Reviews Smartphones 2

REVIEW | Nubia Z11

En este artículo analizamos una de las últimas apuestas del fabricante asiático Nubia para la gama alta actual. También lo hemos analizado en vídeo, se trata del Z11, y tiene como principales bazas un diseño y una cámara a la altura de lo mejor del mercado.

Caja y contenido

Nubia aterrizó hace poco en nuestro mercado, pero no por ello escatima en detalles a la hora de lanzar terminales. Este Z11 viene cargado de accesorios, y siempre es un detalle que agradecer a los fabricantes.

La caja en que viene el terminal encierra también el cable USB Type-C, el cargador de pared y los clásicos papeles de inicio rápido, garantía y cosas así. Pero ahí no queda la cosa, ya que también incluye un adaptador de Type-C a microUSB y unos auriculares.

Como decía, es algo de agradecer, pero si tenemos en cuenta el precio del dispositivo (que veremos al final) son unos añadidos necesarios.

Diseño y dimensiones

Entramos en materia con uno de los principales puntos destacables del teléfono, el del diseño. Es realmente bonito, y pone de manifiesto las líneas que han de seguir los demás fabricantes de ahora en adelante. Si vemos como dispositivos como las variantes edge de los Galaxy o el recientemente lanzado Mi Mix de Xiaomi están en boca de todos es por algo.

Salvando las distancias, este Z11 va por el mismo camino. Tiene un frontal prácticamente monopolizado por la pantalla, y sin tener unos bordes tan curvados como los de los buques insignia de Samsung, aprovecha mejor el espacio que la grandísima mayoría de teléfonos. Tan grandísima, que quienes gestionan mejor este aspecto se pueden contar con los dedos de la mano.

Está fabricado en aluminio, y las sensaciones que transmite son realmente buenas. Consigue encerrar una pantalla de 5 pulgadas y media en un cuerpo muy reducido, lo que sienta realmente bien al bolsillo y al uso con una sola mano.

En el frontal encontramos la cámara delantera, el altavoz de llamadas y el sensor de proximidad, debajo está la pantalla y, más abajo, los tres botones capacitivos retroiluminados. El central es siempre visible, gracias al característico círculo que es la seña de identidad de la marca, pero los otros dos sólo se aprecian cuando se encienden. Además, éste hace las veces de LED de notificaciones, encendiéndose y apagándose a intervalos cuando recibimos alguna.

Detrás están el doble flash LED de dos tonos, la cámara principal (también rodeada por el color rojo de Nubia), el sensor de huellas dactilares y el logotipo de la marca. Aunque está fabricado en metal, las zonas de arriba y de abajo son de plástico y sobresalen un poco, algo entendible por temas de antenas y demás conectividad.

En los cantos izquierdo y derecho se sitúan la bandeja de las SIM y los botones de encendido y de control de volumen, respectivamente. Éstos tienen buen recorrido, no bailan en absoluto y también son metálicos, pero la pulsación es un poco corta para mi gusto. En cualquier caso esto no causa ningún tipo de problemas en el uso diario.

Finalmente, en la parte superior están la toma de auriculares, el micro de cancelación de ruido y el sensor de infrarrojos, mientras que en la inferior, y tal y como suele ocurrir en la mayoría de los smartphones, se encuentran el único altavoz multimedia, la conexión Type-C y el micrófono para las llamadas.

En cuanto a sus dimensiones, son de 151,8 x 72,3 x 7,5 milímetros, y su peso es de 162 gramos, lo cual no está nada mal. La unidad que protagoniza estas líneas es blanca con la trasera en gris claro, aunque hay otras variantes gris, oro y rosa oro, tal y como mandan los actuales cánones del mercado.

Pantalla

Cuenta con una pantalla de 5,5 pulgadas con resolución Full HD y con protección Gorilla Glass 3. El panel es IPS y arroja una densidad de píxeles de 403 ppp, que si bien no es la más alta del mercado, se ve realmente bien y ofrece una muy buena nitidez.

Tal y como he comentado antes, el espacio del frontal está espectacularmente bien aprovechado, ocupando la pantalla el 75,2% del frontal. Para que nos hagamos una idea, el porcentaje del Galaxy S7 edge es del 76,1%, y eso que los laterales de ese terminal de Samsung son extremadamente curvados. En el Z11 no lo son tanto pero sí contamos con la tecnología 2.5D, que cada fabricante la interpreta a su manera pero que en este caso es muy pronunciada y cómoda a los dedos. Además, los botones están fuera de la pantalla (y no se pueden incluir en ella al estilo Nexus), por lo que todo el espacio es aprovechable.

Este es uno de los aspectos más destacables del Z11, y es que aunque se trate de una unidad blanca (como ésta) no tenemos ese molesto recuadro negro que no se ve cuando la pantalla está apagada o está mostrando imágenes oscuras, pero que queda muy mal en el resto de situaciones. En esta ocasión no, y aunque es cierto que hay un poco de negro alrededor, es casi imperceptible.

Desde la compañía han tenido a bien en llamar a este aspecto bezel-less, y aunque no es que no llegue a tener biseles, sí que son ínfimos, y en la mano da una sensación de que todo el terminal es pantalla, a excepción de las zonas de encima y de debajo de ésta.

Por otra parte, y tratándose de una IPS, tiene unos colores muy vivos. Tiende un poco a la sobresaturación de los mismos, pero aquí entran mucho en juego los gustos de cada cual. Personalmente, me gusta mucho esta interpretación tan profunda de los colores. En cualquier caso, este aspecto puede ser configurado manualmente desde la correspondiente opción del menú de ajustes de pantalla, por si preferimos tonos más fríos o más cálidos.

El brillo es bastante alto y hace que podamos usar el teléfono a plena luz del día, incluso en uno muy luminoso, sin tener mayores problemas. Tratándose de un gama alta, no podía ser para menos. El reconocimiento táctil, finalmente, es bastante bueno y no he tenido ningún tipo de pegas.

Hardware y conectividad

Aquí nos topamos con casi lo último del mercado actual. El Z11 presume de músculo y encierra en su interior un procesador Qualcomm Snapdragon 820, un quad-core que corre a 2 x 2.15 y 2 x 1.6 GHz. Con él, y como veremos a continuación, no tendremos problemas en ningún tipo de tarea por exigente que sea, pero teniendo en cuenta las alturas del año en que ha sido presentado y lanzado al mercado, lo deseable habría sido la inclusión del más reciente procesador de Qualcomm, el 821.

¿Notaríamos la diferencia en el día a día? Probablemente no, y si así fuera sería en un momento muy puntual y esporádico, ya que el Snapdragon 821 no supone un salto a la siguiente generación de chipsets, sino que viene a ser una versión ligeramente overclockeada del 820 y por tanto prácticamente igual. Pero si contextualizamos este teléfono en su precio, en su sector de mercado y, sobre todo, en relación a los terminales contra los que compite, se agradecería que hubieran tenido en cuenta este detalle. En cualquier caso no es un aspecto que vaya a suponer ningún problema al usuario medio, ni siquiera a los más exigentes.

El resto de este apartado viene marcado por la GPU Adreno 530, 4 GB de RAM (aunque existe una versión Premium con 6 GB) y 64 GB de almacenamiento interno, de los cuales quedan libres para el usuario en torno a los 53 GB y que pueden ser ampliados hasta los 256 GB gracias al slot de la segunda SIM.

Aquí estamos ante lo mínimo exigible hoy en día para la gama alta. Aunque hay terminales con 6 GB de RAM (como la versión más pro de este), y vemos como en la mayoría de los casos con 3 no tendremos ningún problema, es de agradecer que podamos contar con 4. Para notar esa diferencia entre unos y otros tendríamos que llevar al máximo la multitarea y la gestión de procesos en segundo plano, algo que en la mayoría de los casos no ocurrirá, pero los fabricantes han de dotar con 4 GB a sus smartphones si no quieren quedarse rezagados.

Respecto a la conectividad, y como no podía ser de otra manera, tenemos un montón de añadidos. Contamos con los clásicos: WiFi, Bluetooth 4.1, GPS y GLONASS. Pero, además, el Z11 incluye chip NFC, puerto de infrarrojos, sensor de huellas dactilares y conexión de USB Type-C (en su versión 1.0, eso sí). Se deja por el camino, por tanto, únicamente la radio FM. Se le perdona.

El sensor de huellas en general funciona bastante bien, aunque no destaca sobre algunos como el del Huawei P9, por ejemplo. Si tenemos el dedo algo húmedo le costará un poco más, pero sino la pantalla se enciende considerablemente rápido y con tan sólo posar el dedo sobre él (no es necesario pulsar ningún botón).

Software y rendimiento

El software viene marcado por Android 6.0.1 Marshmallow corriendo bajo NUBIA UI en su versión 4.0, que es la capa de personalización del fabricante. Esta interfaz difiere bastante de la experiencia que obtenemos con Android stock, y tiene tanto aspectos positivos como negativos. Hace poco hicimos un artículo más extenso hablando de esta sección en más profundidad, pero igualmente vamos a comentar algunos detalles.

Lo primero que nos damos cuenta es que estamos ante uno de esos modos de entender Android que caracteriza a los fabricantes asiáticos. Por ello, no contamos con cajón de aplicaciones y todo lo que instalemos se va agrupando en diferentes escritorios.

La persiana de notificaciones, por su parte, también se distancia de lo que estamos acostumbrados a ver. Incluye unos iconos de acceso rápido y una barra con la que modificar rápidamente el brillo y, a grandes rasgos, tiene un aspecto que me ha parecido muy positivo y otro que no tanto. El primero es que podemos desplegarla con un simple gesto hacia abajo desde cualquier zona de la pantalla, del mismo modo que podemos hacer con los gestos comprando la versión Prime del conocido launcher Nova. El segundo es el modo en que llegan las notificaciones. En un momento en el que la última de las versiones conocidas de Android, es decir Nougat, destaca precisamente por unas notificaciones rediseñadas, con este Z11 he tenido una experiencia totalmente opuesta. Cuando recibimos un mensaje de WhatsApp o un correo electrónico, por ejemplo, sólo podemos verlos con el terminal desbloqueado; si sólo encendemos la pantalla no aparece ningún indicio de que tenemos una notificación pendiente. En cualquier caso el LED de notificaciones que a su vez es el botón home se enciende cuando recibimos alguna, pero algo que no me ha gustado es que no permite configurar el color, sino que siempre es rojo.

Eso me lleva a comentar la rara distribución de los tres botones capacitivos. Está genial el hecho de contar con toda la pantalla para nosotros y que éstos estén en el marco inferior, pero sería deseable una mayor posibilidad de configuración. Me refiero a que el central es el home y el derecho el de retroceso. Hasta ahí todo bien. Pero la función del izquierdo es la de abrir las opciones correspondientes a la aplicación que estemos usando en cada momento. Esto es algo que dejó de ser necesario allá por Android KitKat, sino me equivoco, ya que cada app a estas alturas incluye esos característicos tres puntos, generalmente en una esquina de la pantalla, con los que acceder a su configuración específica. En este terminal tenemos que dejar pulsado el botón de retroceso para acceder a las aplicaciones que tengamos en segundo plano, por lo que el botón izquierdo pasa prácticamente desapercibido. Lo ideal habría sido que éste se encargara de la multitarea y que el derecho sólo sirviera para ir hacia atrás. Igualmente, a las pocas horas de uso del teléfono uno se acostumbra sin mayores problemas.

Con respecto al rendimiento, y gracias a la conjunción de un hardware más que solvente y una capa bastante diferente de Android puro, obtenemos unos resultados satisfactorios en cuanto a las aplicaciones pesadas pero no tanto con la estabilidad del sistema.

Me explico: cualquier aplicación o juego que usemos no presentará ningún problema y la tarea que estemos realizando en ese momento la completaremos muy eficientemente, así como podemos tener muchos procesos abiertos en segundo plano e interactuar con ellos rápidamente. Sin embargo, en las transiciones del sistema (bajar la persiana de notificaciones, movernos entre escritorios, salir y entrar del menú de ajustes, etc.) aparece un molesto lag más a menudo de lo que quisiera. Es obvio que es un problema de software, y esperemos que con futuras actualizaciones se pula algo más, pero por el momento la experiencia que obtenemos es esa. Esperemos, también, que este terminal llegue a conocer Nougat, aunque teniendo en cuenta el momento en el que ha sido lanzado al mercado todo hace pensar que .

Audio

Aquí no hay que detenerse mucho. Es bien sabido que en la mayoría de smartphones este apartado no es sobresaliente, y salvo alguna excepción esporádica la experiencia auditiva que obtenemos es en el mejor de los casos correcta.

Con el Z11 pasa igual. No tendremos problemas para consumir contenido multimedia, ya sea en forma de vídeos que nos envíen por WhatsApp y otras aplicaciones de mensajería o alguna que otra canción. Las notificaciones y las llamadas entrantes, además, las oiremos perfectamente.

Pero los usuarios más exigentes en este sentido no quedarán cien por cien satisfechos. El altavoz se ubica en la parte inferior y se puede obturar con facilidad si tenemos el teléfono en las manos horizontalmente, pero eso es así en casi todos los casos, por lo que no hay mucho más que decir al respecto.

Cámaras

Aquí si estamos ante uno de los aspectos donde el Z11 saca más pecho de todo el análisis. Cuenta con una sola cámara trasera y una delantera, contrariamente a las últimas tendencias por parte de las firmas, pero no por ello se descuelga de la cima del mercado. Al igual que pasa con el software, ya hemos exprimido al máximo la cámara de este terminal e hicimos un artículo centrándonos únicamente en este aspecto.

Cuenta con una cámara principal de 16 megapíxeles con una apertura f/2.0 y una secundaria, enfocada a los selfies, con la mitad de megapíxeles y una apertura algo peor, concretamente una f/2.4.

En general es una cámara bastante buena, que para la mayoría de usuarios parecerá extraordinaria y que para los más exigentes cumplirá sobradamente. Es sobre todo cuando hay mucha luz cuando más se nota esto, ya que de día consigue capturar un muy buen nivel de detalle y hace una interpretación genial de los colores. De noche la cosa cambia, y aunque obtenemos mejores resultados que en la mayoría de terminales de la competencia, vemos como no podemos plantarle cara al reciente Google Pixel, por ejemplo, que ya hemos visto que reina en solitario en lo más alto del panorama fotográfico móvil.

NubiaZ11 (5)
« 1 de 13 »

Aunque quizá lo más interesante es la gran cantidad de opciones que tenemos a nuestra disposición, que hacen que podamos sacarle muchísimo partido a la lente. La interfaz de la aplicación de cámara es bastante sencilla e incluye modos tan interesantes como los “Clonar cámara”, “Macro”, “Rastrear estrellas” y “DNG” (con el que podemos hacer unas exposiciones realmente largas). El único terminal tan completo como este Z11 que he probado ha sido el Huawei P9, que tiene su colaboración con Leica como bandera de lo que en el apartado fotográfico es capaz de hacer. Ahí es nada.

Con respecto al vídeo, la cámara principal es capaz de llegar a resolución 4K y la secundaria, a 1080p. Podemos grabar vídeos en cámara lenta que, a posteriori, podemos editar para hacer que únicamente se ralentice el fragmento que nosotros queramos. Además, en todo momento mantenemos el audio, cosa que no ocurre en muchos otros terminales en los que vemos como grabar en cámara lenta es sinónimo de perder el sonido.

Batería

El Nubia Z11 cuenta con una batería no extraíble de 3.000 mAh y con una tecnología de carga rápida que hace que podamos llegar al máximo en poco más de una hora.

En general el rendimiento que da es bastante bueno, y si bien este amperaje no es especialmente alto sí que ofrece una experiencia más que aceptable. Buena parte de culpa de esto lo tiene la gran gestión energética que consigue el 820 de Snapdragon y la optimización del sistema operativo. Si bien en lo referido al rendimiento puede darnos algunas caídas de fotogramas por segundo, en lo que concierne a la batería está genial.

Todo esto se traduce en llegar al final del día sin ningún tipo de problemas (dependiendo en gran medida del uso de cada cual, claro está), incluso pasando largos ratos jugando. Igualmente, se puede alcanzar el día y medio perfectamente. Sin embargo, un aspecto que no me ha gustado es que no se pueden comprobar las horas de pantalla activas que llevamos en cada ciclo de carga. Habrá quien no las tenga en cuenta, pero a mí es un dato que me sirve para saber realmente qué rendimiento da este apartado de la batería. En cualquier caso, calculo que supera las 5 horas de media, lo cual no está nada mal.

Conclusión y precio

En resumidas cuentas, el Nubia Z11 es una buena alternativa para quienes quieran tener casi lo último de hardware a un precio menor que la competencia. Es cierto que marcas como Xiaomi consiguen ajustar impresionantemente bien los precios y tienen una calidad-precio difícilmente superable. Pero también es cierto que si nos vamos a las marcas tradicionales y, en definitiva, la mayoría de firmas, tenemos que desembolsar una buena cantidad de euros más para hacernos con una potencia similar a la de este dispositivo.

Como puntos positivos destacaría sin duda alguna la cámara, que no es la mejor del mercado pero que está entre las mejores, además del conseguidísimo diseño sin bordes que hace que podamos contar con una pantalla de 5 pulgadas y media (el estándar de los últimos tiempos) en un tamaño ideal para el bolsillo y la mano.

En relación a lo negativo están algunos detalles del software que hacen que la experiencia no sea en todo momento lo buena que debería, a tenor del músculo con que cuenta el teléfono. En cualquier caso, estamos ante un terminal de gama alta, con todo lo que eso conlleva.

Los interesados pueden hacerse con el Nubia Z11 en la página web oficial del fabricante por 499 euros, así como en la red de tiendas Telecor.

Nubia Z11

7.7
Diseño:
8
Pantalla:
8
Hardware:
9
Conectividad:
9
Software:
7
Rendimiento:
8
Audio:
6
Cámaras:
8
Batería:
8
Precio:
6
rubenban
Sígueme

rubenban

Fundador / Administrador at Just Unboxing
Confucio dijo "Busca un trabajo que te guste y no volverás a trabajar ni un solo día de tu vida".
Eso es lo que intento.
rubenban
Sígueme
¡Comparte!
  • Rafa Escrich Albentosa

    Muy interesante el terminal. Tengo una duda…Dices que: “Cuando recibimos un mensaje de WhatsApp o un correo electrónico, por ejemplo, sólo podemos verlos con el terminal desbloqueado; si sólo encendemos la pantalla no aparece ningún indicio de que tenemos una notificación pendiente”……. ¿Hay alguna manera de solucionar esto?

    • La verdad es que no he encontrado el modo. Al recibir notificaciones no he conseguido verlas sólo encendiendo la pantalla, sino que he tenido que desbloquear del todo el teléfono para que arriba, en la barra de notificaciones, me aparezca el icono de la aplicación de turno.

Advertisment ad adsense adlogger