Reviews Smartphones

REVIEW | Meizu M3 Note

Meizu lanzó al mercado hace pocos meses su nuevo terminal enfocado a la gama media (aunque con algunos detalles más propios de la alta) bajo el nombre de M3 Note. Si bien éste no supone un gran salto con respecto a su antecesor, el M2 Note, sí se antoja un dispositivo interesante a tenor de las características que incluye y al precio que lo hace, en el que sin duda es uno de los factores determinantes que hacen que los usuarios se decanten por éste y no por otro teléfono.

Caja y contenido

Siguiendo la misma línea que la mayoría de los fabricantes, la caja en que viene el terminal es escueta en tamaño y en diseño para dejar paso al verdadero protagonista que no es otro que él mismo. Nada más abrirla, lo vemos en un primer plano, para encontrar por debajo la clásica llave que sirve para abrir la bandeja de la SIM aunque en esta ocasión con un diseño diferente al que estamos acostumbrados: el logotipo de una nube y la palabra Flyme (nombre de la capa de personalización del fabricante) marcan la diferencia.

Bajo ésta vemos el cargador de pared perfectamente envuelto y con una potencia de salida de 5V y 2A, junto al cable USB/microUSB de una aparente buena calidad. Y sí, como se puede comprobar, la gama M Note sigue apostando por este tipo de conexión en vez del cada vez más extendido USB Type-C.

Poco más en el apartado del empaquetado. En este caso en particular, unas letras en el fondo de la caja nos avisan de que los auriculares no están incorporados, y es algo totalmente entendible si tenemos en cuenta el precio final del dispositivo y el sector de mercado al que se encuentra enfocado.

Diseño y dimensiones

El aspecto estético del M3 Note es uno de sus puntos fuertes, y eso se nota desde el primer momento en que se sostiene en la mano. Tiene un cuerpo unibody con unas dimensiones de 153,6 x 75,5 x 8,2 milímetros con un peso de 163 gramos que lo hacen bastante liviano en el uso diario teniendo en cuenta las dimensiones de la pantalla. Es robusto; sus piezas encajan a la perfección formando un bloque ligero a la par que compacto y al apretarlo en la mano no cruje lo más mínimo.

Como decíamos, su trasera es metálica, a excepción de las partes superior e inferior que son de plástico (como no podía ser de otra manera a causa de las diferentes antenas). Es de un color gris mate que tiene un tacto realmente cómodo y que deja unas sensaciones muy positivas, y que a su vez le da un aspecto totalmente premium. Es difícil encontrar uno de los rivales de este terminal en su rango de precio con un apartado estético tan cuidado. Como siempre, para gustos los colores, pero en mi uso personal la experiencia en cuanto a la estética y a las sensaciones que deja en la mano no han podido ser más positivas.

Por otra parte, su grosor es cuanto menos correcto, y mucho más que eso si contamos la batería que esconde en su interior. La pulsación de los tres botones que incluye, además, es muy buena. Todos ellos tienen un buen recorrido, una buena pulsación, y dan la sensación de que aguantarán sin problemas las miles de veces que los pulsaremos a lo largo de la vida útil del dispositivo.

En su parte frontal encontramos, de arriba abajo, el altavoz de las llamadas junto a los sensores de proximidad, cámara delantera y LED de notificaciones, así como el panel de la pantalla y el redondeado y bonito botón home/multifunción/lector de huellas que es sin duda una de las señas de identidad de los terminales Meizu. En los cantos izquierdo y derecho se sitúan la bandeja para las SIMS y la tarjeta microSD y los botones de volumen y de encendido y apagado respectivamente. Arriba están únicamente la entrada de audio de Jack y el micrófono cancelador de ruido y abajo el único altavoz, acompañado de la conexión microUSB y el micrófono principal. Detrás, vemos en primera instancia la cámara (que no sólo no sobresale en absoluto, sino que se sitúa incluso un pelín por debajo) bajo la cual está el doble flash LED de dos tonos y el logotipo del fabricante.

Pantalla

Estamos ante una pantalla de 5,5 pulgadas con tecnología IPS con resolución Full HD (para mí es más que suficiente; prefiero no llegar al 4K y ganar en horas de batería) con una densidad de píxeles 403 ppp que, si bien no es de lo mejor del mercado, nos sobrará para nuestro uso diario. Ésta ocupa el 71,2% de la superficie del frontal, el cual es bastante aceptable si tenemos en cuenta que el botón home se encuentra debajo. La protección en esta ocasión viene dada por Dinorex, que nos asegura la integridad del panel contra arañazos y golpes menores.

Alrededor de toda la parte frontal contamos con la tecnología 2.5D, esa que hace que los bordes estén ligeramente redondeados y que ofrece una mayor comodidad al realizar el gesto de deslizar con el dedo desde los laterales hacia el interior de la pantalla. De entre todos los terminales que la incluyen, en algunos se nota más que en otros. En ciertos casos incluso pareciera que no la llevan, pero no en el del M3 Note, donde la curvatura es clara y suma un punto más hacia lo cuidado de su apartado estético.

Este terminal está disponible en dos colores: blanco y negro. En el segundo caso puede pasar más desapercibido, pero en el primero vemos claramente ese típico recuadro negro que bordea la pantalla y que hace que, al menos desde mi punto de vista, el conjunto del frontal pierda bastante. Pero hablemos de la pantalla.

El brillo no es su punto más fuerte, y tampoco la temperatura del color. En exteriores con buena luz solar la pantalla no se termina de ver bien, por lo que se echan en falta algunos nits más ya que se queda en los 450 como máximo. Además, con respecto a la tonalidad de los colores, se ve como los blancos tienden al rosa. Si se usa de manera independiente, como ocurrirá en la mayoría de los casos, pasados unos minutos de uso se le dejará de dar importancia a este hecho. Pero si se compara con algunos otros terminales, ya sea en un momento puntual o porque el usuario en cuestión usa en su día a día varios teléfonos, sí se nota (y bastante).

Por último, sus ángulos de visión son buenos y la respuesta táctil del panel es fabulosa; identifica rápida y certeramente cada uno de los movimientos que nuestros dedos hacen sobre la pantalla.

Hardware y conectividad

En su interior se encuentra el procesador P10 de MediaTek, una CPU de ocho núcleos de los cuales cuatro corren a 1,8 GHz y cuatro a 1 GHz, acompañado de la GPU Mali-T860. Existen dos versiones de este terminal basadas en las capacidades de RAM/ROM, ésta que cuenta con 2 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento y una algo superior que asciende hasta los 3 de RAM y 32 de memoria interna. En ambos se puede ampliar esta última hasta los 128 GB mediante tarjeta microSD, ya que aunque es dual SIM, se puede usar uno de los dos slots para dicha ampliación.

Como veremos en el siguiente apartado, el terminal hace una buena gestión de la RAM gracias a las bondades de su sistema operativo, aunque sí que es cierto que, al igual que ocurre con casi cualquier teléfono con esta capacidad de memoria, si se lleva al máximo la multitarea notaremos algunos bajones de rendimiento.

Además, y como habíamos dicho antes, el botón home es también un sensor de huellas dactilares. Para desbloquear el dispositivo mediante ella se pueden realizar dos acciones diferentes: la primera sería encender la pantalla del método tradicional, esto es, pulsando el botón de encendido que se encuentra en el marco derecho y luego posando (sin necesidad de pulsar) el dedo sobre el sensor; la segunda, pulsando el botón home y dejando el dedo ahí durante algo menos de un segundo. En ambos casos desbloquearemos la pantalla mediante el lector de huellas, pero sí que he notado una mayor lentitud de respuesta con respecto a otros terminales.

Esto no supone ningún problema para el uso diario, incluso diría que la respuesta es buena en multitud de pruebas en diferentes situaciones: con el dedo seco, mojado, húmedo, arrugado, etcétera, teniendo en todas ellas una lectura positiva. A lo que me refiero es a la velocidad a la que la pantalla se enciende y el terminal se desbloquea. En el caso de pulsar el botón y levantar el dedo rápidamente nos dará error, por lo que habremos de volver a posarlo o introducir el PIN que a tal efecto habremos configurado previamente.

En cuanto a la conectividad, el M3 Note lleva lo esperado: 4G LTE, WiFi con soporte de redes de 5 GHz y banda 802, Bluetooth 4.1 de bajo consumo, OTG y GPS, además de los clásicos sensores como son el de acelaración, de proximidad, de luz ambiental, giroscopio y brújula digital. En este sentido echamos en falta la incorporación de radio FM, de la conexión mediante USB Type-C y de la banda 800 para el 4G, lo cual no supone ningún problema de cobertura en la mayoría de lugares, pero sí que se nota si salimos de las ciudades o en algunos interiores.

En general cumplen su cometido correctamente, pero sí que he notado unas desconexiones constantes a la hora de jugar a Clash Royale. Por hardware es una aplicación que puede mover (y de hecho mueve) perfectamente, por lo que este pequeño detalle no puede ser sino a causa de la conectividad. Aun así, no estoy seguro de si sería culpa de esto que comento o de alguna compatibilidad no del todo correcta del juego con este dispositivo, y probablemente a los demás usuarios del M3 Note no les ocurra, pero es menester comentar este aspecto.

Me gustaría hacer hincapié en lo que a los servicios de ubicación se refiere. He obtenido una experiencia realmente gratificante en este aspecto, tanto en interiores como en exteriores, donde el GPS (configurado en Sólo dispositivo, lo cual deja a un lado las ayudas de las conexiones WiFi y de datos para centrarse únicamente en la antena) me ha situado perfectamente y con gran rapidez. En la captura superior se puede comprobar como, dentro de un edificio, puede conectarse hasta a 7 satélites diferentes en tan solo unos segundos, cantidad de sobra para triangular nuestra posición.

Software y rendimiento

El software es uno de los aspectos más diferenciales de los dispositivos Meizu. Su capa de personalización, por lo diferente y útil al mismo tiempo, es una de las más conocidas de todo el ecosistema Android, y en el M3 Note está tan presente como en cualquier otro terminal de este fabricante. Nos encontramos con que dejamos de lado los tres botones que estamos acosumbrados a ver (formados por home, atrás y multitarea) para darnos de bruces contra un único botón home, que es a la vez pulsable y capacitivo, y que aglutina todas las funciones mencionadas en un verdadero 3 en 1.

Si se pulsa hace las veces de botón home propiamente dicho, por lo que se va a la pantalla principal. Este es otro de los detalles típicos de Meizu: la no inclusión de cajón de aplicaciones (aunque para aquellos fervientes usuarios que no puedan vivir sin él, con la simple instalación de launchers alternativos como pueden ser el propio de Google o el Nova, todo quedará en una simple anécdota). Si sólo apoyamos el dedo en el botón pero sin pulsarlo, el dispositivo vibrará y hará las veces de “atrás”. Por último, a la multitarea se accede deslizando el dedo desde cualquier parte del inferior de la pantalla hacia arriba, tras lo que aparece una lista de tarjetas muy a lo Lollipop (aunque siempre bajo el diseño de Meizu) que se pueden cerrar independientemente lanzándolas hacia un lado o en conjunto gracias al botón de limpieza que aparece en la parte superior.

Otros detalles positivos de esta ROM son algunas de esas aplicaciones que vienen preinstaladas pero que suman a la experiencia de usuario en vez de restarle. Ejemplos de éstas son el Kit de herramientas de Meizu, que incluye funciones tan interesantes como una linterna, una brújula, un nivel, una lupa y cosas por el estilo. Otro interesante añadido es la opción de SmartTouch. Se trata de un botón virtual que se superpone a cualquier aplicación que tengamos abierta en primer plano y que viene a suplir las posibles carencias que se le puedan achacar a la decisión de reunir todos los botones en uno. Así, al deslizar hacia abajo este botón se desplegará la persiana de notificaciones; hacia arriba nos llevará al escritorio principal; y hacia a la izquierda y la derecha navegará por las aplicaciones que tenemos abiertas en segundo plano.

Flyme es el nombre de la ROM con que Meizu dota a sus teléfonos. El M3 Note se encuentra actualizado a la versión 5.1.3.0G que está basada en Android Lollipop. Esto es un punto negativo, ya que en el momento del lanzamiento de este modelo Marshmallow ya llevaba unos cuantos meses en el mercado, y además la que será la versión número 7, que vendrá bajo el nombre de Nougat, está al caer en el momento de escribir estas líneas. Se habría agradecido notablemente, por tanto, que se hubiera optado por la versión 6 y no por la 5 a la hora de empezar a vender este terminal.

En cuanto al rendimiento, en líneas generales el M3 Note funciona correctamente. Si por algo destaca la capa de personalización Flyme, además de por diferente a las demás, es por la buena optimización que lleva. Las transiciones entre las aplicaciones y menús son rápidas y fluidas, y el teléfono en su conjunto funciona bien. Ahora bien, a la hora de probar aplicaciones que exprimen al máximo el hardware sí notamos caídas claras de fotogramas por segundo que, en ocasiones, hacen que según que juego se vuelva injugable.

Aplicaciones como Dead Trigger 2, Clash Royale, Alto o BADLAND funcionan a las mil maravillas. Pero a la hora de jugar a Asphalt 8 se nota y mucho que el hardware llega de puntillas y el rendimiento baja ostensiblemente. Lo mismo pasa con la multitarea: con una, dos, cuatro, cinco aplicaciones no muy exigentes abiertas al mismo tiempo las transiciones son fabulosas, pero si tenemos dos o tres juegos y algunas otras aplicaciones como Facebook y Dropbox (por poner un ejemplo) en stand by, vemos como las animaciones entre ellas cambian para peor.

En cualquier caso, 2 GB de RAM dan para lo que dan, al igual que en su día 1 GB daba para lo que daba, por lo que no es un fallo que pueda achacársele al fabricante en general o al dispositivo en particular.

Audio

Este es un aspecto en el que no es necesario detenerse mucho. El audio del M3 Note, sin ser malo, es sin duda uno de los aspectos en los que no destaca en absoluto. Para un uso cotidiano sobrará, pero el hecho de incluir un solo altavoz, que además por su posición es fácil de obturar al sostener el dispositivo con ambas manos en modo apaisado al, por ejemplo, ver un vídeo o jugar a algún juego, hace que la experiencia que obtengamos sea normal. Ni excepcional ni horrible.

Aquí entra en juego las preferencias de cada cual. Si para ti el apartado auditivo es un aspecto a tener muy en cuenta a la hora de adquirir un nuevo smartphone por el intensivo uso que haces de él, has de saber que con el M3 Note quizá no encuentres lo que buscas. Pero si por el contrario piensas explotar esta función con auriculares con algún uso esporádico del altavoz, entonces no tendrás ningún problema.

Un punto a favor de este aspecto es el volumen, que es aceptablemente alto. Por lo tanto, las llamadas entrantes, notificaciones, alarmas y demás avisos que hacen uso del altavoz del dispositivo nos llegarán sin problemas.

Cámaras

Lás camaras delantera y trasera son de 5 y 13 megapíxeles y tienen aperturas focales de 2.0 y 2.2 respectivamente. Detrás, acompañando al sensor principal, se encuentra un doble flash LED de doble tono, con el que se puede intentar salvar las fotografías nocturnas que, como veremos a continuación, no es lo más destacado del apartado fotográfico. Con ambas cámaras, además, se puede grabar vídeo en una resolución de hasta 1080p y también contamos con la captura en slow motion.

Pero centrándonos en los resultados finales, estamos ante unas cámaras que de día cumplen (aunque he notado que pecan de mostrar unos colores algo apagados si los comparamos con la realidad) y que de noche, sobre todo en exteriores con condiciones de baja luminosidad, sufre. En cuanto a las primeras, es interesante destacar el buen uso que hace de los desenfoques a larga distancia, lo que nos ofrece unas posibilidades de juego con las perspectivas que hacen que según qué imágenes queden bastante bien. Con respecto a las segundas, aparece algo de ruido en torno a los focos de luz y la nitidez en general no es gran cosa.

Haciendo clic sobre las imágenes que aparecen a continuación se pueden ampliar y apreciar así con más detalle los aspectos de los que hablo.

P60715-204012
« 1 de 14 »

En cuanto a la aplicación nativa de la cámara, contamos con multitud de modos diferentes, como son los automático, manual o “microspur” (con el que sacar mayor partido a las fotos macro). Mediante el uso manual se pueden ajustar algunos parámetros como el ISO y el nivel de exposición, pero no veremos unos cambios excepcionalmente diferentes con respecto a las fotos automáticas. En este sentido podemos decir que, dentro de lo que cabe, el modo Auto hace un buen trabajo. Otro añadido más que interesante es la posibilidad de grabar gifs. Pulsando sobre la opción correspondiente, haremos una toma de vídeo de unos pocos segundos que luego se convertirá en un gif.

Sin embargo, su interfaz es la clásica que solemos ver en los terminales asiáticos y que nos recuerda mucho a iOS. Esto al fin y al cabo es cuestión de gustos, por lo que habrá a quienes les parezca un punto que sume al conjunto del teléfono y habrá quienes piensen que resta.

Batería

Llegamos al que quizá sea, junto al diseño, uno de los puntos en los que el M3 Note puede sacar pecho. En su interior se encuentra una batería de 4.100 mAh que no se puede retirar, y cuyo amperaje sorprende por las dimensiones y el peso que tiene el teléfono. Es un claro ejemplo de que si se quiere se pueden incluir baterías generosas sin que por ello se vean perjudicadas estas dos magnitudes. A esto hay que sumarle la buena optimización de la capa del fabricante, que suele ser igual de importante, sino más, que una buena cantidad de miliamperios.

Flyme nos permite monitorizar a su modo el consumo, para lo que además nos ofrece tres modos de energía para ajustarlo al uso que vayamos a hacer del teléfono en cada momento. Yo lo he estado utilizando en “Rendimiento”, que a priori es el que más batería ha de gastar, y he llegado a los dos días de uso sin problemas.

Las conclusiones que se pueden sacar de este apartado es que cualquier usuario normal alcanzará esos dos días de uso tranquilamente, por lo que se podrá olvidar del cargador al menos una noche de cada dos. Para los más exigentes, el día lo completará perfectamente sin necesidad de tener que buscar desesperadamente una toma de corriente a media tarde, como por desgracia sí ocurre en muchos otros terminales.

Precio y conclusión

El Meizu M3 Note es, por precio y prestaciones, un dispositivo que se adscribe fácilmente a la gama media, pero no por ello se priva de incluir aspectos que se corresponden más con los flagships del mercado. Entre éstos está el diseño: robusto, metálico, bien construido y bonito. También está la batería, que como acabamos de ver ofrece una autonomía que pocos son capaces de hacer. Y en muchas ocasiones detalles como estos son los que hacen a los usuarios decantarse por uno u otro terminal, por una u otra marca, a la hora de renovar teléfono.

Algunas características hacen que se puedan tener dudas al terminar de decidirse por él, como la capa del fabricante. Al usuario medio le gusta lo común, lo fácilmente configurable y usable, y quizá sea reticente a este único botón que caracteriza a los terminales Meizu. Si bien es cierto que en el pasado podía resultar una complicación, no lo es en la actualidad, ya que en sucesivas actualizaciones los responsables de éstas han ido haciendo más funcional e intuitivo su uso. En apenas unas horas de uso, un usuario que nunca hubiera probado esta interesante forma de entender Android, se acostumbrará sin problemas.

Y, finalmente, el que quizá sea el aspecto determinante es el precio. En prácticamente todas las tiendas ronda los 200 euros, en lo que es una cantidad a tener en cuenta a tenor de todas las posibilidades que ofrece el terminal. Sin embargo, desde hace un tiempo Meizu desembarcó en España con su propia distribución y eso facilita las cosas. Se puede adquirir por tanto desde la tienda oficial, con lo que tendremos la garantía del soporte por parte del fabricante (que de otro modo sería imposible) y envíos rápidos. Con marcas como Meizu vemos como la hasta hace poco necesaria importación desde Asia es cada vez menor, y eso es algo que se agradece.

Meizu M3 Note

6.3
Diseño:
7
Pantalla:
6
Hardware:
6
Conectividad:
6
Software:
7
Rendimiento :
6
Audio:
5
Cámaras:
5
Batería:
8
Precio:
7
Carlos

Carlos

Redactor at Just Unboxing
Redactor.
27 años, España.
Contacto: carlos@justunboxing.com
Carlos
¡Comparte!
Advertisment ad adsense adlogger