Accesorios Reviews

REVIEW | Reloj inteligente Geeksme

En un momento en el que los wearables siguen bastante de moda, algunos fabricantes han enfocado sus objetivos en el sector del mercado que ocupan este tipo de dispositivos. Ese es el caso de Geeksme, una startup española que ha creado un reloj inteligente algo diferente a lo que estamos acostumbrados a ver y cuya principal baza es su precio.

Caja y contenido

El dispositivo viene en una caja pequeña de cartón. Junto a él nos encontramos con pocos accesorios, ya que únicamente lo acompañan la base de carga y el cable microUSB que habremos de usar para el mismo fin.

Unas instrucciones en español completan el escueto contenido del paquete pero que resulta más que suficiente.

Diseño

Este apartado es bastante positivo en el caso del Geeksme. El reloj está formado por un núcleo (que es la propia esfera) y una correa que se puede intercambiar. Las hay de varios colores (verde, rosa, gris y negro) y permiten una mayor personalización dependiendo de los gustos de cada cual. Esta última, sin embargo, quizá sea la más elegante a mi parecer, ya que hace que el dispositivo sea negro en su totalidad y pase por un reloj más.

Es bastante fino y liviano. Concretamente, cuenta con 32 x 32 x 9,5 milímetros y 12,1 gramos, lo que lo hace muy cómodo en la muñeca hasta el punto de casi no notar que se lleva puesto. La correa es de goma y se adapta muy bien a diferentes grosores, pero hay que tener cuidado porque si se quiere llevar muy ajustado el núcleo se puede salir con facilidad. Sobre todo hay que prestar especial atención si lo llevamos puesto mientras hacemos ejercicio físico intenso o mientras corremos, ya que podemos perderlo sin darnos cuenta.

Centrándonos en la esfera, rápidamente nos damos cuenta de que no estamos ante un smartwatch al uso. Cuenta con un círculo que hace las veces de único botón, con un recuadro que se encarga de mostrar la información y con doce puntos que se van iluminando según vayamos completando nuestros objetivos diarios. Los diferentes datos como la hora, el número de pasos que llevemos y los demás parámetros que nos muestra, aparecen de un modo bastante escueto.

Pantalla

En todo lo relacionado con la pantalla he quedado bastante decepcionado. Tanto por su calidad como por su nivel de brillo, podríamos decir que de reloj inteligente no tiene más que el nombre y la forma, porque a grandes rasgos el modo en que se muestran los datos es exactamente igual al que conseguimos con muchas smartbands de bajo coste como la Mi Band 2 de Xiaomi.

En exteriores y durante el día es prácticamente imposible ver lo que nos muestra la pantalla incluso configurándola en su máximo nivel de brillo. Y a poco que el sol incida un poco sobre ella, menos aún. Además, la interacción es prácticamente nula, limitándose a reconocer nuestras pulsaciones sobre el círculo de la parte inferior y nada más.

Por último, los puntos que rodean la pantalla y que se van iluminando según avancemos en nuestros retos parpadean bastante cuando se encienden.

Usos

En esta ocasión nos olvidamos de Android Wear o similares. Tal y como comentaba, es más una pulsera inteligente con forma de reloj que un smartwatch propiamente dicho, y es en este apartado donde más se nota.

Monitoriza bastante bien los diferentes datos vitales para los que está diseñada, y en este punto cumple realmente bien con unas mediciones muy exactas y fiables. Además, va más allá que la mayoría y es capaz de mostrarnos datos acerca de nuestra actividad diaria, nuestro sueño, del impacto ecológico que causamos al planeta con nuestros hábitos e incluso de la calidad nuestras relaciones sexuales.

Para tener un control de todo ello y poder acceder al histórico de datos, existe una aplicación asociada que resulta muy sencilla e intuitiva y que, como no podía ser de otro modo al tratarse de un fabricante español, se encuentra totalmente en castellano.

Cuantificación diaria

Como prácticamente todos los dispositivos de este tipo, hace un recuento de los pasos que damos, de las calorías que quemamos a lo largo del día (basándose tanto en las consumidas con nuestro movimiento como mediante nuestro metabolismo, que conoce gracias a los datos que introducimos en la aplicación asociada) y de la distancia recorrida (carece de GPS, pero usa la información de los pasos para calcularla).

También monitoriza el sueño, arrojando datos como la calidad y la duración del mismo, y al igual que ocurre con los pasos la medición es muy buena.

Finalmente, y como añadido curioso e interesante, es capaz de registrar las relaciones sexuales y contabilizar el número de calorías y grasa quemadas, su duración y su intensidad.

Notificaciones

Por otra parte, y gracias a la pantalla que incorpora, podemos recibir las notificaciones que lleguen a nuestro smartphone y consultarlas brevemente desde la muñeca.

Un punto negativo en este aspecto es que no sólo hay que tener el Bluetooth encendido en todo momento (obvio), sino que habremos de dejar la aplicación Geeksme abierta en segundo plano. Si usamos aplicaciones como Greenify hay que prestar especial atención en este punto y desmarcarla.

Otro tanto ocurre con Android 6.0 o superior a causa del sistema de mejora de la gestión de la batería en reposo que conocemos por Doze. Al igual que en el caso anterior, es aconsejable indicar al smartphone que no ponga esta aplicación en estado de hibernación.

Salvando estos detalles, y aunque no contamos con la posibilidad de responder a los mensajes de WhatsApp, por ejemplo, desde el propio wearable, sí que es una forma interesante de no perdernos ningún aviso.

Impacto sobre el medio ambiente

Finalmente, y en lo relativo a la cuantificación diaria, contamos con un interesante apartado llamado “g!ecological” que, al abrirlo por primera vez, nos hace una serie de preguntas acerca de nuestros hábitos alimenticios, de transporte y, en definitiva, de nuestro modo de vida.

Gracias a ellos, y teniendo también en cuenta nuestra actividad diaria, la aplicación hace un cálculo de cuantos planetas Tierra serían necesarios para acoger a la población mundial si todos llevaran unos hábitos como los nuestros.

Por tanto, cuantos más planetas aumentemos la cifra significará que estamos llevando un estilo de vida no muy aconsejable, lo que se traduce en una peor huella ecológica por nuestra parte. El modo de reducirla es tan simple como realizar más actividad física (que se traduce en menor uso de vehículos contaminantes) y dormir bien, entre otras cosas.

No es una función especialmente útil pero sí que es curiosa y sirve para concienciarnos acerca de que nuestros hábitos tienen consecuencias (a menudo negativas) en el planeta en que vivimos.

Compatibilidad y batería

El reloj hace uso de la conectividad Bluetooth para emparejarse con nuestro terminal. Concretamente, cuenta con la versión 4.0 de esta tecnología, y eso se traduce en unos buenos consumos energéticos. En general se conecta bastante rápido y no he tenido ningún problema en este aspecto.

Donde quizá si encontremos un detalle negativo es en la autonomía. Cuenta con una batería 55 mAh, y al igual que ocurre con la mayoría de los dispositivos de este tipo, no destaca por ofrecer buenos ciclos de uso.

Tarda en torno a dos horas en cargarse, para lo que hay que usar la estación de la imagen superior, y en aproximadamente 4 días ya habremos agotado toda la capacidad. Todo depende, por supuesto, del uso que haga cada cual. Por ejemplo, si llevamos constantemente el Bluetooth activado para que nos avise de las notificaciones la duración será menor que si no lo hacemos.

En este sentido, el wearable es capaz de almacenar hasta 30 días de datos, pero en cualquier caso cada semana tendremos que enchufarlo para cargarlo de nuevo.

Conclusión y precio

A grandes rasgos podemos decir que el Geeksme es una alternativa interesante para quienes quieren una smartband que les monitorice la actividad diaria y que además sea capaz de mostrarle la hora y las notificaciones, todo ello sin rascarse demasiado el bolsillo.

Pero si por el contrario se busca un smartwatch al uso con las posibilidades que eso conlleva, tendremos que olvidarnos de éste y centrar nuestra atención en los dispositivos de otras marcas y, claro está, precios.

A su favor tiene la comodidad que supone llevarlo puesto, lo bien que funciona la aplicación asociada y el hecho de que esté totalmente en español, además de su bajo coste. En contra, sin embargo, están la calidad de la pantalla y lo difícil que se hace echarle un vistazo bajo la luz directa del sol, además de la corta duración de la batería, aunque esto último es un mal menor si tenemos en cuenta las autonomías de la competencia.

Se puede adquirir en la tienda oficial del fabricante a un precio que ronda los 60 euros desde cualquier lugar del mundo.

Reloj inteligente Geeksme

6.2
Diseño:
6
Pantalla:
4
Usos:
6
Cuantificación diaria:
8
Batería:
5
Precio:
8
Carlos

Carlos

Redactor at Just Unboxing
Redactor.
27 años, España.
Contacto: carlos@justunboxing.com
Carlos
¡Comparte!
Advertisment ad adsense adlogger