesante contar con un modo manual pero se queda claramente corto.

En cualquier caso, cuenta con un modo ráfaga bastante bueno y rápido y con algunos detalles interesantes, como son el modo HDR y la posibilidad de disparar en RAW que salvan un poco la experiencia con esta cámara.

El vídeo, por su parte, está disponible en calidades que van desde SD hasta 4k pero no llega a alcanzar los 60 fotogramas por segundo, un must have en los tiempos que corren.

Batería

En su interior encierra una batería no extraíble de 3.800 mAh, un amperaje que se agradece a tenor de la diagonal de la pantalla y sobre todo de las dimensiones del teléfono. Además cuenta con tecnología de carga rápida, como no podía ser de otra manera al incluir el último de los procesadores de gama alta de Qualcomm Snapdragon, por lo que en conjunto este es uno de los apartados donde más destaca el Mi 5S Plus.

Xiaomi suele ser uno de los fabricantes top en materia de duración de batería, y en esta ocasión lo ha vuelto a hacer. De media, y como puede apreciarse en la imagen superior, he sobrepasado las 5 horas de pantalla sin ningún problema, incluso con largos periodos de juegos y contenido multimedia.

El día de uso se hace sin inconvenientes, y en ocasiones llegar al día y medio (sobre todo para los usuarios menos exigentes) es perfectamente factible. Este dispositivo se lleva una muy buena nota en este apartado, de eso no cabe ninguna duda.

Precio y conclusión

En resumidas cuentas, estamos ante el enésimo flagship de este fabricante asiático, pero si tenemos en cuenta su precio y la competencia directa a la que tiene que hacer frente no sale muy bien parado, aunque es una alternativa interesante para quien quiera un hardware top y una pantalla de grandes dimensiones a un precio bastante inferior de lo habitual.

Con unos buenos materiales de construcción, un rendimiento que puede hacer frente a cualquier tarea y una batería que dura más que la mayoría de los terminales, el Mi 5S Plus es una compra a tener en cuenta. En su contra tiene aspectos como el de la cámara, que no se corresponde con el resto de las especificaciones top del terminal, pero en que cualquier caso es más que suficiente para la gran mayoría de usuarios. Incluso para los más exigentes puede llegar a cumplir con solvencia, pero es cierto que se nota dónde ha recortado el fabricante para ajustar lo máximo posible el precio.

Está disponible en varios colores (plateado, gris, dorado y rose gold, siendo éste último el protagonista de la review) y puede adquirirse por unas cantidades que difieren bastante si nos decantamos por comprarlo en Europa o si por el contrario preferimos tirar de importación desde Asia pero que rondan los 400 euros. Cada opción tiene sus ventajas e inconvenientes, y es el consumidor quien tiene que valorar qué le compensa más.

En España, entre otras muchas tiendas, lo podemos encontrar en la web de Mi Xiaomi España, quienes además tienen pensado sortear la posibilidad de adquirir el mismo teléfono de este artículo a un precio inferior a lo habitual en su página de Facebook.

Xiaomi Mi 5S Plus

7.5
Diseño:
6
Pantalla:
7
Hardware:
9
Conectividad:
9
Software:
7
Rendimiento:
9
Audio:
7
Cámaras:
7
Batería:
8
Precio:
6
rubenban
Sígueme

rubenban

Fundador / Administrador at Just Unboxing
Confucio dijo "Busca un trabajo que te guste y no volverás a trabajar ni un solo día de tu vida".
Eso es lo que intento.
rubenban
Sígueme
¡Comparte!
Advertisment ad adsense adlogger