Reviews Tablets

REVIEW | Tablet con teclado Woxter ZEN 12

Entre otros muchos productos, Woxter fabrica tablets. La que ahora nos compete es la ZEN 12, un dispositivo de grandes dimensiones fuertemente enfocado al consumo multimedia y con la interesante característica de ser dual boot, o lo que es lo mismo, que integra los sistemas operativos Android y Windows al mismo tiempo. Además, y como añadido estrella, viene con un teclado muy útil y funcional con el que convertirla en un auténtico portátil, muy manejable y fácil de transportar.

Caja y contenido

En la gran caja encontramos la tablet, que es bastante grande (cosa por otra parte lógica por las dimensiones de su pantalla, aunque eso lo veremos a continuación), además de su cable y adaptador de pared con los que habremos de cargarla.

Además, y a modo de añadidos, contaremos con un cable USB/microUSB y un adaptador de microUSB a USB hembra por si necesitáramos añadir algunos periféricos al dispositivo, ya sean teclados adicionales, ratones o para la simple conexión de varias memorias USB.

También, y por último, el paquete incorpora una funda de tranporte bastante rígida y que le sienta como un auténtico guante al aparato. Con ella, y gracias a las asas que tiene, podremos llevarlo con nosotros fácilmente dondequiera que vayamos.

Diseño

Estamos ante una tablet grande. Concretamente cuenta con 300 x 186 x 10,1 milímetros y 725 gramos de peso, por lo que no es precisamente liviana. Sus proporciones son totalmente entendibles, ya que, como veremos a continuación, tiene una pantalla de 11,6 pulgadas. Sin embargo, es en el peso donde veo su mayor hándicap a efectos de diseño.

Este puede ser un detalle muy a tener en cuenta en los casos de usuarios que viajen habitualmente con el dispositivo. No es alarmante ni mucho menos, y quienes tengan pensado un uso íntegramente doméstico no tendrán mayores problemas, es necesario reseñar que no es ligera en absoluto.

En cuanto a los materiales empleados, nos encontramos con una variante gomosa de plástico que a mi parecer le sienta realmente bien y aunque no le confiere un aspecto muy premium que digamos, sí que es bastante prático y se adhiere muy bien a las diferentes superficies donde la situemos. Existen modelos en tres colores diferentes: rosa, azul y negro, y cualquiera de ellos parece quedar bastante bien, aunque es cierto que quizá sea este último el que mejor aspecto le otorgue.

En la parte delantera únicamente nos encontramos con la cámara, situada en la esquina superior derecha, y con el logotipo de Windows en el centro de la parte inferior, que tanto en Android como en Windows hace las veces de botón home.

En los cantos izquierdo y derecho, y respectivamente, nos topamos con un altavoz y con las diferentes conexiones, que no son pocas, y que están formadas por un puerto USB, una toma de auriculares junto a la de carga, un mini HDMI, una entrada de tarjeta microSD, el micrófono y el altavoz derecho.

Debajo están los cinco pines que hacen que se conecte el teclado y los dos huecos en los que éste se ancla. Detrás sólo están la cámara principal y el logotipo del fabricante.

Pero ahí no acaba la cosa. Tal y como comentaba algo más arriba, contamos con un teclado independiente que resulta realmente útil y que es de muy buena calidad. Incluye panel táctil para el ratón y todas las teclas habituales, incluída la ñ.

Las teclas tienen buen recorrido aunque en ocasiones la pulsación no es todo lo cómoda que quisiera; si tecleamos un texto notaremos como tendremos que apretar bastante algunas de ellas para que el dispositivo las reconozca, algo que en cualquier caso no es excesivamente incómodo.

Pantalla y audio

Tiene una pantalla IPS de 11,6 pulgadas con una resolución de 1366 x 768 que a mí se me ha quedado corta. No es nada determinante ni mucho menos, pero en una época en la que todos estamos acostumbrados a ver resoluciones Full HD o superiores, una densidad de píxeles como la de esta ZEN 12 se antoja insuficiente, y sobre todo si tenemos en cuenta que su principal función es la del consumo multimedia.

Esto lo notamos al ver vídeos de YouTube, por ejemplo, en cuyo caso no podremos ajustarlos a más de 720p. Y aunque como decía esto no imposibilita para nada su visionado, sería preferible llegar como mínimo a los 1080p al tratarse de un panel de estas dimensiones. De todos modos, el reconocimiento táctil es fabuloso y transmite unas sensaciones muy buenas en este sentido.

Por último, y aunque no es excesivamente bajo, he notado que el brillo en exteriores hace que casi no se pueda ver la pantalla. En interiores no hay ningún inconveniente, pero es salir a la luz directa del sol y empezar a experimentar problemas. Aun así, este es un mal menor, ya que el principal ámbito de este dispositivo es el hogar.

En cuanto al audio si notamos unos problemas mayores. Suena bien, no distorsiona y además es estéreo. Pero el volumen es realmente escaso incluso dentro de casa. Se le puede conectar un altavoz Bluetooth o mediante el cable de Jack y este aspecto se soluciona fácilmente, pero en el caso de no contar con ninguno de ellos no obtendremos la mejor de las experiencias auditivas.

Creo que gran parte de la culpa de esto la tienen las dimensiones de los altavoces, que son bastante pequeños. De haber sido algo mayores, probablemente saldría ganando algo más en cuanto al volumen.

Hardware, software y rendimiento

Respecto al hardware, y sin ser lo más top del mercado, cumple sobradamente en el uso diario al que está enfocada esta tablet. Encierra un procesador Intel Atom Z3735F, un quad-core que trabaja a una frecuencia de entre 1,33 y 1,83 GHz, además de 2 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento interno ampliables mediante tarjeta microSD hasta 32 GB más y de los cuales quedan libres para el usuario algo más de 15 GB.

Eso último no es gran cosa pero hay que tener en cuenta que se trata de un dispositivo dual boot, con la capacidad de memoria que eso conlleva. No es lo mismo tener instalado un sistema operativo que dos, y por algún lado hay que recortar.

En cuanto a los diferentes sensores y demás aspectos relativos a la conectividad, cuenta con lo esperado: Bluetooth 4.0, Wifi, HDMI y poco más. Nos olvidamos por tanto del chip NFC, radio FM y cosas por el estilo, cosa que si tenemos en cuenta el precio y las características globales es normal.

El software viene de la mano de Android Lollipop en su versión 5.1.1 y Windows 10, con los detalles que de ellos todos ya conocemos. Tanto el uno como el otro vienen bastante limpios de aplicaciones preinstaladas, y en el caso de Android tiene una capa casi idéntica a la configuración stock.

Algunos detalles que no me han gustado de este aspecto es que en la barra de navegación, además de los tres botones de atrás, home y multitarea, el fabricante ha tenido a bien en añadir un cuarto con el que realizar capturas de pantalla fácilmente pero que a mi juicio resta más que suma.

Finalmente, el rendimiento de la ZEN 12 es más que aceptable. Podremos mover la mayoría de juegos sin mayor problema y las transiciones son bastante fluidas en general, aunque con la presencia de algún que otro lag ocasional al movernos entre las aplicaciones.

Los 2 GB de RAM dan para lo que dan, y gracias a lo limpio de los sistemas es capaz de gestionar muy bien la multitarea dentro de unos límites razonables, por lo que en este sentido el aparato sale bien parado. Obviamente no vamos a encontrar la experiencia de uso ni de una tablet de la gama alta ni de un portátil top, pero para el uso de ofimática y consumo multimedia que se le presupone a un dispositivo de estas características no se necesita mucho más en la mayoría de los casos.

Batería y cámara

Incorpora una batería de 10.000 mAh no extraíble con la que he conseguido una media de 4 horas de pantalla y más o menos un día completo de uso intensivo. Éste incorpora tanto largos ratos de juegos exigentes y ligeros como visionado de películas y demás vídeos, además de navegación por Internet.

Lo que sí he notado es que tarda bastante en cargar, y se superan fácilmente las 3 horas. Una cosa curiosa que he experimentado es que si la batería se llega a agotar por completo, no se puede encender incluso aunque esté tomando energía de la red eléctrica, sino que tendremos que esperar que alcance en torno al 4% para poder empezar a usarla. No es algo ni positivo ni negativo en mi opinión, pero sí curioso.

Mención aparte merece la cámara, en lo que sin duda es uno de los aspectos más negativos de la ZEN 12. No obstante, se le perdona, porque suele ocurrir igual en la grandísima mayoría (por no decir todas) de las tablets del mercado. Personalmente hubiera preferido quitar, sino las dos cámaras que incorpora, sí la trasera, y haber dejado únicamente la delantera para el uso esporádico de videollamadas, y mejorar con ese presupuesto algunos otros detalles como el de la resolución de la pantalla o del sonido.

Por tanto no merece mucho detenimiento este punto porque realmente la calidad de las imágenes que podamos tomar no nos serviría prácticamente en ningún caso. La cámara delantera puede llegar a tener algún tipo de uso, como por ejemplo el de las videollamadas que comentaba, pero la trasera podría no estar y ni nos daríamos cuenta.

Conclusión y precio

El mercado de las tablets no pasa por su mejor momento, y siempre es beneficioso para los usuarios que haya alternativas a los dispositivos más convencionales. La ZEN 12 es un claro ejemplo de éstas, ya que con la posibilidad de aunar Android y Windows en un sólo aparato y el hecho de contar con un teclado que realmente tiene mucho uso y sentido, hacen que sea un modelo a tener en cuenta para quienes no quieren gastarse mucho dinero para disfrutar de todo el contenido multimedia que nos rodea hoy día.

Es cierto que tiene aspectos que flaquean y bastante, como el audio y la cámara. Quizá el apartado fotográfico no empañe mucho la experiencia final de usuario porque realmente no creo que se le dé mucho uso a las cámaras de las tablets, pero habría sido deseable que el audio fuera algo mejor y que sobretodo sonara más alto, sobre todo si tenemos en cuenta que la mayoría del tiempo de uso de la ZEN 12 estará relacionado con el consumo multimedia.

EN cualquier caso, es una compra interesante. Quienes quieran hacerse con ella pueden hacerlo en la tienda oficial del fabricante, que se trata de Woxter, a un precio que ronda los 260 euros.

Woxter ZEN 12

6.2
Caja y contenido:
8
Diseño:
7
Pantalla:
6
Audio:
5
Hardware y rendimiento:
6
Software:
8
Batería:
7
Cámara:
3
Precio:
6
Carlos

Carlos

Redactor at Just Unboxing
Redactor.
27 años, España.
Contacto: carlos@justunboxing.com
Carlos
¡Comparte!
Advertisment ad adsense adlogger