Reviews Tablets

REVIEW | Convertible Acer Aspire R 11

El Acer Aspire R11 es una tablet y también un ordenador portátil. Es uno de esos dispositivos versátiles que sacrifican ser el mejor en un campo específico para ofrecer más funcionalidades y más variedad de usos de los que lo harían si se centraran en un solo aspecto. En este sentido, y como veremos a continuación, estamos ante un aparato que resulta igualmente útil para el hogar que como compañero de viaje.

Diseño

Este quizá sea uno de los apartados donde más destaca el dispositivo. Con unas dimensiones de 29,8 x 21,1 x 2,09 centímetros y peso de poco más de un kilo y medio resulta muy manejable y fácil de transportar, así como de usar sea cual sea la posición que elijamos en cada momento. No obstante, existen alternativas que hacen una mejor optimización de este último aspecto y que a la hora de tener que andar de aquí para allá con él bajo el brazo hace que se note.

Se encuentra disponible en dos colores: blanco y azul, y ambas zonas, la del panel táctil y la del teclado, son negras. Tiene unas líneas de diseño bastante cuidadas, y tanto el tacto de las teclas como del panel del ratón resultan realmente cómodos y con un buen recorrido. Su parte exterior está rematada por un granulado ergonómico que le confiere un mayor agarre, evitando que se deslice con facilidad.

Como la mayoría de los aparatos de este tipo, su pantalla puede ser girada hasta los 360 grados, por lo que se le pueden dar muchos usos diferentes según lo que necesitemos en cada momento. Se puede usar como portátil al uso, con una mayor abertura y con teclado orientado hacia abajo para una mayor comodidad en el consumo de multimedia y también cerrarlo completamente a la inversa para utilizarlo como una tablet más.

Pantalla y audio

La pantalla monta un panel LCD de 11,6 pulgadas con una resolución 1.366 x 768 píxeles con una protección firmada por la conocida Gorilla Glass. Además, el propio panel táctil es capaz de reconocer hasta diez puntos simultáneos. En este sentido, en ocasiones se echa de menos una mayor densidad de píxeles, sobre todo a la hora de visualizar vídeos.

Cuando acudimos a YouTube, por ejemplo, tenemos que conformarnos con una resolución inferior a la que estamos acostumbrados a ver en la mayoría de smartphones y tablets si no queremos tener unos claros problemas de rendimiento, notándose la diferencia con respecto a la estandarizada Full HD. Como poder, se pueden ajustar a la máxima resolución, pero no irá todo lo fluido que debiera y hará que tarde o temprano decidamos bajarla. No obstante, y teniendo en cuenta el principal objetivo de este tipo de dispositivos, se puede pasar por alto.

De todos modos, en el uso diario que se le dará al Aspire, no necesitaremos más. A la hora de navegar por Internet, al jugar a algún juego o incluso al realizar cualquier tarea de productividad, para nada este detalle hará que obtengamos una mala experiencia de usuario.

El audio es un aspecto bastante positivo. A pesar de lo pequeño de los altavoces estéreo que se encuentran en la parte inferior si lo tenemos puesto en modo portátil, el apartado auditivo destaca sobremanera entre lo que nos ofrece el terminal. Aunque en la mayoría de las posiciones éstos se encontrarán mirando hacia abajo, las protuberancias que hay a lo largo de toda la parte inferior hacen que no se obturen y por tanto suene perfectamente bien lo que sea que estemos oyendo en cada momento.

Hardware, software y rendimiento

El apartado del hardware viene marcado por la presencia del procesador Intel Celeron N3050 de dos núcleos que corre a una frecuencia de 1,6 GHz, junto con la tarjeta gráfica integrada Intel que lo acompaña. Las capacidades de memoria son en este caso de 4 GB de RAM con tecnología DRR3 y 500 GB de espacio del disco duro, del cual quedan libres en torno a los 400 tras la instalación del Sistema Operativo y las aplicaciones básicas con que cuenta.

En cuanto a la conectividad, nos encontramos con Bluetooth y red WiFi de banda 802. También, en su canto izquierdo, se encuentran los conectores de cable de Ethernet, HDMI, dos puertos USB, siendo el primero de ellos con soporte 3.0, y la toma de auriculares Jack de 3,5 mm. En la parte trasera, medio oculta entre las dos piezas que son la pantalla y el teclado, está la ranura para las tarjetas de memoria SD.

El software que viene de fábrica es la versión 8.1 de 64 bits de Windows, estando disponible la opción de actualizarlo a Windows 10, algo que sin duda se aconseja. Tras la conveniente actualización, que demora un tiempo de trabajo bastante elevado (algo comprensible si tenemos en cuenta las prestaciones globales), el rendimiento mejora un poco con respecto a la configuración por defecto, y ese es un punto sobre el que es necesario hacer hincapié.

Para el uso diario que se le suele dar a este tipo de aparatos no encontraremos problemas en lo que al rendimiento se refiere. Sin embargo, si queremos achuchar un poco más el dispositivo y mover aplicaciones más pesadas, o llevar al límite la multitarea, nos daremos cuenta de que nos faltará potencia para llevar a cabo este tipo de acciones. Especial cuenta de ello se da uno cuando intenta visualizar vídeos en YouTube a 1080p, tal y como comentábamos un par de apartados más arriba, momento en el que habremos de cargarnos de paciencia si no queremos desistir a las primeras de cambio.

Batería y cámara

La autonomía, que como es lógico depende del uso que hagamos del Aspire, puede llegar a durar hasta 8 horas en una sola sesión, lo cual no está nada mal. Dentro de las opciones de Windows podemos elegir el plan de energía que mejor se adapte a nosotros en cada momento, al igual que ocurre con cualquier portátil, por lo que dependiendo de las previsiones de batería que necesitemos para las próximas horas podremos configurarlo de tal o cual manera para conseguir una mejor optimización de ella en detrimento, claro está, del rendimiento. En cualquier caso, este es un aspecto en el que prácticamente ningún usuario habrá de tener problemas, ya que para el uso al que está destinado el dispositivo, tanto de ofimática en general en el hogar o de productividad en el trabajo, cumple sobradamente bien.

La cámara, que va acompañada por un micrófono y cuyos usos están ampliamente enfocados a las videollamadas como las que podemos realizar mediante Skype, está al nivel de las que solemos encontrar en las alternativas de la competencia. Es decir, para el uso que hemos comentado es perfectamente funcional, pero si queremos tomar fotografías decentes lo mejor será echar mano del smartphone que llevemos en el bolsillo, que a buen seguro superará con creces la experiencia que en este sentido ofrece el R11.

Conclusión y precio

El Acer Aspire R11 es un dispositivo enfocado claramente a un sector concreto de los usuarios. Para éstos, sin duda es una buena opción que además lleva detrás la confianza que da una marca tan conocida como Acer. Sin embargo, si se pretende apurar al máximo su rendimiento, ya sea porque los juegos a los que se pretenda jugar sean muy exigentes, o porque las aplicaciones requieran de mucha potencia tanto de procesador como de memoria RAM, entonces lo ideal sería fijarse en otro tipo de aparato.

Se puede encontrar en su página web, asi como en otras conocidas tiendas a un precio que ronda los 360€, aunque es cierto que está fuera de stock en gran parte de ellas, al menos por el momento.

Acer Aspire R11

6.2
Diseño:
6
Pantalla:
6
Audio:
6
Hardware y rendimiento:
5
Software:
9
Batería:
7
Cámara:
4
Conectividad:
7
Precio:
6
Carlos

Carlos

Redactor at Just Unboxing
Redactor.
27 años, España.
Contacto: carlos@justunboxing.com
Carlos
¡Comparte!
Advertisment ad adsense adlogger