Otros Reviews 3

REVIEW | Parrot Jumping Night

De nuevo, un dron terrestre firmado por Parrot. Tras el análisis que hicimos de la que es una versión algo inferior, el Jumping Race, hoy traemos el Parrot Jumping Night, un modelo que se basa en las mismas premisas que su robótico hermano pero que mejora en algunos aspectos en los que éste flaquea.

Diseño

Este Jumping Night se encuentra adscrito a la misma familia de minidrones con que Parrot cuenta entre sus filas. Es pequeño y liviano, con un peso de 205 gramos y unas dimensiones que pueden variar entre los 18,6 x 15,5 x 11,6 y los 14,3 x 15,5 x 11,6 centímetros y que, como veremos en el apartado correspondiente, es un cambio que tiene mucho sentido. La caja en la que viene incluye una batería y unas pegatinas que podemos usar para personalizar el aparato, haciendo que sea único.

Al igual que en el caso del Jumping Race, la familia Night se compone de tres alternativas basadas en los colores. Éstas son el Marshall, de color rojo; el Diesel, azul y el blanco Buzz. Hay opciones para todos los gustos, y eso es algo de agradecer a Parrot, ya que tanto colores como pegatinas muestran la intención de la empresa de conferir personalidad propia a cada uno de estos dispositivos.

Usos

Este aparato es pequeño pero matón. Es capaz de alcanzar los 2 metros por segundo de velocidad y de realizar saltos en altura o en longitud de hasta 80 centímetros, subiéndose sin problema en la mayoría de sillas y mesas que tenemos por casa. Es bastante estable, por lo que al realizar un salto se suele quedar bastante bien situado. Pero eso no es todo, además de saltar es capaz de hacer piruetas tales como giros consecutivos de 360º, trayectos en ziz zag y realizar recorridos previamente programados desde la aplicación oficial. Las posibilidades, como vemos, son amplias.

La que quizá sea la característica más diferencial con respecto al resto de minidrones terrestres Parrot es la posibilidad de usarlo en entornos oscuros. En la parte frontal, junto a las luces de colores, incluye un par de LEDs que alumbran bastante y gracias a los cuales se puede iluminar el lugar por donde va pasando. Además, existe la posibilidad de hacer que las luces se enciendan y apaguen de un modo intermitente a la vez que emite sonidos, simulando algo parecido a lo que hace una ambulancia, por ejemplo. Es algo curioso cuanto menos.

Batería

La batería que incorpora cuenta con 550 mAh y permite una autonomía de unos veinte minutos. El tiempo de carga alcanza los 25 minutos y se puede realizar tanto enchufando el aparato con la batería puesta a una toma de corriente como de manera externa, en el caso de adquirir el cargador que viene por separado. Igualmente, están disponibles para su compra baterías extra para poder llevarlas de repuesto, cuyo precio es de 13,99€.

La batería se ajusta a la parte trasera del dron de un modo sencillo: tan sólo hay que introducirla con los pines hacia abajo hasta oir el clic. De todos modos, en el momento en que esté bien puesta, el dron se enciende automáticamente y empieza a emitir sonidos y destellos de luz. En la parte superior del aparato hay un botón que permite encenderlo y apagarlo para que aun teniendo la batería incorporada al cuerpo, no se agote tan rápidamente.

Cámara

Nuevamente, igual que el Jumping Race, la cámara con que cuenta este dron se encuentra en la parte frontal y tiene una resolución de 640 x 480 píxeles que es capaz de grabar a 30 fps. Para hacer alguna foto esporádica o algún vídeo casual, es suficiente. Ahora, si se pretende sacar buenas imágenes, con este dispositivo desde luego no conseguiremos grandes resultados.

Quizá del modo en que mejor podremos sacar partido a esta cámara sea grabando recorridos y monitorizando en tiempo real por dónde va pasando el dron. En este aspecto, no es necesario ir detrás de él en todo momento, sino que podremos permanecer quietos en un punto y pilotarlo únicamente mirando la pantalla de nuestro smartphone. De todos modos, aun teniendo en cuenta la baja resolución, se agradece el poder contar con una pequeña cámara para estos usos.

Tenemos hasta 4 GB de memoria interna que nos permitirá almacenar bastantes fotografías y vídeos en una sola sesión, ya que el hecho de que no sean gran cosa tiene una parte buena, y es que ocupan realmente poco. Gracias a ello, con una sola carga de batería nos será prácticamente imposible llenar la memoria.

También existe el añadido de poder ir oyendo qué ocurre alrededor del dron en su recorrido si enchufamos unos auriculares al terminal con que estemos dirigíendolo.

Manejo

Para su pilotaje, el Jumping Night se basa en la red wifi que emite y a la cual hemos de conectarnos desde el smartphone o tablet que estemos usando. Una vez hecho esto, hay que abrir la aplicación oficial, esperar que actualice el software en el caso de necesitarlo, y entonces sí podremos empezar a manejarlo.

El sistema es simple a la par que algo incómodo. El movimiento hacia adelante y atrás se ajusta con un joystick que aparece en la parte izquierda de la pantalla, lo cual no supone mayor problema. Donde si existe algo más de dificultad es al girar a un lado y a otro, ya que la aplicación se basa en el giroscopio del dispositivo para hacer que el dron se mueva. Se agradecería la posibilidad de poder elegir entre diferentes modos de conducción, aunque es cierto que pasados los primeros minutos de manejo uno se acaba familiarizando con éste y no llega a resultar imposible.

Un añadido interesante que posee este aparato es la posibilidad de posicionar las ruedas de dos modos: uno más pegado al cuerpo, que permite que el dispositivo gane en velocidad punta, y otro más abierto, que da un plus de estabilidad a la hora de saltar sobre objetos o de salvar obstáculos. Basta con apretar con cuidado con las manos hacia adentro o hacia afuera para alternar estas dos modalidades.

Conclusión y precio

El Parrot Jumping Night lo podemos encontrar en la página oficial de la compañía francesa por 159€. Vale igual que el Jumping Race y trae algunas mejoras con respecto a éste, por lo que se antoja una mejor compra el dron que acabamos de analizar. El precio es como todo: habrá a quien le pareza algo elevado y habrá a quien no. Lo que sí hay que tener en cuenta es que no es un aparato cualquiera, es decir, está avalado por una empresa importante como es Parrot y eso se nota a la hora de tenerlo en las manos. Es robusto a la vez que liviano y ofrece unos buenos materiales de construcción.

Es un buen regalo para quienes les guste este tipo de dispositivos, sin importar la edad; es igualmente útil tanto para niños como para adultos. Cada cual sabrá encontrarle el uso que más se adecúe a sus necesidades.


Parrot Jumping Night

6.2
Diseño:
8
Usos:
8
Batería:
5
Cámara:
4
Manejo:
6
Precio:
6

Carlos

Carlos

Redactor at Just Unboxing
Redactor.
27 años, España.
Contacto: carlos@justunboxing.com
Carlos

Latest posts by Carlos (see all)

¡Comparte!
  • Pelupi

    Faltaron fotos de la app de celular funcionando, por que explicas super bien , pero me cuesta imaginar como es.

    • Carlos

      En la review del Jumping Race, dentro del apartado Manejo podrás encontrarla. En este caso es exactamente igual, la aplicación y el uso que se hace de ella es el mismo en ambos dispositivos. Gracias por tu comentario.

    • En la review del Jumping Race, dentro del apartado Manejo podrás
      encontrarla. En este caso es exactamente igual, la aplicación y el uso
      que se hace de ella es el mismo en ambos drones. Gracias por tu
      comentario.

Advertisment ad adsense adlogger