Accesorios Reviews 1

REVIEW | Pulsera de actividad GARMIN vívosmart HR+

Probablemente a muchos de nosotros nos suene la marca GARMIN, sobre todo a quienes practicamos algún tipo de deporte con cierta regularidad. Si bien en el pasado realizar ejercicio físico se limitaba a hacerlo, simplemente, en los últimos tiempos, y cada vez más, vemos como hay toda suerte de aparatos, gadgets y herramientas que se vuelven compañeros inseparables de fatigas.

GARMIN es una marca con solera en este ámbito, en el que se mueve como pez en el agua, ya que cuenta entre sus filas con una gran variedad de productos enfocados a la cuantificación deportiva. En esta ocasión estamos ante uno de ellos, una smartband realmente completa con GPS integrado y que viene bajo el nombre de vívosmart HR+.

Caja y contenido

Este es un punto en el que no es necesario detenerse mucho. La pulsera viene en una caja pequeña en la que se nos muestra en unos rápidos tips las bondades con que cuenta, entre las que se encuentran la monitorización del ritmo cardíaco, el posicionamiento mediante GPS y la muestra de notificaciones en nuestra muñeca.

Dentro de la caja encontramos la protagonista de estas líneas, que no es otra que la pulsera inteligente, muy bien protegida, además del cable que se usará para cargarla y los típicos papeles de inicio rápido, garantía y poco más.

Un empaquetado sencillo y funcional. Genial ese detalle.

Diseño

La vívosmart HR+ es estéticamente atractiva y está disponible en varios colores para abarcar los diferentes gustos de los usuarios. La hay en negro/gris, morado (como la de esta review), azul y una versión extragrande igual que la primera que está pensada para quienes tienen la muñeca algo más gruesa.

Sus dimensiones son de entre 45,3 y 63,9 milímetros, según la posición en la que la llevemos, y está diseñada para muñecas con una circunferencia que vaya de los 136 a los 192 milímetros de diámetro. Igualmente, en la caja viene una pequeña regla con la que comprobar rápidamente si nos vale o no sin siquiera sacar la pulsera de ella.

Como decía, tiene un diseño bastante premium, con una fabricación en plástico y goma para el cuerpo y las correas respectivamente. Se adapta perfectamente a la muñeca y es muy cómoda de llevar gracias a sus escasos 31 gramos de peso. Es cierto que el núcleo, por así decirlo, es algo más ancho de lo que se preferiría, pero si tenemos en cuenta el hardware que encierra, donde destacan los tres sensores de ritmo cardíaco que incorpora, es entendible y necesario.

Gracias a los materiales empleados, no se mueve ni se va hacia atrás en el brazo incluso en los casos de deportes más movidos, por lo que nos aseguramos una buena medición de las pulsaciones en todo momento.

Su pantalla, con unas dimensiones de 25,3 y 10,7 milímetros y una resolución de 160 x 68 píxeles es táctil y retroiluminada. En este sentido, nosotros mismos podemos elegir la intensidad de la luz que deseemos, aunque en cualquier caso se ve perfectamente tanto en interiores como en exteriores con mucha luz solar. Tiene una tecnología de tinta electrónica o al menos bastante parecida, por lo que nos olvidamos de colores más allá del blanco y del negro pero que hacen que se pueda ver muy bien en todo tipo de condiciones lumínicas.

Según la miramos puesta en nuestra muñeca, vemos el único botón físico que incorpora, que tiene una muy buena pulsación y que sirve para acceder a ciertos menús más específicos, como el de la configuración y el modo nocturno, que se caracteriza por silenciar las notificaciones entrantes.

Es bastante escueta en ornamentos, y lo notamos en el hecho de que, además del citado botón, no tiene nada más, exceptuando eso sí el sensor de ritmo cardíaco de su parte inferior al que le acompañan los cuatro pines que usamos para conectar el cable de carga.

A grandes rasgos podemos decir que esta vívosmart HR+, sin ser la más pequeña del mercado tampoco es la más grande; sin ser la más liviana tampoco es la más pesada, pero sí que resulta muy cómoda y elegante (según su color) en su uso habitual para el día a día.

Usos

Destaca por su gran versatilidad. Pensada para sacarle el máximo partido en situaciones de actividad física, no se limita ni mucho menos a esa función, sino que ofrece además todas las posibilidades que se le esperan a una smartband con pantalla.

Tiempo, música y notificaciones

Su interfaz es realmente intuitiva y cómoda. Para empezar a usarla sólo será necesario descargar en nuestro terminal la aplicación oficial asociada a la pulsera, que aparece a continuación y que está disponible tanto para Android como iOS.

Tras hacerlo, nos tendremos que crear una cuenta de usuario y llevar a cabo la configuración inicial, en la que emparejaremos el wearable al teléfono o tablet de turno. En este sentido es necesario reseñar que a partir de Android Marshmallow es necesario habilitar la ubicación además del Bluetooth, e incluso así he notado que en algunas situaciones tarda algo más que en otras en conectarse, ya sea para volcar los datos de actividad como para usar alguna función de la aplicación.

Una vez realizado esto, podemos olvidarnos de nuestro smartphone y controlarlo todo desde la propia pulsera. Entre otras cosas, podremos cambiar de canción, leer notificaciones y correos electrónicos y consultar el tiempo que hay en nuestra ciudad, además de conocer la hora, todo ello desde la muñeca.

En cuanto a las notificaciones, he notado que las muestra muy rápidamente y gracias a la fuerte vibración de la pulsera, si nos saltamos un WhatsApp será porque queramos.

Además, y sumada a estas funciones, podremos establecer alarmas y recordatorios, por lo que como vemos las posibilidades son bastantes.

Actividad diaria

Pero como toda pulsera de estas características que se precie, con esta vívosmart podremos llevar una cuenta de nuestra actividad nocturna en cuanto al sueño, aunque es cierto que no es precisamente cómoda de llevar puesta al ir a dormir, al menos en mi caso.

Desde la aplicación, y a veces también desde el propio gadget, podremos llevar un control de las horas y la calidad del sueño, del número de pasos que hemos dado y de pisos que hemos subido/bajado en el día, así como la cantidad de calorías que hemos quemado, donde se tienen en cuenta aspectos tales como nuestra propia actividad cotidiana y los parámetros de peso, estatura y edad que habremos establecido previamente.

Es más, la propia pulsera se encarga de avisarnos de que debemos movernos cuando considera que llevamos demasiado tiempo sentados en el sofá, por ejemplo. Por el contrario, cuando alcanzamos alguna meta o un nuevo récord diario, ella misma nos felicita por ello y nos motiva. Nos da una de cal y una de arena.

Cuantificación deportiva

Pero donde es una auténtica bestia esta smartband es en el terreno del deporte. Gracias a los diferentes sensores que incorpora, donde destacan sobre el resto el encargado de monitorizar nuestras pulsaciones y el GPS, podremos salir a correr al aire libre o realizar diferentes tipos de ejercicios indoor sin necesidad de tener el smartphone asociado cerca.

Navegando por los menús podremos establecer una sesión a intervalos, personalizada de tiempo o de distancia, o un modo libre con el que salir a correr sin más a la calle, y nos permitirá llevar un control en tiempo real de nuestro ritmo, pulsaciones, distancia y calorías, para lo que sólo habrá que echar un vistazo a nuestra muñeca.

Además, tras cada kilómetro de recorrido nos avisa de la distancia que llevamos con una vibración, por lo que es más sencillo llevar la cuenta de la sesión de ejercicio. A posteriori, y tras el correspondiente volcado de datos en nuestro terminal, podemos ver con un gran detalle por dónde hemos pasado y muchos aspectos más, tal y como se puede comprobar en la imagen superior.

Por último, y gracias a su resistencia al agua de hasta 5 atmósferas, los deportes para los que está pensada la pulsera no se limitan ni mucho menos al running, sino que con ella puesta podremos cuantificar la natación y otros ejercicios de cardio como spinning indoor walking.

Compatibilidad y batería

El dispositivo hace uso del Bluetooth y, ocasionalmente de la ubicación, para emparejarse con smartphones y tablets. Normalmente lo hace bastante bien, pero tal y como comenté más arriba, hay algunas veces que le ha costado algo más, e incluso probándolo en diferentes terminales de marcas distintas me ocurría lo mismo. En cualquier caso han sido detalles puntuales, por lo que no empaña demasiado la experiencia final que se obtiene con su uso continuado.

En cuanto a la duración de la batería, he estado experimentando ciclos de en torno a algo menos de una semana en un uso normal, que incluye notificaciones, hora, avisos y diferentes actividades físicas. Es más, la lectura del pulso es continuada, y realmente no gasta en exceso porque aun así se superan los 4 ó 5 días de uso sin ningún problema.

Lo que realmente hace que el ciclo de carga disminuya drásticamente es el uso del GPS. En los casos de usos cotidianos de este sistema de geoposicionamiento sí se notarán duraciones menores, pero que en ningún caso resultan alarmantes.

Para cargar la pulsera una vez que se está quedando sin autonomía, sólo es necesario conectar el peculiar adaptador que trae consigo en los correspondientes pines y enchufarlo a cualquier puerto USB de un ordenador.

Conclusión y precio

A modo de resumen puedo decir que esta pulsera cuantificadora de actividad física y con funciones que van más allá de la mera monitorización, como son el aviso de notificaciones entrantes, es una opción muy a tener en cuenta para quienes sepan que van a sacarle partido.

Con esto me refiero que si lo que se busca es una smartband que nos haga un seguimiento del sueño, de nuestros pasos y poco más, hay alternativas mucho más baratas en el mercado. Pero si se quiere un control exhaustivo, no solo de nuestro día a día, sino de aquellas sesiones de ejercicio físico más elaboradas y dispares, hay que rascarse algo más el bolsillo y valorar modelos como este de GARMIN.

En el primer caso probablemente se desaproveche en gran medida el potencial que tenemos con ella, pero en el segundo es un must have para quienes vayan a exprimirla al máximo. Personalmente estoy bastante contento con ella durante el tiempo que la he estado usando y se ha convertido en una compañera inseparable de fatigas.

Se puede adquirir por unos 220 euros en la tienda oficial del fabricante, aunque también se puede acudir a diferentes proveedores online.

GARMIN vívosmart HR+

7.3
Diseño:
8
Usos:
8
Batería:
7
Precio:
6
Carlos

Carlos

Redactor at Just Unboxing
Redactor.
27 años, España.
Contacto: carlos@justunboxing.com
Carlos
¡Comparte!
  • Djpepo

    creo que por éste precio sale mas a cuenta comprar el garmin vivoactive HR, es basicamente lo mismo pero con bastantes mas opciones y pantalla a color. Por lo demás muy buena review

Advertisment ad adsense adlogger