Reviews Smartphones

REVIEW | Bq Aquaris X5 Plus

La compañía española Bq ha sacado un nuevo terminal. Se trata del Aquaris X5 Plus, y vendría a ser una versión algo mejorada y muy diferente en según qué aspectos del Aquaris X5 que ya analizamos en su momento.

Entre los detalles más interesantes que nos encontraremos a lo largo de la review están la nueva apuesta en el campo del diseño por parte del fabricante, la inclusión de sensor de huellas dactilares y la eliminación del flash delantero, entre otros. Pero hay otros muchos aspectos a tener en cuenta y que harán que algunos usuarios se decanten por este dispositivo en el caso de no terminar de decidirse por uno de gama media, que es el sector de mercado en el que fácilmente se adscribe este Bq.

Caja y contenido

En cuanto al embalaje no hay que detenerse demasiado. En esta ocasión nos encontramos con más de lo mismo de lo que estamos acostumbrados si nos referimos a Bq en los últimos tiempos. Caja de cartón pequeña, sencilla y con el recientemente renovado logotipo de la firma que viene a representar las huellas de pintura que dejan los cinco dedos de una mano.

Nada más abrirla, y en un primer plano, está el terminal bien protegido por dos plásticos. Y debajo de él sólo hay un par de cajitas que incluyen la llave para abrir las diferentes bandejas de los costados del teléfono, el cable microUSB y la clásica guía de inicio rápido.

Nos olvidamos por tanto no sólo de auriculares, sino también del enchufe de pared, que si bien es un mal menor ya que seguramente tendremos varios de ellos por los cajones, nunca está mal uno más, y sobre todo si tenemos en cuenta que terminales de similar rango de precios sí que lo incluyen.

Por último, y este es un detalle que me parece bastante positivo por parte de Bq, en la parte posterior de la caja se encuentran unas pinceladas en forma de información rápida que da una ligera idea del hardware que incorpora el terminal a grandes rasgos, por lo que con un breve vistazo ya sabemos lo que éste nos ofrece.

Diseño y dimensiones

El apartado del diseño, y tal y como destacaba al principio, es uno de los grandes cambios que este X5 Plus supone frente al resto de terminales de la firma española. Es cierto que es muy parecido, por no decir casi idéntico, al X5 a secas, pero es cierto si lo comparamos con cualquiera de los otros modelos tanto anteriores como más recientes, se nota un cambio de aspecto. Y la verdad es que le sienta realmente bien.

Estamos en un momento en el que la gama media está algo más disgregada en grupos de terminales más premium de lo que se suele esperar de este rango de precios, y los acabados estéticos son uno de los puntos que más abren esta brecha. Y este es uno de los aspectos donde más destaca el X5.

Aunque no deja de lado el plástico como material principal, tiene un tratamiento mate y una textura que le hacen parecer mejor de lo que realmente es. Un detalle a tener en cuenta, eso sí, es que las huellas se quedan marcadas en la parte trasera con bastante facilidad. Y acompañando al plástico, nos topamos con un marco metálico, con algún tipo de aleación de aluminio que, como decía, hace que tenga un aspecto muy cuidado.

Además está bien construido. No hay holguras ni zonas sueltas, sino que es bastante robusto e incluso apretándolo con la mano no llega ni a crujir ni a acusarlo lo más mínimo, y además la pequeña curvatura de la parte posterior, tal y como se puede apreciar en la imagen superior, hace que tenga una mejor ergonomía. En definitiva, los chicos de Bq se han puesto las pilas en este sentido y es de agradecer. Eso sí, echo algo en falta que el cristal tuviera ese acabado 2.5D que tan bien queda. Pero no se puede tener todo.

Centrándonos más, he de decir que en el frontal, además de la cámara, el altavoz de llamadas, el sensor de proximidad y el LED de notificaciones, están los botones. Personalmente no me gustan lo más mínimo. Está bien que no estén integrados en la pantalla, ya que se gana un poco más de superficie aprovechable (aunque se pueden poner desde el correspondiente menú de opciones) pero habría preferido un diseño diferente; por ejemplo, el círculo, cuadrado y triángulo que están presentes en Android desde Lollipop.

Pero bueno, el símbolo de los cinco puntos es el logotipo de Bq y es entendible. Son, por último, capacitivos y se iluminan al tocarlos, aunque se pueden configurar para que estén permanentemente encendidos o apagados.

En los marcos izquierdo y derecho se sitúan la bandeja de las dos nano SIM y la de la tarjeta microSD y los botones de control de volumen y de encendido, respectivamente. Estos últimos tienen un buen recorrido y una correcta pulsación, no bailan en absoluto y están a una altura que al menos a mí me parece la ideal. Arriba sólo están el micrófono de cancelación de ruido y la toma de auriculares y abajo el micro de llamadas, la conexión microUSB y el altavoz.

En la parte posterior nos encontramos con la cámara acompañada de un flash LED de doble tono que, como veremos en su apartado, es realmente potente, y el sensor de huellas dactilares que está a ras del panel pero que se encuentra rodeado por un anillo en relieve para encontrarlo fácilmente. Debajo, el logotipo de Bq y la típica nomenclatura que incorporan algunos fabricantes.

En lo relativo a peso y dimensiones, son 145 gramos para el primero y 145 x 70 x 7,7 milímetros para el segundo. Creo que este teléfono no destaca en ninguno de ambos aspectos: para ser un terminal de 5 pulgadas con el plástico como la base de su construcción, se podrían haber conseguido mejores resultados.

Finalmente, hay dos modelos diferentes en cuanto al color: el negro, que es el que yo he estado usando, y uno blanco con el marco metálico rosado y dorado, muy en la línea de las últimas tendencias.

Pantalla

La pantalla es una IPS de 5 pulgadas que ocupa un 67,9% del frontal, lo que sin duda es una cifra bastante pobre. Tiene una resolución Full HD con la tecnología Quantum Color + que arroja una densidad de píxeles por pulgada de 441 y que en mi opinión es más que suficiente.

Subir al 2K en estas dimensiones creo que habría sido un error, no sólo por el consumo energético y de rendimiento que ello supondría, sino también porque a las dimensiones del panel le sienta realmente bien esta cantidad de píxeles.

Un detalle positivo es el del brillo, que es bastante alto y que incluso se puede potenciar algo más con una opción llamada “Extensión de brillo” que se encuentra en el menú de ajustes. En exteriores, sin embargo, no destaca por ser un terminal que se comporte excepcionalmente bien cuando recibe luz directa del sol, pero en la mayoría de casos se podrá ver sin mayores problemas.

El cristal está protegido contra golpes y arañazos por Dinorex, por lo que en esta ocasión no tenemos el sello de Gorilla Glass detrás, y como comentaba anteriormente no está presente la curvatura de los laterales que es habitualmente conocida como 2.5D y que le habría sentado realmente bien al conjunto del diseño. De hecho, no sólo no es así, sino que los laterales sobresalen ligeramente de la pantalla, lo que tiene una lectura positiva y una negativa. La positiva es que si colocamos el teléfono hacia abajo la pantalla no llegará a tocar la superficie de turno y por lo tanto estará más protegida contra arañazos. La negativa, sin embargo, es que al deslizar los dedos desde los bordes hacia el interior, molesta un poco.

Con respecto a los colores, no están sobresaturados pero sí que tienden un poco hacia temperaturas cálidas. En el día a día no se notará, pero si se comprueba junto a otro smartphone al lado, rápidamente nos damos cuenta de que los blancos, como por ejemplo el del cajón de aplicaciones, son algo amarillentos.

La respuesta táctil, por último, es muy buena. Por tanto, nos olvidamos de pulsaciones fantasma y de tener que presionar con fuerza la pantalla para que nos reconozca la pulsación.

Hardware y conectividad

En este apartado cuenta con el procesador 652 de Qualcomm Snapdragon, un octa-core que se mueve a una frecuencia de 4x 1,75 GHz y 4x 1,40 GHz al que acompaña la GPU Adreno 510. Sin duda una buena elección, ya que se trata de un chip bastante reciente y que, como veremos en el próximo apartado, rinde sorprendentemente bien.

En cuanto a las memorias existen dos versiones diferentes. Ésta en concreto es de 2 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento interno, que se quedan en 10,6 reales para el usuario, mientras que hay una algo superior que sube hasta los 3 GB de RAM y los 32 GB de almacenamiento. El primero de los valores puede llegar a notarse en según qué tipo de usuarios, pero lo más normal es que con los 2 GB de la versión de esta review no se tengan mayores problemas. Con respecto al segundo, el de la memoria, tampoco supone un dolor de cabeza ya que se puede ampliar fácilmente gracias al slot para tarjetas microSD que este X5 Plus incluye.

Y si el hardware es bastante completo, más aún lo es la conectividad, en la que no parece faltar casi de nada. Y es que tenemos que tener en cuenta en todo momento que estamos ante un terminal de gama media, si bien es verdad que de lo mejor de esa franja de teléfonos, en lo que cada vez más se está denominando “gama media premium“. Y en detalles como el de la conectividad se nota.

Incluye WiFi con soporte para redes de hasta 5 GHz, redes 4G LTE, GPS y GLONASS y Bluetooth 4.1 de bajo consumo, así como OTG y doble ranura para tarjetas nano SIM. Pero es que también incorpora NFC, un chip que es de muchísima utilidad para muchos usuarios pero que vemos como es extraño encontrarnos con él si salimos de la gama alta. Por lo que es de agradecer que los chicos de Bq hayan tenido a bien en dotar a este teléfono con él. Y, rematando este apartado, también nos encontramos con radio FM, otro añadido que la mayoría de fabricantes se suele dejar por el camino.

También están presentes los habituales sensores, como son el de proximidad, giroscopio, acelerómetro, etc. Pero donde vemos un detalle negativo es en el de la conexión. Seguimos teniendo toma de microUSB en vez del cada vez más extendido USB Type-C que tantas ventajas aporta con respecto al primero. Pero en cualquier caso, este es un mal menor si tenemos en cuenta lo bien servido que está en este campo de la conectividad.

Por otra parte, me gustaría hablar en detenimiento del sensor de huellas que tiene en su parte posterior. Sin ser el más rápido del mercado, reconoce la huella muy bien y a la primera incluso en esos momentos en los que el dedo puede estar algo húmedo. Si está bastante mojado o arrugado la cosa cambia, como es normal, pero eso ocurre hasta en los mejores teléfonos, por lo que no hay que preocuparse. Además, no es necesario encender la pantalla antes, sino que con ella apagada, basta con situar el dedo sobre el lector para que el terminal se desbloquee con una pequeña vibración.

Acabando este apartado, y como se puede comprobar en la imagen superior, el GPS se comporta bastante bien. Esa captura está tomada en interiores, y aun así en pocos segundos capta hasta seis satélites diferentes, dos de los cuales con excelente señal. En exteriores, por supuesto, la cifra aumenta considerablemente y bastante rápido, por lo que podemos decir que cumple con nota. Habrá quienes no tomen mucho en cuenta esta información, pero es cierto que hay muchos usuarios para los que la localización es importante, y en esta ocasión pueden estar más que tranquilos.

Software y rendimiento

Cuando hablamos de software y de Bq ya sabemos lo que nos vamos a encontrar. Como es habitual en la firma española, estamos ante una capa de personalización bastante similiar a Android puro, aunque con algunos añadidos que resultan de mucha utilidad, como son el de poder modificar los ajustes rápidos que aparecen al bajar la persiana de notificaciones, el programado para los encendidos y apagados automáticos y el de la doble pulsación en el botón de multitarea para alternar rápidamente las dos últimas aplicaciones abiertas. Aunque en esta ocasión vemos como el doble toque para despertar y para apagar la pantalla se han quedado por el camino.

Además, y es de agradecer, apenas incluye bloatware, es decir, esas aplicaciones preinstaladas bien por decisión del fabricante, bien por acuerdos comerciales con desarrolladores externos, que casi nunca son bien recibidas.

Viene con Android Marshmallow en su versión 6.0.1, y en el tiempo que he estado usando el terminal ha recibido un par de actualizaciones por parte de Bq en materia de diversas mejoras de rendimiento, de nuevas funcionalidades de la cámara y de parches de seguridad, lo cual está bastante bien. Es cierto que Bq se ha caracterizado en el pasado por una mala política de actualizaciones, y aquellos poseedores de teléfonos de esta compañía de estos últimos años sabrán bien de lo que hablo. ¿Llegará Android Nougat a este X5 Plus? Personalmente no lo creo, pero igualmente se agradece que tenga un soporte bastante al día.

Y el rendimiento es otra de las sorpresas que me he llevado con este Bq. No sé si será a causa de que una mejor optimización del sistema o qué, pero éste ha sido bastante satisfactorio, permitiéndome mover sin problemas la mayoría de aplicaciones. Es cierto que si le damos un excesivo uso como por ejemplo con juegos de alto contenido gráfico o si llevamos la multitarea al límite, empezamos a experimentar algunas bajadas considerables de fps, pero es normal. Los 2 GB de RAM en este caso dan para lo que dan, y aunque el Snapdragon 652 que incluye es bastante eficiente, no se trata del 820 o similares. No debemos olvidarnos, además, que es un gama media. Premium podríamos añadir, sí, pero media al fin y al cabo.

Me gustaría señalar, no obstante, algunos detalles, tanto positivos como negativos, que he experimentado. En general el sistema es bastante estable, y ofrece unas transiciones fluidas, pero sí es cierto que en una ocasión se quedó congelado y, aunque no me apareció en ningún momento el típico cartel de que la aplicación de turno se ha detenido, si que se volvió totalmente inusable hasta que lo apagué y lo volví a encender. Tras eso, de nuevo bien, pero fue necesario un reinicio.

Otro aspecto, no sé si llamarle negativo o simplemente extraño, es que a veces si se bloquea y desbloquea rápidamente no pide la huella. No pasa siempre, pero sí en más ocasiones de las que se desearía. Esto puede no suponer mayor problema, pero de ocurrir en la calle sí, por lo que sería de esperar que Bq lo solucione de cara a futuras actualizaciones.

Audio

Este es uno de los apartados en los que menos hay que detenerse. Tiene un altavoz en la parte inferior con tecnología Dolby Atmos y con posibilidad de taparlo si sostenemos el terminal en modo horizontal, que no destaca en cuanto a la calidad del sonido pero sí en lo relativo al volumen.

Y es que es capaz de sonar bastante alto y sin llegar a distorsionar, pero al tratarse de una única salida perdemos bastante calidad. En cualquier caso, es lo esperado. Para el timbre de llamada, notificaciones entrantes y algún uso casual que vaya desde escuchar algo de música a consumir algo de contenido multimedia como vídeos, cumplirá en la mayoría de los casos.

Cámaras

Y llegamos a las cámaras. Una principal de 16 megapíxeles con una apertura f2.0 y una secundaria de 8 megapíxeles con la misma apertura. En esta ocasión no tenemos flash delantero, pero sí trasero y es bastante bueno y muy luminoso. Es de doble tono, uno más frío y otro más cálido, que equilibra algo mejor los colores que ilumina y que, como decía, es realmente potente.

La calidad de las fotografías con buena luz, durante el día en exteriores o en interiores fuertemente iluminados es bastante buena. Incluso haciendo bastante zoom (a posteriori, claro), se mantienen unos niveles de nitidez muy aceptables. De noche, sin embargo, en según qué situaciones, la cosa cambia un poco. Ahí pierde bastante, como era de esperar, ya que quitando 4 ó 5 terminales de lo más top, es imposible conseguir unos resultados excelentes con poca luz.

Es cierto que el modo manual que incluye, que además es bastante completo, puede ayudar mucho a suplir las carencias de la lente, pero en multitud de ocasiones necesitaremos trípode para que las largas exposiciones salgan nítidas.

IMG 20160905 132925 1
« 1 de 10 »

La interfaz de la aplicación de cámara nativa que trae este modelo, la cual además se ha actualizado alguna vez en los casi treinta días que he estado usándolo, es bastante completa. Se ha dejado a un lado (por fin) ese diseño tan asiático que Bq tenía a bien de dotar a sus terminales en el pasado y se ha pasado a una aplicación más sencilla e intuitiva.

Entre los modos que incluye, están el de las tomas panorámicas, los vídeos y un apartado como es el de “Motions” que incluye las posibilidades de realizar vídeos en cámaras rápida y lenta, así como timelapses.

Volviendo al modo manual, es de agradecer que esté presente ya que muchos usuarios (entre los que me incluyo) prefieren perder un poco más de tiempo que con el modo automático para obtener unos resultados a menudo más interesantes. En este sentido, se pueden modificar valores como el del ISO, que llega hasta los 1.600 puntos, la velocidad de obturación, que es capaz de tomar imágenes de larga exposición de hasta 10 segundos y el tipo de enfoque, que va desde el macro hasta el infinito.

Además, tiene un modo HDR y HDR+ que se puede configurar para que se active automáticamente cuando las condiciones de luz lo requieren y que ofrece muy buenos resultados.

En cuanto al vídeo, es capaz de llegar al 4K a 30 fps o, si queremos subir hasta los 60 fps, tendremos que configurarlo en Full HD. Sin embargo, creo que no cuenta con estabilizador, y si lo tiene desde luego no se nota, por lo que es un aspecto a tener en cuenta si queremos hacer vídeos en movimiento mientras caminamos, por ejemplo, ya que los resultados pueden dejar sensaciones encontradas.

Batería

Pero si hay un aspecto que se le da realmente bien a Bq es el de la autonomía. Una vez más, y como se puede comprobar en las capturas inferiores, con este terminal obtendremos unos resultados muy satisfactorios.

Hablando de datos, cuenta con 3.200 mAh que, combinados con las dimensiones y con la resolución de la pantalla, así como con la optimización del sistema operativo, hacen que llegar al día y medio para los usuarios medios no suponga ninguna odisea.

En horas de pantalla, que es uno de las mediciones que más se suelen hacer en este tipo de reviews, he podido hacer en torno a las 6 sin mayores problemas, por lo que el día completo de uso incluso si es intensivo, se consigue perfectamente.

Siempre es un punto muy positivo el de la duración de la batería, porque que es un auténtico engorro tener que estar en mitad de la jornada buscando una toma de corriente para poder llegar a la noche.

Finalmente, y sin llegar a tardar en exceso, el tiempo necesario para cargarlo completamente es el que nos encontramos en la mayoría de terminales similares, pero es necesario recalcar que no cuenta con carga rápida.

Precio y conclusión

Como conclusión, y a modo orientativo, tengo que decir que este X5 Plus de Bq me ha sorprendido gratamente en el casi mes de uso que lo he tenido como móvil personal. Se nota un salto de calidad con respecto a los materiales de construcción y a las líneas de diseño. Mientras que estos aspectos son muy pasables en las anteriores generaciones, en este caso lo considero muy positivo.

Podríamos decir que es un teléfono que no destaca en casi nada por encima de sus rivales directos, pero que está muy compensado y que, en líneas generales, es una buena opción de compra. Es cierto que hay ciertas marcas, sobre todo asiáticas, que se mueven en este mismo rango de precios y ofrecen unas especificaciones muy buenas, y eso hace que a menudo Bq no quede bien parado. Y es entendible.

Pero si se quiere un terminal europeo, español para más señas, con la garantía que eso conlleva, y con un rendimiendo que, sin destacar, cumpla sobradamente para el día a día, el Bq X5 Plus es un serio candidato.

Se puede adquirir en muchas tiendas, desde la página oficial hasta Amazon, a un precio que ronda los 280€.


Bq Aquaris X5 Plus

6.5
Diseño:
7
Pantalla:
6
Hardware:
7
Conectividad:
8
Software:
7
Rendimiento:
6
Audio:
5
Cámaras:
6
Batería:
7
Precio:
6

Carlos

Carlos

Redactor at Just Unboxing
Redactor.
27 años, España.
Contacto: carlos@justunboxing.com
Carlos
¡Comparte!
Advertisment ad adsense adlogger