Reviews Smartphones

REVIEW | Huawei P9 Lite

Nuevo terminal de gama media, y nuevo Huawei. Hace poco analizábamos el Honor 8, la gran apuesta de la submarca de este fabricante asiático para esa delgada línea que a menudo separa las gamas medias y alta, mientras que en esta ocasión estamos ante el P9 Lite, que no es más que el hermano menor del buque insignia de Huawei, el P9 a secas, que también pasó por nuestras manos.

Caja y contenido

Aquí nos encontramos lo esperado: una caja sencilla con el logotipo del fabricante en cuyo interior están, además del terminal, los clásicos papeles de inicio rápido y garantía, la llave que abre la bandeja de la SIM, el adaptador de pared y el cable microUSB (en efecto, no contamos con USB Type-C).

Además, y a modo de añadidos interesantes nos topamos con unos auriculares y un protector de pantalla ya aplicado al smartphone, que hace que nos olvidemos de tener que buscarlo por nuestra cuenta. Huawei es muy de cuidar esta clase de detalles, y sin duda es algo que se agradece mucho. Sin ir más lejos, en el caso del P9, la caja incluye una funda protectora, así que muy bien por este fabricante en este sentido.

Diseño y dimensiones

Este apartado destaca por ser bastante parecido al del P9. Y es que lo primero que nos viene a la cabeza al ver este P9 Lite es que casi idéntico a su hermano mayor (en potencia, que no en tamaño). El diseño en ambos casos es similar, y es bastante bueno.

Cuenta con unas dimensiones y un peso de 146,8 x 72,6 x 7,5 milímetros y 147 gramos, por lo que es muy cómodo tanto en la mano como en el bolsillo. Delante, y encima de la pantalla, están la cámara de selfies, el sensor de proximidad, el altavoz de llamadas y el LED de notificaciones. Debajo, y al estar los botones integrados dentro de la pantalla, sólo encontramos el logotipo de la marca.

El canto izquierdo está monopolizado por la bandeja para las tarjetas SIM, mientras que en el derecho se encuentran los botones de control de volumen y de encendido, que están situados a una altura correcta pero que bailan bastante y restan puntos a la valoración general del aspecto de este terminal. Este último, además, está ligeramente rayado para que se pueda reconocer mejor con el dedo.

Detrás, y aunque también es muy similar al flagship de su misma compañía, es donde encontramos la mayor diferencia. En esta ocasión dejamos de lado las dos cámaras principales que están tan de moda y sólo contamos con una, que además tampoco lleva consigo el sello de Leica. Acompañando a ésta están el doble flash LED y el sensor de huellas dactilares, que es cuadrado y bastante bueno, como ocurre casi siempre cuando hablamos de Huawei.

Finalmente, arriba se encuentran la toma de auriculares y el micrófono de cancelación de ruido, mientras que debajo están el altavoz principal, la conexión microUSB y el micro de las llamadas.

Hay modelos blanco, negro y dorado y, a grandes rasgos, podemos decir que aunque no resulta tan premium en la mano como lo hace el P9, la buena elección de sus materiales y su diseño tan parecido a éste hacen de la versión Lite un terminal correcto, sobre todo si tenemos en cuenta la gama de precios en la que compite.

Pantalla

Cuenta con un panel IPS de 5,2 pulgadas con una resolución Full HD que arroja una densidad de píxeles de 424 ppp. No sólo no cuenta con la tecnología 2.5D que redondea sus bordes, sino que además éstos sobresalen un poco, lo cual hace que la pantalla esté mejor protegida cuando colocamos el dispositivo bocabajo, pero por otra parte no transmite una sensación demasiado buena a la mano cuando tenemos que deslizar los dedos desde los extremos hacia el interior.

En este caso estamos analizando el modelo en color blanco, por lo que nos encontramos con el temido recuadro negro que bordea la pantalla. Sin embargo, un punto a su favor es que no es tan pronunciado como en otros dispositivos de la competencia. En cualquier caso, es totalmente invisible cuando estamos observando algo oscuro.

En general la pantalla se comporta bastante bien en casi todas las situaciones. Su diagonal de 5,2 pulgadas hace que resulte muy cómoda a la mano, y la elección de los 1920 x 1080 píxeles es a mi parecer más que acertada. Tiene muy buena definición, buen tratamiento de los colores y los blancos tienden por defecto un poco hacia tonos cálidos.

El brillo es caso aparte. Mientras que en interiores es más que suficiente, he notado que en exteriores, e incluso en días nublados en los que el sol no incide directamente, se antoja claramente insuficiente. Se echa en falta en este aspecto más nits de brillo o la elección de un panel AMOLED para obtener una experiencia de uso totalmente satisfactoria.

Los botones están integrados en la pantalla y tanto la pulsación sobre ellos como en cualquier punto de ésta es realmente buena. Es complicado transmitir estas sensaciones mediante palabras, y se hace necesario tocar el smartphone con nuestras propias manos para entender de lo que hablo, pero hay dispositivos en los que la fluidez en el reconocimiento de nuestros dedos no funciona igual que en otros. En el caso del Huawei P9, sin embargo, es muy positiva.

Por último, comentar que tiene unos ángulos de visión geniales y se puede observar perfectamente desde los lados, desde arriba o desde abajo.

Hardware y conectividad

En su interior encierra un procesador Kirin, como no podía ser de otra manera. Concretamente se trata del 650, un octa-core que trabaja a unas frecuencias de 4 x 2 GHz y 4 x 1,7 Ghz. Lo acompañan la GPU Mali-T830, 16 GB de almacenamiento interno (de los cuales quedan libres en torno a los 10) y 2 o 3 GB de RAM. En este caso estamos ante la versión de 2.

En cuanto a la memoria, y aunque puede parecer poca para los tiempos que corren (y de hecho lo es), no resulta mayor inconveniente ya que puede ser ampliada mediante tarjeta microSD hasta los 256 GB usando uno de los dos slots de la bandeja de las SIM. Recordemos que desde Android 6.0 Marshmallow se puede incluír la capacidad de las tarjetas de memoria en la interna del teléfono, por lo que se agradece la posiblidad de ampliarla en este caso.

La RAM, por su parte, es quizá algo inferior a lo que me habría gustado. Es cierto que, tal y como veremos en el próximo apartado, Huawei es capaz de optimizar realmente bien sus dispositivos gracias a que todo (hardware y software) rema en una misma dirección.

Pero también es cierto que cada vez más estamos viendo que el estándar mínimo de RAM para la gama media y superiores está en 3 GB. Por tanto, no tendremos ningún problema si somos poseedores del modelo de P9 Lite con 2 GB pero se echa en falta, por lo menos, un GB más.

En lo referente a la conectividad, nos encontramos con que no falta prácticamente de nada: conexión microUSB en vez de Type-C, lo cual es un aspecto negativo a tener en cuenta en los tiempos que corren al igual que ocurre con este tema de la RAM, WiFi, GPS, GLONASS, Bluetooth 4.1, radio FM, chip NFC y sensor de huellas dactilares.

Este último funciona muy pero que muy bien, en lo que sin duda se está convirtiendo en una seña de identidad de Huawei. Vemos como cada vez más, y sin importar que nos salgamos de la gama alta, los sensores con que este fabricante dota a sus teléfonos reconoce perfectamente bien y de un modo muy rápido nuestras pulsaciones. Habría preferido que estuviera en la parte delantera, pero eso es algo totalmente relativo a mis gustos.

A modo de conclusión podemos decir que, por una parte, el GPS sitúa bien pero no es el más rápido incluso en exteriores, y por otra, el hecho de contar con radio FM y NFC es un punto muy a tener en cuenta si contextualizamos este P9 Lite en su sector del mercado.

Software y rendimiento

Hablar de software y Huawei es hablar de EMUI. Se trata de la capa de personalización con que este fabricante tiene a bien en dotar a sus terminales, y se caracteriza por una apariencia muy asiática, esto es, sin cajón de aplicaciones y con unos añadidos que difieren bastante de Android stock.

Puede gustarte más o puede gustarte menos, pero lo cierto es que EMUI destaca por incluir detalles muy útiles y funcionales. En esta ocasión estamos ante la versión 4.1.1, que corre sobre Android 6.0 Marshmallow. Teniendo en cuenta que este dispositivo fue lanzado al mercado en abril de este año, es una suerte el poder contar con la penúltima actualización de Android.

Gracias a EMUI podremos interactuar con el sensor de huellas y bajar y subir la persiana de notificaciones, eliminar los avisos con una doble pulsación, etc. Estos detalles son muy de agradecer. Sin embargo, no lo es tanto el hecho de que en el P9 Lite viene bastante bloatware que si bien se puede desinstalar sin mayores problemas, sería preferible que no apareciera. Recordemos que sólo cuenta con 16 GB de memoria interna y cuanto menos venga instalado, mejor.

Respecto al rendimiento, la verdad es que no he tenido ningún problema. No contamos con una cantidad de RAM como para volvernos locos de alegría, pero gracias a que la marca se encarga de desarrollar tanto el hardware como el software, la experiencia de uso diario es muy grata.

No vemos apenas lag, y la mayoría de los juegos pueden ser movidos sin problemas. Otro tanto pasa con las aplicaciones más exigentes, como aquellas de edición fotográfica o posicionamiento con mapas en 3D, en las cuales vemos como el resultado no es el mismo que en un teléfono top, pero que pueden ser usadas en el día a día sin inconvenientes.

Respecto a la multitarea, lo esperado. Con varias aplicaciones abiertas a la vez el dispositivo irá fluido pero si exprimimos al máximo este apartado y tenemos en segundo plano varios juegos potentes, empezaremos a notar algunos tirones.

Audio

En cuanto al audio no encontramos casi ningún smartphone que destaque sobre el resto de un modo claro, y este P9 Lite no es una excepción. A través del único altavoz con que cuenta, que está situado en la parte inferior, no obtendremos una experiencia de uso impresionante, pero sí que cumple en la mayoría de los casos en el día a día.

Tiene un buen volumen, sin llegar a distorsionar, pero la calidad que ofrece no es la más apropiada si queremos hacer un uso intensivo del apartado auditivo. Notificaciones, tonos de llamada y demás avisos, sin embargo, nos sonarán lo suficientemente bien como para no tener ningún problema.

Cámaras

Y llegamos al que proablemente sea el aspecto más diferencial de este terminal con respecto a su versión top. En esta ocasión, y tal como comentaba antes, no contamos con el sello de Leica ni con dos cámaras principales. Contamos, eso sí, con un sensor de 13 megapíxeles con una apertura focal f/2.0 al que acompaña un doble flash LED. Dejamos de lado, por tanto, el láser de autoenfoque que tan útil resulta para enfocar lo que nosotros queramos cuando las condiciones de luz no son las más idóneas.

En cuanto a la cámara delantera y al vídeo de las dos, tenemos un sensor de 8 megapíxeles con la misma apertura focal y la posibilidad de grabar clips con resolución 1080p a 30 fotogramas por segundo.

La interfaz de la aplicación nativa, por su parte, viene bastante cargadita y en ella encontramos modos tan interesantes como el “modo profesional”, que no es más el que la mayoría de nosotros conocemos como manual, gracias al cual podemos modificar el ISO, la velocidad de obturación, el tipo de enfoque y el balance de blancos, entre otras cosas.

Además, y como no podía ser de otra manera al tratarse de Huawei, contamos con los modos de belleza, HDR, panorámica, realzar comida (que es un modo pensado para hacer primeros planos de platos de alimentos) y el curioso y creativo “pintura con luz”. Por último, contamos con la posibilidad de grabar vídeos en cámara rápida, lenta, y tenemos disponible una sección llamada “vídeo profesional” que viene a ser lo mismo que en fotografía pero relacionado con vídeos.

Pero lo importante de todo esto es la calidad de las imágenes. En este sentido tengo que comentar que en la mayoría de los casos será más que suficiente para el uso cotidiano, pero es cierto que la forma en que la cámara de este P9 Lite entiende los colores no es la más acertada. Con buena luz diurna, e incluso con el modo HDR activado, éstos están algo apagados y su contraste no se corresponde todo lo que me gustaría con la realidad.

En cualquier caso no hace malas fotos para nada, pero después de la experiencia que supone probar un Huawei P9, las sensaciones son en este caso encontradas. Sin embargo en lo referente a las fotografías macro se comporta bastante bien y capta una gran cantidad de detalles. De todos modos, qué mejor modo de comprobar esto de lo que hablo que con unas cuantas imágenes de muestra:

Huawei P9 Lite (5)
« 1 de 8 »

Finalmente, de noche la cosa cambia un poco a peor. Vemos como los resultados son los esperados en un terminal de gama media a poco que las condiciones de luz son un poco complicadas. Se pierde bastante definición y nitidez y, en definitiva, en este aspecto nos quedamos bastante lejos de teléfonos de gamas superiores.

Batería

Cuenta con una batería no extraíble de 3.000 mAh sin la posibilidad de carga rápida. No obstante, se trata de un amperaje más que suficiente ya que, si tenemos en cuenta la conjunción del procesador, el software y el tamaño y resolución de la pantalla, vemos como sacamos un rendimiento bastante bueno.

Se llega al final del día sin ningún tipo de problemas y para los usuarios menos exigentes es posible alcanzar el día y medio sin que resulte ninguna utopía. En relación a las horas de pantalla activa, que suele ser un método bastante fiable de comprobar el rendimiento de la autonomía para quienes entienden de estos temas, rondan las 5 horas de media, lo cual no está nada mal.

Precio y conclusión

A modo de conclusión final podemos decir que estamos ante un terminal claramente enmarcable dentro de la gama media actual. A su favor tiene aspectos como el del diseño, que recuerda mucho al buque insignia de Huawei; la conectividad, en la que no falta prácticamente de nada y la duración de la batería, que está dentro de los niveles que debemos exigir a todo fabricante.

Sin embargo, en su contra están la calidad de la cámara, que dista mucho de alcanzar las cotas de un gama alta; el audio, que no es para tirar cohetes; y la calidad de la pantalla sobre todo en exteriores, donde vemos como su nivel de brillo es claramente insuficiente para ser usado cómodamente.

Se puede encontrar en sus diferentes variantes en relación al hardware y al color por un precio que ronda los 250 euros, dependiendo de dónde se compre. En Maxmovil, tienda española de venta online, están disponibles todos los modelos de este P9 Lite.

Huawei P9 Lite

6.6
Diseño:
7
Pantalla:
6
Hardware:
6
Conectividad:
8
Software:
7
Rendimiento:
6
Audio:
6
Cámaras:
6
Batería:
7
Precio:
7

Carlos

Carlos

Redactor at Just Unboxing
Redactor.
27 años, España.
Contacto: carlos@justunboxing.com
Carlos
¡Comparte!
Advertisment ad adsense adlogger