Otros Reviews

REVIEW | Fitbit Blaze, el cuantificador con aspiraciones de smartwatch

Fitbit es una de esas marcas que siempre se nos viene a la mente cuando hablamos de wearables enfocados al deporte. Esta vez analizamos uno de sus últimos lanzamientos, el Blaze, un híbrido entre un cuantificador y un smartwatch, con características más que interesantes. Os contamos nuestra experiencia y sus funciones tras probarlo a fondo.

Contenido de la caja

Nada más sostenemos la caja, nos damos cuenta de que Fitbit ha puesto esmero en la presentación del producto. En el frontal nos da la bienvenida una imagen del propio reloj, así como la talla de la correa, ya que podemos elegir varios tamaños para adecuar el dispositivo a diferentes muñecas. En la trasera vemos un resumen de sus funciones. En su interior nos encontramos con otra caja, cuya apertura “tipo libro”, da paso al reloj, el cargador externo y una guía de manejo.

Diseño

En esta ocasión la compañía norteamericana ha optado por un diseño modular, es decir, el núcleo o cuantificador en sí mismo es una pieza que podemos separar del marco. Esto nos permite intercambiar las correas o cargarlo con suma facilidad.

El conjunto cuenta con tres botones, uno en el lateral izquierdo, que hará las funciones de retroceso, y dos en la parte derecha para navegar en determinados menús. En la parte inferior del núcleo se encuentra el lector de frecuencia cardíaca, del que hablaré en profundidad posteriormente. La correa de goma que viene por defecto se ve duradera y resistente, lo mismo que el marco y el cierre, fabricados en acero inoxidable. Sus medidas hacen que resulte algo grande para muñecas pequeñas, como es mi caso. El grosor, tampoco es uno de sus puntos fuertes, ya que el lector cardíaco sobresale bastante. No obstante, una vez en la muñeca no parece tan grueso y es muy cómodo y ligero.

Su aspecto global es claramente el de un reloj deportivo, aunque existen gran variedad de correas que le otorgarán un diseño más elegante para otras ocasiones. En concreto, he podido usar la de cuero y se nota que es de gran calidad.

La resistencia al agua es uno de sus puntos más controvertidos. No contamos con protección IP de ningún tipo. Desde la marca aseguran que es resistente a salpicaduras, al sudor y a la lluvia, pero no es sumergible y se desaconseja incluso ducharse con él. Por lo tanto, no será válido para deportes como la natación, por ejemplo. Creo que a estas alturas, un gadget con un claro enfoque deportivo, debería contar con algún tipo de certificación de resistencia al agua, y no generar esta inseguridad de no saber realmente qué cantidad de líquido resistirá.

Pantalla

Estamos ante una pantalla táctil cuadrada de tecnología OLED de 16 colores y con un tamaño de 1,25 pulgadas. Su brillo se ajustará automáticamente mediante un sensor de luminosidad. No he tenido problemas en ninguna ocasión para visualizarla correctamente, eso sí, no existe ninguna opción que nos permita mantenerla encendida de forma permanente. Para encenderla, debemos o bien girar la muñeca hacia nosotros, pulsar cualquiera de los botones físicos o hacer un doble toque en el marco lateral.

Compatibilidad

Para controlar la mayoría de funcionalidades de este reloj debemos descargarnos la aplicación de Fitbit destinada a ello en nuestro smartphone. Dicha aplicación está disponible tanto en las stores de iOS, Android y Windows Phone. Para la sincronización se hará uso de la conexión Bluetooth 4.0 disponible en el Blaze con un radio de alcance de 6 metros. En ella, controlaremos todos los aspectos del dispotivo, desde cambiar la carátula del reloj, agregar alarmas o gestionar todos los datos de monitorización deportiva.

Pero aquí existe un problema, la propia Fibit no deja suficientemente claro qué smartphones son realmente compatibles. En su web aparece un listado de 200 dispositivos con los que el Blaze funcionaría sin impedimentos. Aunque os aseguro desde ya que esto no es cierto. Con mi móvil personal, un Huawei Ascend P7, que sí aparece en la lista, he logrado sincronizar el Blaze sin ningún problema pero, aunque lo he intentado por activa y por pasiva, ha sido imposible que el reloj me mostrase las notificaciones de mi smartphone. En cambio, con un ASUS ZenFone Max que dispongo actualmente, el cual no está en el listado, ha funcionado todo a la perfección, incluídas las notificaciones. En definitiva, un “sinsentido” que Fitbit debería arreglar, o bien actualizando el listado o bien asegurándose de que realmente los dispositivos que aparezcan en él funcionen correctamente.

La aplicación es realmente buena, muestra toda la información de manera muy gráfica y sencilla, dividiendo la información temporalmente y mostrando histogramas o estadísticas muy interesantes. Se nota que la firma lleva años en este negocio y como resultado han conseguido una aplicación consistente.

Funciones

Cuantificación deportiva

Gracias al altímetro y al acelerómetro de tres ejes que incluye, el Fitbit Blaze contará nuestros pasos, la quema de calorías, la distancia recorrida o los pisos subidos por escaleras. Además detectará automáticamente que estamos haciendo deporte incluso distinguiendo si estamos corriendo, andando o practicando ciclismo, entre otros. No es necesario que llevemos en todo momento nuestro smartphone encima, ya que almacena en su memoria interna todos los datos relativos a la actividad hasta que lo sincronicemos. Eso sí, no cuenta con GPS autónomo, así que si por ejemplo, queremos salir a correr y guardar la ruta que hemos hecho va a ser imprescindible depender del GPS del móvil.

Otro de los aspectos de relevancia es que el sensor de ritmo cardíaco funciona de manera ininterrumpida si así lo deseamos, aunque podemos encenderlo o apagarlo a nuestro parecer.

Desde el propio Blaze, tenemos la posibilidad de elegir qué deporte en concreto vamos a practicar como por ejemplo, elíptica, ciclismo, pesas, etc. Asimismo, existe un apartado llamado FitStar en el que contaremos con un entrenador personal directamente en nuestra muñeca. Nos indicará diversos ejercicios que debemos ir haciendo en un intervalo de tiempo, ya sea abdominales, flexiones, saltos…

Mis sensaciones en este apartado han sido satisfactorias. Lo he usado en el día a día, para practicar pádel y para salir a correr. En mi caso, cuenta los pasos y la distancia recorrida con una exactitud impresionante, detecta al instante qué tipo de deporte se está practicando y el sensor de ritmo cardíaco es bastante fiable aunque tiende a mostrar más pulsaciones de las reales.

Monitorización del sueño

Esta función permitirá conocer la calidad de nuestro sueño, indicándonos cuántas veces nos hemos depertado o hemos estado inquietos. No es necesario activar nada para que esta funcionalidad trabaje, detectará de manera automática cuando nos vayamos a dormir. Otras alternativas de la competencia están un paso por delante en este sentido, debido a que permiten conocer las fases del sueño; profundo, ligero o REM.

Alarmas

Podremos programar alarmas silenciosas gracias al motor de vibración incorporado. Pero no es posible crear alarmas desde el propio reloj, por lo que necesitaremos hacerlo desde la aplicación del smartphone.

Notificaciones y control de música

En cuanto a las notificaciones estaremos bastante limitados. El Blaze sólo notificará las llamadas de voz, mensajes, y eventos del calendario. Es posible configurar que en vez de SMS nos notifique Whatsapp, Hangouts o cualquier aplicación de mensajería externa. Es en este punto en donde nos damos cuenta de que, en realidad, estamos ante un cuantificador con funciones de smartwatch más que ante un smartwatch verdadero. Tampoco se puede contestar a estas notificaciones, sólamente consultarlas. Tras la comentada traba con mi Huawei, con el ASUS ZenFone Max que he usado esta semana han funcionado sin ningún tipo de problema.

El control de música trabaja con Bluetooth clásico, esto es, sin usar la conexión 4.0 LE. Desde el reloj se podrá pausar y cambiar de pista de reproducción, sin embargo, no existe la posibilidad de subir y bajar el volumen ni de controlar aplicaciones externas como Spotify.

Planes alimentarios

Una de las opciones disponibles es introducir los alimentos que consumimos a diario y así comparar las calorías ingeridas y las quemadas. Para registrar dichos alimentos podemos introducirlos manualmente o mediante un método bien curioso, se trata de escanear el código de barras del propio envase mediante la cámara trasera. Esto se contrasta con la base de datos que tiene Fitbit y carga la información del producto y sus calorías automáticamente. Lo interesante es que funciona con gran cantidad de productos.

Batería

Según la marca, la duración de la batería es de unos loables 5 días aproximadamente. Y así es en la práctica, de hecho si se desconecta el sensor de frecuencia cardíaca, reservándolo sólo para los momentos en los que se practique deporte, llega a durar 6 días. Una autonomía notoria, muy por encima de otros smartwatches del mercado.

Para cargarlo, tendremos que separar el núcleo del marco, colocarlo en el interior de un cargador magnético y enchufarlo a algún dispositivo USB. En apenas dos horas de carga la batería llegará a su nivel máximo. El cargador está construído en un plástico muy endeble que da un sensación de fragilidad extrema. No creo que éste sea el mejor método de carga cuando otros dispositivos de este tipo soportan carga inalámbrica o vía microUSB en el propio cuerpo del dispositivo.

Precio y conclusión final

En definitiva, estamos ante un cuantificador con algunas funciones de smartwatch, pero no nos llevemos a engaño, pues no lo es realmente. La funcionalidad deportiva es buena si eres un deportista amateur, para otros niveles de competición se quedará algo corto. El diseño no es nada del otro mundo pero tampoco es un apartado negativo. Lo que sí que lo es, es la escasez y simplicidad de las notificaciones. La excelente aplicación de Fitbit y la gran duración de batería decanta la balanza hacia el lado positivo y puedo decir que, en general , el dispositivo me ha dejado muy buen sabor de boca.

Su precio en la web de Fitbit es de 229,95€, un precio que me parece bastante adecuado para el tipo de producto que tenemos entre manos. Os dejo también el enlace de Amazon por si queréis comprarlo. Si estáis interesados en él o tenéis cualquier pregunta no dudéis en dejarla en los comentarios.

Fitbit Blaze

6.3
Diseño:
6
Pantalla:
6
Compatibilidad:
4
Funcionalidad:
7
Batería:
8.5

Diego
Sígueme en

Diego

Redactor at Just Unboxing
Fanático de todo lo que tenga que ver con la tecnología, especialmente de Android.
Diego
Sígueme en
¡Comparte!
Advertisment ad adsense adlogger