Noticias 1

El engaño Zetta, o cómo reirte de la gente y ganar dinero en el proceso

Los móviles chinos están por todas partes, ya sean comercializados en occidente o quedándose -oficialmente- en su país de origen. Formas de llegar a final del mes también hay muchas, desde las legales hasta las ilegítimas, pasando por multitud de puntos intermedios de dudosa moralidad. Los smartphones y el dinero son una buena premisa para un artículo, más aún si le añadimos una dosis de engaño y un escándalo que ya ha alcanzado las portadas de todos los medios nacionales. ¿Qué es Zetta, y en que consiste su supuesta estafa? ¡En Just Unboxing te lo explicamos!

La marca 100% española

No, no nos referimos a BQ, sino a Zetta. Es una compañía extremeña que comenzó a comercializar smartphones a finales de 2014, teniendo un éxito notable y creciendo significativamente desde ese momento hasta la época en la que nos encontramos ahora. Los fundadores no eran otros que un local de la región y un socio chino, a los que no voy a mencionar mucho; prefiero centrarme en el hecho en sí, y en otros medios podéis encontrar tanto fotos suyas como sus nombres. Que ya sabemos que un poco ‘salseo’ nos gusta a todos de vez en cuando.

Su logotipo, para que os hagáis una idea, es -o era- una bellota mordida; imagino que veis por dónde van los tiros. La promoción de sus terminales tenía un fuerte componente de comparación con Apple, una estrategia lógica teniendo en cuenta que muchos dispositivos ofrecen lo mismo que los iPhone por mucho menos dinero.

¿Para qué copiar, si puedes reutilizar?

¿Y dónde está el problema? Os estaréis preguntando. No hay más que ver uno de sus móviles -y estar un poco puesto en el mundillo- para darse cuenta de que algo huele a chamusquina.

moviles_pagina

Esta imagen es de su página web, y los cuatro terminales recuerdan mucho -demasiado- al Redmi Note 2, Redmi 2 y Redmi 1 de Xiaomi. En algunos casos la tapa trasera (recordad que en estos modelos esta tapa es extraíble) es distinta a la original, pero en los dos del centro es la misma, con el logotipo de la bellota.

smartphones

Copias de terminales existen muchas, sobre todo en el país asiático por excelencia. Allí podemos encontrar compañías cuyo único objetivo es comercializar smartphones idénticos a iPhones o Samsungs, con prestaciones recortadas y mucha menos calidad general; sin embargo, parece que en este caso los extremeños ni siquiera copian, sino que directamente reutilizan. Desde la propia empresa aseguraban que fabricaban en China y ensamblaban en España, pero existen demasiadas pruebas -que os detallaré un poco más abajo- que desmienten esta afirmación.

Presumir es gratis. Asumir responsabilidades, no

Este vídeo muestra una entrevista que podéis ver en el canal de Zetta. Tienen pocos, pero no tienen desperdicio. En el minuto 9:50, el protagonismo recae en Antonio Ribera, el jefe de servicio técnico de la marca y que también diseña los productos; quien por cierto, no tiene inconveniente en explicar cuál es el procedimiento para crear un smartphone al más puro estilo Johnny Eve: primero en papel, después al ordenador, y siempre adaptándose a los requisitos de fábrica.

La imagen que dan es la de jóvenes inteligentes y emprendedores comprometidos con el usuario, pero nada más lejos de la realidad. Vamos a explicar una por una las espinitas que tiene clavadas esta empresa, y por las que se están haciendo famosos a nivel internacional.

Parecido escandaloso con otros terminales

El primer dispositivo de la marca era un Zetta que tenía como base un Doogee Hitman DG850, y la gama Conquistador toma como modelo los Xiaomi. Carcasas nuevas o con el logotipo modificado, pero la ubicación de componentes como la cámara trasera no se puede cambiar.

redmi2

Carcasas idénticas

Si además del diseño de los terminales valoramos el de sus carcasas, la situación es análoga: son clavaditas.

funda_zetta

funda_aliexpress

 

Pegatina debajo de la batería

La tapa trasera es un problema con una solución muy sencilla, pero existen más logotipos que no son tan fáciles de tapar. ¿O sí? En el compartimento de la batería podemos ver una pegatina de la empresa española, con su nombre y su logo.

pegatina_colocada

Y a continuación, otra imagen en la que esa pegatina está despegada. ¡Tachán!

pegatina

Esto da un paso importante más allá de los parecidos estéticos, ya que estaríamos empezando a hablar de aprovecharse descaradamente del trabajo de los demás. Pero todavía hay más que enseñar, por lo que pasamos al siguiente punto.

Caja con el logo de Xiaomi tapado

En la primera foto podéis comprobar cómo era la caja de la práctica totalidad de móviles Xiaomi -la de los últimos modelos es distinta-, con el logotipo de ‘mi’ en la esquina superior derecha.

cajas

Y como utilizar una caja nueva sería desaprovechar la que alberga al propio terminal, qué mejor decisión que aprovecharla. Para ello, nada más sencillo que tapar aquello que no quieres que se vea, como han corroborado los chicos de LaBerrea89 en su canal de YouTube. Justo debajo os dejo el vídeo resumen en el que muestran todos sus descubrimientos, aunque si queréis conocerlos con un poco más de detalle, os recomiendo echarle un vistazo al directo en el que se explayan con más profundidad.

La caja de este Zetta en concreto -realmente, un Redmi Note 2- es la del terminal chino girada 180º, para así poder colocar el nombre de la empresa y tapar el logo original con la bandera de Extremadura. Si en vez de a móviles estos chicos se dedicaran a la física, Murph no habría necesitado la ayuda de Cooper ni los datos del agujero negro para aprender a manejar la gravedad.

caja_laberrea89

Batería de Xiaomi recubierta con una pegatina

Os redirijo de nuevo al vídeo de LaBerrea89, donde se puede ver cómo la batería negra del Zetta esconde un anaranjado secreto: es, en realidad, la batería original del Note 2, pero recubierta con una pegatina.

bateria_negra

bateria_xiaomi

Sistema operativo

En función de la foto o vídeo que veáis, podéis ver dispositivos Zetta corriendo una interfaz stock o MIUI. Parece ser que algunos de ellos cuentan con CyanogenMod como sistema operativo, mientras que otros disponen del software de la compañía china.

Me gustaría tener que indagar un poco más, pero cuando el río suena, agua lleva. O blanco y en botella. La cuestión es que llega un punto en el que la situación es tan evidente, que sorprende muchísimo que no haya estallado antes.

Y como una imagen vale más que mil palabras, os dejo una foto -ligeramente editada, para que no se reconozca al par de fenómenos cofundadores- que me ha parecido de auténtico escándalo. En ella, ambos presumen del nuevo terminal estrella: un Redmi Note 3 con una bellota mordida, corriendo MIUI. Os aseguro que yo no me habría atrevido a posar con esa confianza, ya que presentar como tuyo un móvil clavado a otro existente en el mercado, y al que ni siquiera se le cambia el software… Hay quien no tiene vergüenza.

redminote3

Indagando un poco más, en páginas como The Geek Hammer destacan que ahondando en el código de Android queda patente la autoría del mismo por parte de Xiaomi. Concretamente, en el archivo ‘build.prop’ -uno de los archivos de configuración de los dispositivos, presente en la ruta /system- nos encontramos multitud de líneas que aluden directamente a… ¿Zetta? No.

codigo

Han desaparecido

Tanto la página web como las redes sociales, parece que estos emprendedores se han esfumado. Y no creo que lo hayan hecho porque teman a una horda de clientes injustos y descontentos -que también-, sino porque no tienen previsto asumir responsabilidades.

Si estuvieran plenamente convencidos de su buen hacer estos años, lo mínimo es defenderse de las críticas, pero en lugar de eso han decidido desaparecer. No me parece un comportamiento propio de alguien con buenos y sólidos motivos a su favor.

Si a este hecho individual le sumamos todo lo demás… Bueno, cuesta justificar la cantidad de móviles vendidos.

Hay más

Además de todos estos motivos, en la red se pueden encontrar un par de capturas de Telegram e incluso un audio que añaden más leña al fuego, pero que no me parecen tan relevantes. Por mucho que se diga que corresponden a uno de los cofundadores, en ningún lugar aparece su nombre y no me gusta aportar esta clase de pruebas.

Eso sí, quiero dejar claro que yo sí creo que sea él; pero es a título personal y no me parece un buen contenido para el enfoque de este artículo. En cualquier página que busquéis podréis encontrar esta información, como por ejemplo en El Chapuzas Informático. Para el audio, seguid este enlace.

Y ahora, ¿qué?

A día de hoy, la página de la empresa extremeña está caída, y parece ser que han cerrado su perfil en las redes sociales. Según comentaban en un solitario mensaje en Facebook, su web estaba siendo atacada, motivo por el que no estaba disponible.

Por lo pronto, la Organización No Gubernamental Facua, cuya labor es la defensa de los derechos de los consumidores, ha asegurado en un tuit que si has comprado un móvil Zetta, deberían devolverte el dinero.

Personalmente, tengo mucho interés por ver cómo se desarrollan los acontecimientos, y hay un aspecto que me consuela: por mucho engaño que fuera, los móviles no eran malos terminales. Con esto quiero decir que estoy casi seguro de que la inmensa mayoría de personas que adquirió un Zetta, a pesar de ser a un precio sustancialmente superior al ‘oficial’, ha estado muy contenta con el desempeño que les han proporcionado los Xiaomi. No pretendo disculpar su comportamiento ni muchísimo menos, pero mejor eso que sumarle una mala experiencia a todo lo demás.

¿Qué se hizo mal?

Antes de empezar a tirar todo lo que tengamos a mano a la cabeza de los cofundadores, me gustaría hacer un pequeño análisis objetivo de la situación. Y quiero empezar comparando con BQ, la empresa española de referencia.

Seguro que muchos recordamos los inicios de esta compañía, cuando el procedimiento de creación de smartphones era muy similar: le ponían su marca a un móvil chino, y poco más. Sin embargo, hay un aspecto crucial que diferencia ambas situaciones, y es que BQ lo hacía por medio de acuerdos previos con las empresas chinas.

El punto flaco de Zetta -al menos, el más reprobable- es que se ha aprovechado del trabajo de Xiaomi sin consentimiento de estos. Ha cogido su trabajo y lo ha modificado lo mínimo para hacer pensar que es suyo, aprovechando el hardware y el software todo lo posible para engañar a los compradores y a toda la ciudadanía.

Revender un Redmi Note 2 a más precio que comprándolo en una página internacional, ofreciendo un soporte y un servicio técnico en España es legítimo, y me parece de maravilla. Habrá a quien el margen que se lleva la tienda le parezca demasiado, pero nadie está obligado a comprar nada. Pero este caso es muy distinto, y va más allá de vender algo que no es suyo como suyo. No han comprando un Redmi para decir que el Redmi es suyo; han cogido un Redmi y le han dado unas pinceladas -mal dadas, bajo mi punto de vista- para intentar hacerse millonarios a costa de la gente. Y eso es lo que está realmente mal.

Un tema serio con mucha guasa

Aunque el tema es serio, no puedo evitar que se me escape la risa al escribir sobre él. Extremadura me pilla muy al sur y en mi vida había oído hablar de Zetta, pero ahora que me informo sobre la empresa, me parece un auténtico escándalo que todo esto no haya salido mucho antes a la luz.

Como nosotros, hay muchas personas al día en temas de tecnología, que conocen al dedillo todos los dispositivos de Xiaomi. Y ver ahora la gama Conquistador me parece hilarante, ya que el parecido es más que evidente.

No obstante, no quiero restarle seriedad al asunto, y quiero acabar haciendo una reflexión muy importante que lleva todo este tiempo rondándome la cabeza: ¡menuda jetta!

Marco

Marco

Ingeniero de Telecomunicaciones, estudiante y usuario de Android desde el HTC Magic. Muy crítico con todo lo que pruebo, ¡hay quien me llama hater!
Marco
¡Comparte!
  • Marco

    Y tanto! Estoy seguro de que Tim Cook y compañía están ahora mismo comiéndose las uñas en sus despachos 😉

Advertisment ad adsense adlogger