Accesorios Reviews

REVIEW | Amazfit Pace

Que los smartwatches no pasan por su mejor momento no es, a estas alturas, ningún secreto. Sin embargo, buena parte de la culpa la tiene el precio al que solemos encontrarlos, que en la mayoría de los casos se antoja prohibitivo.

Y es precisamente por eso por lo que esta review cobra especial sentido: en ella analizaremos el Amazfit Pace, que destaca principalmente por ofrecer lo que la mayoría de smartwatches a un precio mucho más contenido.

Caja y contenido

El producto viene presentado en una sencilla pero elegante caja de cartón y plástico donde éste se incluye. Junto a él, y haciendo las veces del resto del packaging encontramos unos papeles de inicio rápido, donde se nos informa de cómo poner en funcionamiento el reloj y el cable y la estación de carga, de los que hablaremos más adelante.

Comentar que el Amazfit viene perfectamente protegido y embalado, incluyendo incluso un protector de pantalla (que habremos de retirar) para asegurar que llega a nuestras manos en perfecto estado.

Diseño

Este es otro de los aspectos más positivos del dispositivo (amén de su precio, como ya hemos dicho), y es que me resulta realmente elegante. Vaya por delante que se trata, ante todo, de un reloj con unas pretensiones deportivas, pero que puede usarse perfectamente en el día a día sin desentonar lo más mínimo con nuestra vestimenta.

La esfera es gris (oscuro o algo más claro, según la luz) y está fabricada en una especie de cerámica cromada que le sienta realmente bien; el resto, por el contrario, es de policarbonato. No es excesivamente gruesa ni tampoco grande, contando con unas dimensiones de 46 x 46 milímetros y un peso de poco más de 50 gramos.

La correa está disponible en varios colores, siendo la más habitual la de color negro por fuera y naranja por la parte interior, aunque existe otra variante justamente al contrario. Además, existen muchos otros recambios que se pueden comprar a vendedores externos y que incluyen en sus materiales el cuero, que lo hace ideal para según que situaciones ya que las correas originales son de plástico. Aunque muy cómodas, eso sí.

Pantalla

La pantalla es la parte más importante de un smartwatch. Por ello, en esta ocasión nos encontramos con un panel IPS LCD de 1,34 pulgadas, con una resolución de 320 x 300 píxeles y que arroja una densidad de píxeles por pulgada de 327. Ocupa algo más de un 27% del frontal y está protegida por un cristal Corning Gorilla Glass.

Y este aspecto es algo polémico, porque si bien decíamos que el diseño es uno de los puntos fuertes del reloj, no lo es tanto su pantalla. Todo ello debido a su nivel de brillo. Mucho se ha comentado acerca de las claras carencias que nos encontramos al visualizarla en interiores, y dichos comentarios no van nada desencaminados.

Me explico. Cuando no estamos usando el dispositivo entra en una especie de modo stand by, en el que se muestra la hora y la demás información para la que tengamos configurada la esfera en una especie de tinta electrónica, similar a la que nos encontramos en muchos e-readers. Por lo tanto, en esos momentos la pantalla no está encendida, sino que se adapta a los niveles de luz que haya alrededor mediante un sensor a tal efecto y se ve mejor o peor.

En exteriores, o en lugares donde haya buena luz se ve increíblemente bien. Y es precisamente en esas condiciones donde la mayoría de dispositivos flaquea, cuando este Amazfit Pace destaca. Sin embargo, en interiores o donde haya poca luz ambiental cuesta bastante ver la pantalla. En cualquier caso, este es un tema a mi parecer secundario, porque la mayoría del tiempo que se usa este dispositivo es en exteriores, sobre todo haciendo deporte. Pero es necesario comentarlo.

Finalmente, el panel táctil funciona perfectamente y reconoce muy bien las pulsaciones de los dedos. Además, funciona bastante fluido y sin apenas lag en las transiciones.

Usos

El principal uso de este Amazfit es, como ya hemos dicho, el de monitorizar nuestras sesiones de ejercicio. Sin embargo, puede hacer mucho más que eso, lo que lo convierte en un buen complemento para el día a día.

Comentar que existen dos versiones diferentes, dependiendo de la región donde se venden: una la china, con los textos y demás características en el idioma asiático; y otra, la internacional, que cambia al inglés. No obstante, es realmente fácil traducirlo al castellano y siguiendo cualquiera de los muchos tutoriales que encontramos en la red lo podremos hacer sin mayores problemas. Aunque en la mayoría de los casos resultará innecesario, ya que se trata de un inglés muy básico y es bastante intuitivo.

Podemos usar este smartwatch para que nos muestre recorridos (gracias al GPS integrado que incorpora), promedio de pulsaciones por minuto y otros datos tales como la cadencia, el ritmo y la velocidad mientras hacemos ejercicio. En este sentido hay una buena variedad a nuestro alcance: running, paseos, bicicleta en interior y exterior e incluso senderismo, ya que se pueden incorporar rutas “gpx”. Y también, como no podía ser de otro modo, podremos llevar la cuenta de la calidad y la cantidad de nuestro sueño diario y de los pasos que damos a lo largo del día, como ocurre en la casi totalidad de wearables de este tipo.

He de decir que los resultados que arroja el reloj son bastante acertados, por no decir clavados, en la mayoría de los casos. Es una gozada poder llevar un conteo de nuestro día a día a golpe de muñeca.

Pero eso no es todo, ya que además contamos con un pequeño espacio de almacenamiento interno donde introducir música, podcasts, o cualquier contenido auditivo y que, junto a unos auriculares bluetooth, hacen que podamos hacer deporte y escuchar dicho contenido sin necesidad de llevar el smartphone encima.

Y con esto llegamos a la última parte de este apartado: su aplicación dedicada. En ella se vuelcan los datos que vamos recogiendo en el reloj y es muy sencilla de usar y realmente fácil de emparejar. La versión que se encuentra en la Play Store viene en inglés, pero al igual que ocurre con el propio dispositivo, la comunidad ha creado alternativas traducidas a nuestro idioma y que se encuentran fácilmente en Internet.

Finalmente, y por hablar un poco de la personalización, tenemos la posibilidad de intercambiar las faces o esferas del reloj. Él mismo incluye unas cuantas, que podemos seleccionar como principal y cambiar por completo su interfaz, aunque en la red existen para descargar otras tantas. Como vemos, tenemos muchas opciones para dejar el Amazfit Pace a nuestro gusto.

Compatibilidad y autonomía

Para emparejar reloj y auriculares o reloj y smartphone, únicamente necesitaremos una conexión bluetooth en éstos, ya que este es el modo en que se conectan.

La autonomía, por su parte, es bastante buena en comparación con otros relojes de la competencia. Es cierto que sale perdiendo si lo enfrentamos a smartbands, pero es lógico. Éstas tienen un hardware bastante más escueto y por ello alcanzan semanas de uso sin despeinarse.

El Amazfit Pace, con un uso normal para el día a día en el que se intercalen sesiones con el GPS activado, y la monitorización mínima diaria que hace, puede alcanzar los cinco o seis días de autonomía. Si no somos mucho de usar el GPS el tiempo aumenta, obviamente, y si por el contrario salimos a correr a diario, quizá al tercer día nos esté pidiendo un poco de electricidad. En cualquier caso, considero que es más que suficiente para la mayoría.

Sin embargo, un aspecto que no me ha terminado de convencer es el modo en que se carga. Para ello tenemos disponible una estación que tenemos que encajar en la parte trasera del reloj, y que a su vez va conectada a cualquier puerto USB. Hasta ahí como cualquier smartwach, pero en esta ocasión los materiales de dicha estación y el modo en se conectan parece más frágil que los de la competencia. No he tenido ningún problema, pero a priori resulta de una calidad algo baja.

El tiempo de carga, por su parte, no lleva más de un par de horas.

Conclusión y precio

En resumidas cuentas, estamos ante el rey de los smartwachtes en relación calidad-precio. Eso es indiscutible. Los hay más caros, y por supuesto mejores. Pero en un momento en el que el mercado de estos gadgets no pasa por su mejor época, no se me antoja mejor alternativa que esta para quien quiera hacerse con un reloj inteligente.

Flaquea un poco en la pantalla, y puede no resultar tan premium como otros, pero vale cada céntimo que cuesta y, personalmente, no me plantearía pagar más por otro smartwatch que puede hacer prácticamente lo mismo que éste.

El único motivo que me llevaría a dicho cambio es la posibilidad de usarlo bajo el agua. Porque, aunque podemos llevar puesto el Amazfit Pace mientras nos duchamos y es resistente a pequeños períodos de tiempo bajo el agua (siempre y cuando no estemos a mucha profundidad), no contempla su uso para deportes acuáticos, como puede ser la natación o el buceo. Para ello, sí o sí, habría que mirar alguna otra alternativa.

El Amazfit Pace puede adquirirse a un precio de poco más de 100€ en tiendas como Banggood, siendo ésta una de las stores más baratas donde lo hemos encontrado.

Amazfit Pace

8.3
Diseño:
8
Pantalla:
8
Usos:
9
Cuantificación diaria:
10
Batería:
8
Precio:
7
Carlos

Carlos

Redactor at Just Unboxing
Redactor y fotógrafo.
28 años, España.

Instagram: @carloscvazquez
Contacto: carlos@justunboxing.com
Carlos
¡Comparte!