Reviews Smartphones

REVIEW | ASUS ZenFone Max

La batería, esa principal e importante base sobre la que se sostienen todos nuestros gadgets, es la protagonista desde este nuevo smartphone de Asus, el ZenFone Max. Sus 5000 mAh, una cámara correcta y su contenido precio, lo convierten en una interesante opción en la ya saturada gama media. Si no te quieres perder ningún detalle sobre el terminal no te pierdas esta review completa.

Caja y contenido

En el aspecto de la caja no encontramos nada reseñable, es de color blanco con una imagen del dispositivo y su denominación en el frontal. A lo largo de uno de sus laterales se aprecian algunas de sus especificaciones técnicas.

Centrándonos en el contenido, tenemos el cable USB a microUSB, unos auriculares in-ear de calidad normalita, pero que se agradecen y un cargador con salida de 1 Amperio. Ya veremos en el apartado de la batería como esta particularidad va a suponer que la carga sea realmente lenta.

Diseño y estética

Este nuevo terminal sigue la línea de diseño a la que nos tiene acostumbrados la firma taiwanesa en los últimos tiempos. Aunque el marco, de color dorado sin resultar nada estridente, parece de metal, realmente es de plástico, al igual que la totalidad del dispositivo. Aún así el tacto de la parte posterior es bastante agradable y no se ensucia con facilidad. Podremos retirar la tapa trasera y acceder a dos ranuras para tarjetas microSIM, ya que soporta Dual SIM, y un slot para tarjetas microSD. No obstante, su enorme batería no es extraíble.

Ya os anticipo que este móvil no es apto para todos los bolsillos, sus dimensiones así lo demuestran.  En concreto tiene unas dimensiones de 77,5 x 156, un grosor de 10,5 mm y un peso de 202 gramos. Como vemos está claro que estamos ante un dispositivo grande, pesado y muy voluminoso. En mano, se siente más incómodo que otros terminales con la misma diagonal de pantalla debido a los grandes marcos laterales e inferior. He de decir a su favor que la trasera forma una pequeña curvatura que hace que se vea menos grueso de lo que realmente es. Algo a lo que ya estamos acostumbrados es a la inclusión de este feo marco negro que rodea toda la pantalla, el cual se hace más notable en terminales de color blanco, como es el caso.

Si hacemos un repaso a lo largo y ancho del teléfono, vemos en su parte delantera, además de la pantalla, el micrófono y los sensores, una cámara frontal de 5 megapíxeles y un led de notificaciones muy pequeño el cual no seremos capaces de distinguir en determinados ambientes. Los botones de navegación de Android están fuera de la pantalla pero no son retroiluminados. Justo debajo de ellos destaca la placa de aspecto cepillado característica de Asus. Los botones físicos, de bloqueo y de volumen, están ubicados en el lateral derecho, bien situados y accesibles. La parte superior está destinada para el jack de 3,5mm así como la inferior para la entrada microUSB y el micrófono.

En la trasera encontramos algún aspecto interesante. Además de la cámara de 13 megapíxeles con dual flash de doble tono, aparece un sensor de enfoque automático por láser. Algo nada habitual en este gama de precio. En la parte inferior se encuentra el altavoz principal. En general, un diseño acorde a la batería que implementa, bastante conservador y quizá algo aburrido.

Pantalla

Su pantalla es una IPS de 5,5 pulgadas con resolución de 1280 x 720 píxeles, es decir HD, con una densidad de 267 píxeles por pulgadas. Para su protección contamos con Corning Gorilla Glass 4. Según el fabricante tiene unos ángulos de visión de 178º, 450 nits de brillo y tecnología TrueVivid Full Screen Lamination. Hasta aquí los datos en frío pero vayamos por partes.

La resolución HD se me antoja insuficiente para esta diagonal de pantalla. En determinados iconos y textos echamos en falta una resolución mayor, sin embargo para una gran parte de usuarios y dependiendo del uso que se le vaya a dar puede ser suficiente. Los ángulos de visión son buenos pero no excelentes, cuando inclinamos el terminal podemos seguir viendo el contenido en pantalla pero notaremos como el brillo disminuye. Los colores son correctos, un pelín más saturados que en otras IPS, lo que hace que la pantalla sea bastante llamativa. Como ya es común, en el apartado de ajustes, será posible calibrar la temperatura del color a nuestro gusto.

En exteriores y con luz natural, podemos apreciar el contenido sin demasidos problemas, aunque si estamos realizando alguna foto o vídeo resulta difícil, debido al bajo contraste, distinguir lo que estamos retratando. Por último, comentar que la sensibilidad no es uno de sus puntos fuertes, habiendo tenido que pulsar con más intensidad de lo habitual en algunas ocasiones.

Sonido

Como ya hemos visto en el aspecto físico, el altavoz se sitúa en la zona inferior trasera. Debido a la pequeña curvatura en los bordes del terminal no se obturará cuando lo coloquemos en una superficie plana. Su calidad es mala, enseguida apreciamos ese sonido “enlatado”. Además el volumen máximo es muy bajo, lo que hace que en conjunto no tengamos una buena experiencia auditiva.

Con auriculares más de lo mismo, el sonido es plano, no destaca en nada en particular. En cuanto al volumen, tenemos el mismo problema que con el altavoz principal, es demasiado débil.

Software

El software es, sin niguna duda, el aspecto más negativo de este Asus. Pese a ser un terminal reciente, todavía contamos con Android 5.0.2, una versión de hace ya un año y medio de antigüedad. Por si esto fuera poco, la propia marca ha incluído una capa de personalización pesada, cargada y muy diferente de Android puro llamada ZenUI. Adicionalmente, vienen precargadas gran cantidad de aplicaciones de Asus, así como de terceros como Clean Master, la mayoría sin ningún valor añadido reseñable. La única que me ha llamado la atención ha sido la llamada Laser Ruler, la cual utilizando el laser autofocus, es capaz de calcular la distancia entre el móvil y otros objetos hasta un máximo de 50 cm. Lo que sí agradecemos es la inclusión de doble tap tanto para despertar la pantalla como para bloquearla además de los típicos gestos en pantalla para abrir aplicaciones.

Hardware y rendimiento

En este apartado tenemos un hardware bastante justo ya que el procesador lleva ya un buen tiempo en el mercado. Concretamente, monta un Qualcomm Snapdragon 410 quad-core a 1,2 GHz, acompañado de 2GB de RAM y como GPU la Adreno 306.

Es un hardware solvente en las aplicaciones que usamos a diario, sin demasiados excesos. Los juegos 2D los correrá sin ningún impedimento pero cuando subimos la calidad de los mismos o probramos juegos 3D como Asphalt 8 o Real Racing notaremos algún tirón o pérdida de calidad. No obstante, son perfectamente jugables. De igual modo, en la navegación he notado que tiene muchas dificultades en soportar páginas pesadas, dejando en ocasiones imágenes o partes de la misma sin cargar. En la interfaz se mueve con fluidez pese a contar con la ya mencionada capa de personalización propia de la marca. Gracias a esos 2GB de RAM, la multitarea se comporta de forma correcta.

Cámara

La cámara trasera monta un sensor de 13 megapíxeles, focal 2.0, dual flash de doble tono, enfoque por láser y es capaz de grabar vídeo a 1080p. La cámara delantera es de 5 megapíxeles con la misma apertura focal que la primera.

Los resultados me han sorprendido gratamente, con buenas condiciones de luz las imágenes son mejores de lo esperado. Muestra colores vivos y un aceptable rango dinámico. El enfoque por láser es significativamente rápido y nos ayudará en fotografías macro. En al apartado nocturno, como es lógico, los resultados no son los mismos, apreciamos bastante ruido o grano en las capturas y perdemos nitidez. Aún así, cuenta con un modo de baja luminosidad que a costa de bajar la resolución, aumenta la exposición para recibir mayor luz. Otra característica interesante es la inclusión de un modo manual que, a pesar de no tener demasiadas opciones, sí que nos dejará modificar la ISO, la exposición, el balance de blancos, etc.

La calidad de los vídeos es normal y como es habitual al no contar con estabilizador óptico de imagen, se aprecia mucho movimiento. Además, si queremos hacer algún selfie esporádico o alguna videollamada, la cámara frontal nos dará unos resultados decentes.

Lo mejor es que vosotros mismos le echéis un vistazo a las imágenes tomadas:

P 20160420 224023
P 20160420 223751
P 20160420 154052
P 20160420 153232
P 20160420 152830
P 20160420 152804
P 20160420 152721
P 20160420 152634
P 20160420 152612
P 20160420 121211
P 20160420 121155 HDR
P 20160417 194242
P 20160420 224023  P 20160420 223751  P 20160420 154052  P 20160420 153232  P 20160420 152830  P 20160420 152804  P 20160420 152721  P 20160420 152634  P 20160420 152612  P 20160420 121211  P 20160420 121155 HDR  P 20160417 194242

Batería

He aquí el principal motivo de compra de este terminal. Su capacidad es de 5000 mAh, un amperaje bestial que justifica el gran tamaño y peso del smartphone. Podrá estar sin pasar por el cargador hasta 3 días o incluso más, dependiendo del uso que se le de. En mi caso, me ha aguantado casi 3 días con 10 horas de pantalla activa, o sea, una de las mejores autonomías que podemos encontrar en el mercado de la telefonía móvil. También es posible cargar otros dispositivos como si de un powerbank se tratase, claro está, con el cable adecuado. Por si esto fuese poco, implementa varios modos de ahorro de energía.

Como punto negativo, comentar que tarda en alcanzar el 100% de carga unas 5 horas, sobre todo si usamos el cargador que lo acompaña, ya que tiene salida sólamente de 1 Amperio.

Conectividad

Contamos con la conectividad clásica de la mayoría de terminales. Esto es, Wi-Fi 802.11 b/g/n, Bluetooth 4.0, GPS con GLONASS, 4G LTE, OTG y Radio FM. Como es habitual en esta horquilla de precio no tenemos NFC.

Desconozco si esto es algo general o es cosa de mi unidad de prueba pero la conexión Wi-Fi me ha fallado habitualmente. En ocasiones se desconectaba aún cuando la señal era buena y otra veces estando conectado, la conexión de internet no funcionaba.

Almacenamiento

La memoria interna es de 16 GB, quedando unos 10 GB disponibles para el usuario. No existen versiones de más capacidad de almacenamiento. Recordamos que esta memoria es ampliable hasta 64GB vía microSD.

Precio y conclusión final

Éste es un terminal para los que buscan un móvil grande, con una cámara que saca buenas fotos en buenas condiciones de luminosidad, que quieran olvidarse del cargador durante unos días o que le den un uso muy intensivo y necesiten una gran duración de batería. Como aspecto negativo, destacaría su pobre potencia.

El precio es muy atractivo, por debajo de la barrera psicológica de los 200€. Concretamente, en la web de Asus cuesta 199€. Aquí tenéis también el enlace de Amazon.

Asus ZenFone Max

5.3
Diseño y estética:
4
Pantalla:
5
Sonido:
3
Software:
2
Rendimiento:
5
Cámara:
6
Batería:
9
Conectividad:
7
Almacenamiento:
6
Precio:
6

Diego
Sígueme en

Diego

Redactor at Just Unboxing
Fanático de todo lo que tenga que ver con la tecnología, especialmente de Android.
Diego
Sígueme en
¡Comparte!
Advertisment ad adsense adlogger