Hardware Software Tutoriales

¿No puedes acceder al contenido de tu disco duro? Recupera tus datos con TestDisk

Existen multitud de situaciones ante las que vemos prácticamente perdidos nuestros datos, y por desgracia, en muchas la solución es complicada. El caso más típico es el borrado de información, ya sea accidentalmente o mediante un formateo, aunque existen otros en los que nos podemos ver en un compromiso. Una de ellos, también bastante habitual, es el que os traemos hoy en Just Unboxing; y lo mejor, con una posible solución. ¡Sigue leyendo!

¿Es para mí este tutorial?

Antes de nada, quiero aclarar en qué situaciones se puede aplicar lo que os voy a mostrar a continuación:

  • Tu disco duro interno no funciona, y lo sabes porque no te carga el sistema operativo, porque te sale un mensaje de error de disco al iniciar o similar. En este caso, lo ideal sería que lo sacaras de tu ordenador y lo enchufaras por USB a otro equipo.
  • Tienes un disco duro externo que Windows no reconoce, o que al enchufar te obliga a formatear.
  • Tienes un disco duro con tabla de particiones GPT y no puedes acceder al contenido.

Si alguno de estos es tu caso, no estaría de más que probaras el siguiente tutorial. Cualquier contenido que puedas tener no se verá afectado, y la mínima posibilidad de poder recuperarlo hace que el esfuerzo merezca la pena.

Por cierto, todo este procedimiento es válido para discos de 3.5″ (sobremesa) y de 2.5″ (portátil), con conexión IDE o SATA. Lo que sí será necesario, por norma general, es que lo enchuféis por USB, por ejemplo con una carcasa externa.

¿Importa el sistema operativo que tenga instalado?

Sí. Aunque los pasos en Windows son ligeramente más sencillos, utilizar una distribución de Linux -por ejemplo, Ubuntu- suele dar mejor resultado.

El motivo es muy simple: me he encontrado casos en los que resultó imposible que el sistema de Microsoft detectara el disco duro, a lo que hay que añadir que en algunas ocasiones el simple hecho de conectarlo por USB hacía que el sistema funcionara incorrectamente; sin embargo, en Ubuntu es bastante probable que consigáis resultados mucho mejores al respecto. No obstante, y por si no podéis acceder a operativos basados en Linux -animaos, es muy simple y merecerá la pena-, os daré indicaciones también para Windows.

¿Qué necesito?

Si has llegado hasta aquí, te interesará saber qué necesitas para llevar a cabo el proceso de recuperación de datos:

  • Lo más importante, el disco duro conectado por USB a un ordenador funcional.
  • El programa Hard Disk Sentinel para Windows o para alguna distribución de Linux.
  • El programa TestDisk para Windows o para alguna distribución de Linux.
  • Un Live CD de Linux si queréis probar o no os funciona Windows, que permitirá ejecutar este sistema operativo sin necesidad de instalarlo.

Antes de nada, comprueba la salud de tu disco

No hace mucho escribí un tutorial sobre cómo comprobar la salud de vuestro disco duro, y es un buen punto de partida para este. Que el estado del disco sea mejor o peor no influye en los siguientes pasos, pero nos da una idea sobre las probabilidades de éxito.

En este punto, dos matices a tener en cuenta:

  • Que el disco tenga un porcentaje de salud muy bajo no implica que no se pueda seguir el tutorial. Es más posible que el proceso no llegue a buen puerto, pero es viable que podáis recuperar toda vuestra información.
  • Que el disco emita sonidos mecánicos no es buena señal. Sobe todo si es un HDD, los golpes son una fuente frecuente de problemas. Estos discos están formados por piezas mecánicas muy susceptibles de malfuncionar en caso de golpes o vibraciones. Así que si al enchufar el disco por USB escucháis algún sonido con mala pinta -lo sabréis si lo escucháis-, poneos en lo peor. Puede que tengáis suerte, pero tened en cuenta que las probabilidades de éxito no son muy elevadas.

Pasos a seguir en Windows

Aunque os recomiendo utilizar alguna distribución de Linux, si no queréis o si antes preferís probar suerte en Windows, los pasos son bastante sencillos.

Windows_DescargaTestDisk

  • Descomprimid el archivo y ejecutad “testdisk_win.exe” o “testdisk_win”, en función de si tenéis habilitadas o no las extensiones.

Windows_EjecutableTestDisk

  • Escoged “No Log”, para que no os guarde ningún registro.

Windows_NoLog

  • A continuación (en ocasiones hay que esperar hasta varios minutos) escoged vuestra unidad. Si, como en mi caso, Windows no le asigna una letra automáticamente al disco al enchufarlo, podéis saber cuál es por descarte y en función de la capacidad.

Windows_EscogerUnidad

 

  • En la inmensa mayoría de ocasiones, lo correcto en este paso es escoger el tipo de tabla de partición “Intel”. No obstante, seleccionad “EFI GPT” si lo que queréis es recuperar datos de esta clase de disco.

Windows_TablaParticion

  • Y el último paso para comprobar si los resultados son los esperados, escoged “Analyse” e inmediatamente después, “Quick Search”.

Windows_Analizar

Windows_QuickSearch

  • Si sois afortunados, el programa detectará el problema de vuestro disco y os mostrará la siguiente pantalla, permitiendo listar los archivos y carpetas con la letra “p”.

Windows_DiscoDetectado

Windows_ArchivosListados

  • Lo único que os queda por hacer es seleccionar aquellos que os interesen mediante “:”, coloreándose de verde. Para llevarlos a la seguridad de vuestro ordenador, una vez hayáis escogido lo que queréis salvar apretad “C” (mayúscula, shift + “c”).

Windows_SeleccionarArchivos

  • Es hora de escoger el directorio de guardado. Os recomiendo crear una carpeta en la ruta del programa Test Disk, como en el caso de la captura, “Datos salvados”. Una vez escogida, otra vez “C” (mayúscula).

Windows_CarpetaDestino

  • Cuando acabe, os saldrá un mensaje de aviso en un color que, concidiréis conmigo, se puede llamar “verde felicidad”. Si todo ha ido bien tendréis vuestra información en la carpeta de destino.

Windows_ArchivosOK

Algunos discos duros son más problemáticos de lo habitual, e impedirán que el explorador de archivos se abra correctamente. En esta tesitura, podéis probar a ejecutar el archivo “testdisk_win.exe” desde el CMD. Para ello:

  • Abre la aplicación “Símbolo de sistema”. Tecleando “cmd” en el cuadro de búsqueda os encontrará el programa.

Windows_CMD

  • Una vez abierto, id a la ruta en la que tengáis el ejecutable, y escribid su nombre en el CMD. Así podréis ponerlo en marcha sin necesidad de pasar por el explorador.

Windows_EjecutarTestDiskCMD

Como veis, los pasos son bastante simples e intuitivos. El disco duro con el que estoy haciendo esta prueba es uno externo con una salud del 9%, y aunque pude recuperar algunas fotos, fue imposible volver a tenerlas todas. Emite algún sonido mecánico que no tiene buena pinta, y se ve que está demasiado dañado como para acceder a toda la información.

Pasos a seguir en una distribución de Linux

En este caso, el procedimiento es bastante parecido al de Windows, por lo que a continuación os detallo aquellos pasos que sean distintos -todo lo relacionado con el programa Test Disk es igual-. La principal diferencia radica en los resultados, que en las numerosas pruebas que he llevado a cabo a lo largo de varios meses han sido mejores en Ubuntu.

Ubuntu_AbrirTerminal

  • A continuación, desplazaos al directorio donde hayáis descomprimido el fichero descargado y ejecutad “testdisk_static”, tal y como os muestro en la imagen.

Ubuntu_EjecutarTestDisk

Llegados a este punto, si la condición del disco duro lo permite, deberíais haber sido capaces de recuperar vuestros archivos. Como os comentaba antes, va a depender de más factores además de la salud, pero si os encontráis en una situación comprometida no está de más que lo intentéis; lo peor que os puede pasar es que estéis como al principio, y lo mejor que tengáis éxito en el proceso.

Marco

Marco

Ingeniero de Telecomunicaciones, estudiante y usuario de Android desde el HTC Magic. Muy crítico con todo lo que pruebo, ¡hay quien me llama hater!
Marco
¡Comparte!
Advertisment ad adsense adlogger