Otros Reviews

REVIEW | Iluminación inteligente con Philips Hue White – Kit de inicio E27

Hoy vamos a ver un kit de luces con control inalámbrico de Philips, válido para cualquier casquillo E27. Si estás pensando en añadir un toque “domótico” a la iluminación de tu hogar, el kit de inicio Philips Hue White puede ser una buena opción para empezar.

Estamos hablando del modelo más sencillo del catálogo de la gama Hue, ya que solo nos permite cambiar la intensidad de la luz, mientras que otros modelos de bombilla permiten ajustar la temperatura del blanco (de amarillo cálido a frío azulado) o navegar por millones de colores.

Personalmente, para el uso que quiero darle, me basta con las posibilidades básicas de control que ofrece una bombilla Hue White estándar. Reconozco que, en determinadas estancias a las que se les vaya a dar un uso mixto -ese rincón del salón donde acabamos el trabajo que nos llevamos a casa, por ejemplo- puede ser interesante la opción White Ambiance para poder jugar con una luz amarilla, perfecta para la lectura relajada; o blanca, la mejor para el trabajo y la concentración. Aquellos que prefieran una configuración de colores cambiantes y opciones de sincronización con fuentes externas más complejas, un mercado emergente desde la consolidación y popularización de la estética gamer, presente desde los inicios de los eSports, tienen la opción del kit Hue White & Color Ambiance, a un precio, eso sí, bastante más elevado.

El kit que nos ocupa, que incluye el modelo de bombilla más sencillo, ya nos permite un buen número de opciones de configuración desde la aplicación para smartphones Philips Hue, disponible para iOS y Android. Pero primero vamos a descubrir los contenidos del paquete…

El pack se compone de tres bombillas con casquillo E27 de 9W cada una. Ofrecen una temperatura de color cálida (2.700k) y algo más de 800 lúmenes de potencia luminosa. En cuanto a la duración, el fabricante anuncia una vida útil de 25.000 horas. Al igual que sucedía con las luces inteligentes de LIFX, es necesario mantener el interruptor tradicional en posición de encendido para poder controlar las bombillas. Si lo apagamos, al no tener alimentación, el bridge no podrá acceder a las mismas y no estarán accesibles para la app. También es importante saber que si sufren un corte de suministro, al recuperarse las bombillas, estarán encendidas por defecto.

Para controlarlas tenemos un puente o bridge, un dispositivo que tendremos que conectar por cable (Ethernet) a nuestro router wifi para poder gestionar hasta 50 bombillas desde la App de Philips Hue. Además de esas 50 bombillas, permite gestionar hasta 12 accesorios como interruptores, sensores de presencia, etc. Si queremos más, necesitaremos otro bridge.

Hablando de interruptores, también hay un modelo incluido en este kit de inicio. A grandes rasgos, un mando a distancia con cuatro grandes botones (encendido, que también rota entre varias configuraciones programables; dos para aumentar o reducir la intensidad; y apagado).

Funciona con una pila de botón y cuenta con un imán para anclarlo en un soporte de plástico reforzado con una placa metálica que sirve para mantenerlo estable en la pared, por si queremos usarlo a modo de un interruptor convencional. Una idea sencilla, pero útil y cómoda.

La instalación es sencilla. Pasa por instalar las bombillas y conectar el bridge para que las detecte junto al interruptor. Con la app ya descargada en nuestro móvil, se actualizará el firmware de los dispositivos que correspondan y podremos empezar a ajustar temporizadores, crear estancias (salón, comedor…) y asignarles distintas bombillas, ver las luces que están encendidas y apagadas, o programar un apagado progresivo (o encendido, teniendo así un efecto similar a los despertadores que imitan la luz natural).

El control de intensidad, deslizando el dedo por una barra horizontal, resulta muy intuitivo y su respuesta es inmediata (siempre que estemos dentro del alcance de la wifi del bridge). También tenemos algunas escenas dinámicas, como atardeceres y similares, aunque no tantas como las que ofrece para las versiones en color. Por supuesto, no faltan las opciones de sincronización con Amazon Alexa, Apple Homekit y Google Home o la integración con IFTTT, lo que permite el control vía comandos de voz o la configuración de acciones en respuesta a otras entradas, como que parpadeen las luces cuando entra un correo, por ejemplo.

Si queremos, también podemos habilitar el control a través de internet, para cuando estamos fuera de casa. Otra de las opciones que ofrece la aplicación es la de usar nuestra ubicación para realizar ciertas acciones programadas (como que se enciendan las luces al llegar a casa, o que se apaguen al alejarnos cierta distancia).

Por un precio que no supera los 100 € (y atentos, que de vez en cuando aparecen ofertas muy jugosas) podemos comenzar nuestro sistema domótico de iluminación con tres bombillas E27. Aunque no siempre resulta tan cómodo como pueda parecer, opciones como poder controlar la intensidad y apagar y encender las luces estando en el otro extremo de la casa (o del planeta) me resultan útiles y, en muchos casos, prácticas más allá del gusto de los early adopters. Philips tiene un producto que responde muy bien y que ofrece una experiencia de usuario agradable y atractiva, un primer paso para convertir la luz de nuestra casa en un elemento decorativo, uno que puede tener un sinfín de posibilidades.

rubenban
Sígueme

rubenban

Fundador / Administrador at Just Unboxing
Confucio dijo "Busca un trabajo que te guste y no volverás a trabajar ni un solo día de tu vida".
Eso es lo que intento.
rubenban
Sígueme
¡Comparte!