Otros Reviews

REVIEW | Parrot Jumping Race

Parrot es una multinacional que fabrica productos tecnológicos de lo más variopinto. Lo mismo te ofrece un manos libres para el coche, que unos auriculares de alta gama, que un dron, contando en este último campo con unas muy interesantes y variadas alternativas. Podemos encontrar dispositivos que surquen los cielos y las aguas, y que superen toda clase de obstáculos por tierra. En este caso, comprobaremos qué tal se comporta uno de estos drones diseñado para el medio terrestre: el Jumping Race.

 Diseño

Este modelo es uno de los más pequeños de la firma francesa. Pertenece a la familia Minidrones y es poco más grande que una mano: concretamente sus dimensiones son de 14,3 x 15,5 x 11,6 centímetros, con tan sólo unos 205 gramos de peso. Es realmente liviano, y se nota incluso antes de sacarlo de la caja en la que viene, que parece estar vacía.

Cada uno de ellos tienen características propias, como pueden ser el color y el nombre propio que llevan. Existen versiones en rojo, amarillo y blanco y responden al nombre de Max, Tuk Tuk y Jett respectivamente. Ésto último es algo curioso, y sin duda pone de manifiesto el mimo con el que son diseñados estos dispositivos. Además, vienen con unas pegatinas con las que podremos modificarlos a nuestro antojo, haciéndolos únicos.

Usos

El Parrot Jumping Race pese a lo pequeño en tamaño, es capaz de hacer grandes cosas. Es capaz de realizar saltos en longitud y en altura de hasta 75 centímetros, pudiendo subirse a objetos (como pueden ser una mesa, una silla, un sofá) y saltar horizontalmente para salvar obstáculos. En el caso de que se precipite al vacío desde estos lugares, no pasa nada: el material de las ruedas y el peso total del aparato hacen de excelentes amortiguadores. Cuando esto ocurre, rebota un par de veces contra el suelo y al momento sigue estando listo para el siguiente salto.

También es capaz de alcanzar los 14 km/h de velocidad. Podemos hacer que ande tanto hacia delante como hacia atrás, que realice giros de 90 o de 180º, y que se ponga a dar vueltas sobre sí mismo o que se lance hacia delante en un movimiento de zig zag.

Sin duda, ofrece un amplio abanico de posibilidades. No es un dron terrestre que se limite a avanzar sin más, ni mucho menos. Quienes pensaran que son pocas las posibilidades que este Jumping nos ofrece, quedarán gratamente sorprendidos al probarlo.

Batería

En la misma caja viene una pequeña batería de 550 mAh, que ofrece una autonomía de unos veinte minutos. Se antojan escasos, aunque teniendo en cuenta que se carga en tan sólo veinticinco minutos y que existe la posibilidad de adquirir por separado baterías de repuesto, es un mal menor.

La recarga se realiza mediante un cable microUSB que encontramos entre los accesorios, aunque si nos hacemos con alguna batería de respuesto, viene junto a un cargador externo que permite la recarga sin tener el dron enchufado.

La batería va ubicada en la parte posterior del dron. Se introduce con los pines hacia abajo en un simple movimiento, sabiendo que está bien anclada al oir el clic y al ver cómo se encienden las luces delanteras.

Cámara

En la parte frontal se encuentra una única cámara capaz de tomar imágenes con una resolución de 640 x 480 píxeles y vídeos de 30 fps. Contamos además con una memoria interna de algo menos de 4 GB donde almacenarlos. Como puede adivinarse con estos datos, la cámara cumple muy justamente, quedándose muy lejos de otros modelos de drones que son capaces de grabar imágenes en Full HD. Sin embargo, el principal objetivo de este dispositivo no es la grabación, por lo que se le perdona esta pequeña carencia. En el caso de drones aéreos, por ejemplo, es más necesaria una cámara solvente puesto que probablemente queramos sacar vídeos de nuestros vuelos. En este Jumping Race sin embargo las fotografías que saquemos probablemente sean algo más anecdótico que habitual.

Lo realmente interesante de la cámara delantera es la posibilidad de monitorizar en tiempo real el recorrido que vamos haciendo. Desde una habitación, por ejemplo, basta con mirar la pantalla del smartphone o tablet con el que estemos dirigiendo el dispositivo para recorrer fácilmente toda la casa, sin necesidad de ir detrás de él. Esta función, además, nos permite oir también lo que ocurre alrededor de nuestro dron. Como añadido interesante, si conectamos unos auriculares que dispongan de micrófono al Jumping, podremos hablar desde nuestro terminal y el dron irá reproduciendo ese sonido. Como vemos, desde Parrot no escatiman en detalles.

Manejo

El modo que tenemos de pilotarlo es mediante la aplicación oficial de Parrot que podemos encontrar fácilmente en la Google Play Store y en la App Store de Apple. Se puede usar tanto desde una tablet como desde un smartphone, ya que se basa en la red wifi que emite el propio dron y en el giroscopio del terminal para su manejo.

Desde la aplicación oficial, y una vez hallamos establecido conexión entre dron y dispositivo móvil, nos aparece una interfaz desde la que podemos tanto programar un recorrido específico que el dron recorrerá de manera autónoma como entrar en un recorrido libre en el que seremos nosotros quienes pilotaremos sus movimientos.

En la parte izquierda de la pantalla se encuentra el sensor con el que podemos avanzar, retroceder o girar. En la parte derecha encontramos los botones táctiles que sirven para realizar diferentes movimientos (saltos, giros, vueltas),y para tomar una fotografía, un vídeo o hacer que se oiga nuestra voz.

El modo de pilotaje al principio se puede hacer algo incómodo. Es cierto que una vez lo hemos usado durante algún tiempo nos vamos haciendo bien con el control del aparato, pero de primeras es problable que resulte un poco complicado. En este sentido, una interfaz basada en joysticks podría facilitar bastante más todo lo concerniente a la conducción.

Conclusión y precio

El Jumping Race se encuentra en la tienda oficial rebajado hasta los 159€ por los 199€ que costaba anteriormente. El precio quizá se antoje algo elevado, pero este tipo de productos tienen unos costes similares, y si tenemos en cuenta las prestaciones y los buenos materiales que incorpora, puede ser más entendible.

Como ya hemos visto, se le puede dar diferentes usos y la verdad es que entretiene bastante manejarlo tanto por interiores como por exteriores.

El pequeño de los Jumping es una opción interesante para todos aquellos que disfruten con estos aparatos que pone a nuestra disposición la tecnología, y también resulta un regalo muy original para todos aquellos familiares o amigos que tienen una vena geek.

Parrot Jumping Race

6
Diseño:
8
Usos:
7
Batería:
5
Cámara:
4
Manejo:
6
Precio:
6

Carlos

Carlos

Redactor at Just Unboxing
Redactor.
27 años, España.
Contacto: carlos@justunboxing.com
Carlos
¡Comparte!
Advertisment ad adsense adlogger