Reviews Tablets

Análisis | Asus ZenPad 10 (Z300M), una sólida apuesta en el mundo de las tablets

El mundo de las tablets, sobre todo con Android, ha pasado por mejores momentos. La oferta que nos encontramos no es tan variada como la de smartphones, y parece que las marcas las tratan como un producto secundario. Sin embargo, si algo nos puede ofrecer este sistema operativo son alternativas, y hoy os traemos el análisis de una que os puede interesar. ¿Sigue mereciendo la pena la inversión en uno de estos dispositivos? ¡Te lo contamos!

Contenido de la caja

La caja de esta tablet Asus trae lo justo y necesario para que podamos hacer uso de ella en el día a día:

  • Asus ZenPad 10 (Z300M).
  • Cable USB – micro USB.
  • Adaptador de pared.
  • Manuales.

El dispositivo se encuentra en un primer plano, y teniendo en cuenta la simplicidad y sencillez del embalaje, no necesitaremos ningún aliciente para sacarla y tener las primeras impresiones.

Diseño

Empezamos por uno de los aspectos más importantes dentro del diseño, y es que esta alternativa se aleja del clásico estereotipo metálico parecido al iPad. Contamos con plástico como único protagonista, con una trasera rugosa que sienta bastante bien en la mano. Aunque se nota que el material no es premium, es imposible dejar marcadas las huellas y las sensaciones al agarrar la tablet son muy positivas.

Trasera

Los cantos son redondeados, y en frontal llama la atención un bisel brillante de aspecto metálico que, a decir verdad, le da un toque elegante al conjunto. Sin embargo, desde el punto de vista de la funcionalidad, lo que más destaca es la línea del doble altavoz. Situada encima de la pantalla, más adelante veremos que nos proporcionará una experiencia auditiva excelente.

Altavoz

 

Entrando a citar las conexiones, en lateral izquierdo disponemos de los botones de volumen, el jack de 3.5 mm y el conector micro USB. El botón de encendido se encuentra en la parte superior, mientras que en la inferior la atención se la llevan la ranura para tarjetas micro SD y unos pines que permiten conectar la ZenPad a un teclado que se vende por separado.

Lateral

Superior

Inferior

En general, los únicos puntos flacos del diseño -más allá de la ausencia de mejores materiales- son, por una lado, una ligera holgura de la tapa trasera: se hunde unos milímetros si apretamos y puede llegar a crujir. Lo considero algo anecdótico al no ser lo suficientemente llamativo como para molestar en el día a día, pero ahí está. Y por otro, el poco recorrido del botón de encendido. No sé si será un problema de todas las unidades, o de esta en concreto -ya que la mía ha pasado por manos de más analistas con anterioridad-, pero me ha parecido un detalle muy molesto. Son muchas las ocasiones en las que aprieto el botón y durante una fracción de segundo, no sé si cumplió su función o no.

Para acabar, las dimensiones de esta tablet son de 251.6 x 172 x 7.9 mm, con un peso de 490 g.

Pantalla

Si hay algo que caracteriza e identifica a una tablet es su pantalla, y es que la calidad de la misma nos puede dar una buena idea sobre la gama del producto. El display de esta Asus es de 10.1″, con tecnología IPS y resolución WXGA (1280 x 800). La densidad resultante es de unos 149 ppp.

Frontal

Imagino que a la vista de estas cifras, ya os imaginaréis que el mayor defecto de esta tablet es el escaso número de líneas en pantalla. Tanto la reproducción de colores como el brillo son más que correctos, y proporcionan una muy buena experiencia incluso en exteriores; sin embargo, poco más que 720p en una pantalla de 10.1″ se hace notar. Si habéis leído algún otro de mis artículos, posiblemente sepáis que no soy un amante de las resoluciones 2K y 4K, pero lo más adecuado es buscar una solución de compromiso entre rendimiento, autonomía y definición. Y en esta ZenPad, si bien los dos primeros parámetros son más que válidos, el último se hace demasiado escaso.

Posiblemente moviéndose por la interfaz no se note demasiado, pero a la hora de navegar por la web -sobre todo en lo referente a textos- y de disfrutar de contenido multimedia, se hace patente el escaso número de píxeles. A mi parecer, y teniendo en cuenta el uso que se le suele dar a día de hoy a las tablets, este no será un impedimento para muchos posibles compradores; no obstante, a aquellos que hayan usado un iPad o alguna tablet similar, o tengan en casa alguno de estos dispositivos con los que comparar, seguramente les decepcione esta pantalla.

Sonido

Llegamos a uno de los puntos fuertes, y es que esta tablet cuenta con un doble altavoz frontal situado encima de la pantalla. Desde hace tiempo, muchos usuarios se han dado cuenta de que este apartado es muy importante de cara a disfrutar de una buena experiencia multimedia, más aún en un dipositivo cuyo principal objetivo es proporcionar una buena funcionalidad en este aspecto.

Por ello, la gente de Asus ha dotado a esta ZenPad 10 de un doble altavoz que, además de emitir sonido de buena calidad, es rotundo y contundente. Y casi más que al primer apartado, le doy importancia al segundo, ya que pocas cosas hay que empañen más la experiencia auditiva que un altavoz con un volumen demasiado bajo. Según nos explican en su página, el apartado del audio cuenta con una tecnología denominada Sonic Master, que mejora aspectos como el volumen y los graves. Ya sea por esto, o por emplear materiales de calidad, consiguen que ningún comprador tenga motivos de queja.

La experiencia con auriculares es similar, y aunque dependerá en gran medida de vuestros cascos, la rotundidad y la claridad son protagonistas. Sin duda, lo mejor de esta tablet.

Software

Aunque el software sigue siendo sumamente importante, considero que en una tablet tiene menos protagonismo que en un smartphone. El motivo es que la interacción con estos dispositivos no suele ser tan intensiva como con nuestro eterno acompañante, y hay muchas personas que quieren navegar, ver vídeos, y poco más.

Sin embargo, la optimización y el buen hacer en el sistema del robot verde siguen siendo fundamentales. Partimos de una buena base, ya que disponemos de Android 6.0 Marshmallow, con la capa de personalización propia de Asus. La experiencia en el uso general es bastante buena, pero creo que requiere más esfuerzo por parte del usuario del que debería. Y me explico.

Los que hayáis tenido un móvil ZenFone (yo tuve el 2) me entenderéis perfectamente cuando digo que hay muchas aplicaciones preinstaladas. Considerablemente lejos de una experiencia nativa, la compañía taiwanesa nos ofrece de fábrica una aplicación para actualizar el sistema, un administrador de inicio automático, un control de ahorro de energía, una de tareas, dos de notas, una para calibrar la pantalla, una para gestionar el espacio online que nos regalan, una de copias de seguridad, TripAdvisor… Y podría seguir. Es, sin duda, demasiado caótico. La recomendación que le haría a cualquier usuario es que o bien inhabilite este bloatware, o bien lo oculte en el menú de aplicaciones -que por cierto, es un añadido que agradezco-.

Menu_Aplicaciones

Ahora bien, una vez superada esta no demasiada buena impresión inicial, todo se mueve con mucha soltura y la fluidez está presente en todas las animaciones. La capa de Asus puede no gustaros estéticamente, pero ayudada por la escasa resolución, hace que todo funcione como debe y ofrece, además, algunos añadidos interesantes.

Algunos que me gustan son los accesos directos en la pantalla de desbloqueo, la personalización de los interruptores de la barra de notificaciones, y los ajustes del launcher. Acostumbrado al de Google, que bajo mi punto de vista es demasiado simple, este proporciona funciones verdaderamente útiles.

Se puede modificar el tamaño de los iconos, los efectos de desplazamiento o el tamaño de la fuente, pero esto son meramente algunas opciones estéticas. El menú del cajón de aplicaciones muestra otras funciones como bloquearlas por contraseña, ocultar los iconos o modificar el tamaño de la cuadrícula, y es sólo la antesala de lo que se puede encontrar en sección de Preferencias: cambiar la transparencia de la barra de estado, eliminar el mencionado cajón de aplicaciones o abrir el panel de notificaciones la desplazar el dedo hacia abajo desde cualquier lugar de la pantalla son algunas de las posibilidades. Esto me parece excelente, ya que quien no quiera complicarse no tendrá por qué hacerlo, pero es posible ir un paso más allá en caso de querer exprimir el software al máximo.

Opciones_Launcher

Sin embargo, se echan cosas de menos, especialmente la ventana partida para conseguir una multitarea real. No es un aspecto que yo vaya a utilizar todos los días, pero sí me he encontrado ocasiones en las que necesité consultar cierta información mientras veía un vídeo de YouTube, y es un incordio tener que parar la reproducción.

En general, no me disgusta la personalización del la firma taiwanesa. Creo que deberían pulir el software para conseguir mayor simplicidad; tal vez, en lugar de eliminar directamente todas sus aplicaciones, podrían aunar las funcionalidades de varias en un solo icono, para así no contar con tanta app de fábrica. Eso sí, como comentaba antes, con un poco de esfuerzo inicial se puede conseguir que la experiencia con esta tablet sea muy satisfactoria.

Hardware y rendimiento

El corazón y el músculo de la ZenPad 10 corren de parte de MediaTek con su MT8163, un quad-core a 1.3 GHz. Acompañándolo, una gráfia Mali-450, 2 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento, aunque también existe una versión con 32 GB.

Aunque sea una configuración relativamente modesta, y teniendo en cuenta la resolución, tanto el uso cotidiano como los juegos se mueven sin demasiados problemas. He jugado al Asphalt 8, al Final Fantasy IX, al Tomb Raider I y al Limbo, entre otros, y lo único destacable fue un tirón de unos 5 segundos con a este último. Fue molesto, pero teniendo en cuenta que sólo me pasó una vez en varias horas de juego, creo que merece considerarse algo más anecdótico que habitual.

El único aspecto que me ha hecho fruncir el ceño más de lo necesario es la vuelta a la pantalla principal. Y es que son bastantes las ocasiones en las que los widgets y los iconos tardan unas milésimas de segundo en cargar. No influye demasiado en el resultado, pero empaña un poco la experiencia y sobre todo, extraña teniendo en cuenta cómo se comporta el producto de Asus por norma general. Sin duda, deberían pulir mejor el software para evitar esta clase de inconvenientes.

En general, no creo que el rendimiento de esta tablet decepcione a ningún usuario. Lógicamente, está un escalón por debajo de lo que nos ofrecen alternativas más caras, pero es más que correcto para la inmensa mayoría. El sacrificio en densidad de píxeles perjudica la visualización, pero hace que este apartado tenga una puntuación muy competitiva.

Antutu

Geekbench

Hoja de características

Dimensiones Altura 251.6 mm
Anchura 172 mm
Grosor 7.9 mm
Peso 490 g
Color Gris oscuro, blanco perla y rosa dorado
Pantalla Tamaño 10.1″
Resolución 1280×800
Tecnología IPS
Batería Capacidad No proporcionada
Cámara Cámara trasera 5 MP
Cámara delantera 2 MP
Flash No
Vídeo Cámara trasera 1080p (1920×1080)
Cámara delantera 480p (640×480)
Especificaciones Procesador Quad-core 1.3 GHz
CPU MT8163
GPU Mali 450
RAM 2 GB
Almacenamiento 16 GB (10.26 GB disponibles)
MicroSD Sí, de hasta 64 GB
Conectividad 2G
3G
4G
GPS GPS
Bluetooth 4.0
WLAN 802.11 a/b/g/n
Software Sistema operativo Android 6.0 con ZenUI

Cámara

Como os podéis imaginar, no me voy a detener mucho en este apartado, ya que la experiencia que proporcionan las tablets no tiene absolutamente nada que ver con la labor que hacen los smartphones; ni en prestaciones, ni en resultados, ni en utilidad, ya que normalmente en esta clase de productos las cámaras son anecdóticas.

Y los resultados, aunque existen multitud de modos para intentar sacarles el máximo partido, han sido los esperados. Los sensores trasero y delantero de esta Asus son de 5 y 2 Mpx, respectivamente; incluso con buenas condiciones la definición es escasa, y el ruido en interiores o usando la cámara delantera es un escándalo. La resolución del vídeo es de 1080p y 480p, y los clips hacen que saque las mismas conclusiones.

Modos_camara

Ahora bien, ¿importa este apartado? A mí ni lo más mínimo, y entiendo que la mayoría opina igual. Depende del uso de cada uno valorar si las cámaras en una tablet son importantes, pero en mi caso, podría pasarme años de uso sin una sola toma.

Camara_1

Camara_2

Batería

Si hay algo que argumentan los defensores de las resoluciones conservadoras, es que mejora el rendimiento y también la autonomía. Por lo tanto, y sobe el papel, es de esperar que la ZenPad 10 se comporte bien en este apartado, y la verdad es que ha sido así.

En las pruebas que llevé a cabo, simulé dos posibles escenarios: por un lado, un uso puntual a lo largo del día, con un poco de reproducción de contenido multimedia, navegación y juegos; y por otro, un uso intensivo, con muchas horas de estas mismas funciones. Así, fue posible comparar la cifra de pantalla encendida, comprobando cuánto repercute en la autonomía que la tablet pase mucho tiempo bloqueada.

En unos 6 días, la batería se exprimió hasta las 4 horas y media de pantalla. Esta cifra aumentó hasta las 6 y media dándole caña dos días completos. Por lo tanto, esta tablet también saca pecho en este aspecto; puede que haya alternativas con mejor autonomía, pero la relación calidad-precio y el compromiso de todos los apartados de la ZenPad dicen bastante a su favor.

Bateria_1

Bateria_2

Eso sí. ¿Donde está indicada la capacidad de la batería, Asus? Personalmente, me gustaría saberlo.

Conectividad

La importancia de esta sección se ve disminuida en este caso, al no contar con conexión móvil. Disponemos de Wi-Fi 802.11 a/b/g/n, bluetooth 4.0 y GPS, aunque no de giroscopio. ¡Pero tranquilos! Podréis jugar a Pokemon Go en 10″, ya que simplemente tendréis que deshabilitar la realidad aumentada a la hora de capturar vuestra criaturas.

El único punto destacable es que el Wi-Fi se desconecta si la tablet permanece bloqueada un tiempo prolongado, pero teniendo en cuenta la finalidad de estos dispositivos, lo considero un aspecto sin demasiada importancia.

Almacenamiento

La memoria interna es de 16 ó 32 GB, en función de la versión que adquiráis, con ampliación por micro SD. En este caso disponemos de la versión más limitada, y el almacenamiento disponible para el usuario es de 10.26 GB. Me parece una cifra escasa, aunque es razonable teniendo en cuenta la cantidad de aplicaciones sumamente prescindibles que incluye el software de fábrica.

En mi caso, suelo hacer más uso del almacenamiento online, y reproducir contenido multimedia por medio de aplicaciones de streaming. Por tanto, no eché de menos más gigas para mis datos, pero si soléis aprovechar el contenido local con vuestras series o películas, os recomendaría optar por la alternativa más cara. Eso sí, no olvidéis un detalle importante: la resolución apenas pasa de 720p, por lo que si tenéis películas en 1080p… Puede que sea desaprovechar el espacio disponible.

Precio y conclusión

Una vez detallados todos los apartados, es el turno del precio. Podéis encontrar la Asus ZenPad 10 (Z530M) de 16 GB por unos 200€, costando el modelo superior 20€ más en tiendas como Media Markt. Y por la diferencia, creo que merece la pena la inversión.

Llevaba un tiempo apartado del mundo de las tablets, y la verdad es que este modelo me ha convencido. A todos los dispositivos que pruebo les exijo unas bases, y a partir de ahí todo lo que puedan ofrecer; en mi uso diario, las bases consisten en que el dispositivo funcione bien. Que abra rápido las aplicaciones, que haya fluidez, que no fuerce cierres constantemente. Es decir, que el producto sea confiable y la experiencia consistente. Y sobre eso tiene que asentarse todo lo demás, como un buen sonido, una buena pantalla o un buen diseño.

Esta ZenPad tiene unas bases robustas, con muchos más pros que contras, y eso garantiza unos mínimos de cara al uso cotidiano. Partiendo de ese punto, me ha sorprendido muy gratamente el sonido, y decepcionado la pantalla. La experiencia multimedia se ve realzada por un lado y pisoteada por otro, y es que la escasa resolución se hace notar constatemente; quiero recordar que yo no soy un fan de las densidades de píxeles exageradas, pero 145 es demasiado escaso a día de hoy.

Sin embargo, creo que en general tiene muchas más cosas buenas que malas. Y en el caso de la resolución, me he encontrado perdonándoselo constantemente gracias a la buena experiencia en el día a día y a la buena autonomía. Como reflexionaba en uno de los apartados, el principal caso en el que notaréis una deficiencia en este aspecto es aquel en el que tengáis cerca una tablet más cara para comparar.

No obstante, para quien quiera disfrutar de contenido multimedia y no valore especialmente tener lo mejor de lo mejor -así como para niños-, considero este dispositivo una muy buena alternativa a valorar. Ya dependerá de vosotros si os merece la pena la inversión, pero en general, creo que si dais el salto no echaréis de menos el desembolso.

Marco

Marco

Ingeniero de Telecomunicaciones, estudiante y usuario de Android desde el HTC Magic. Muy crítico con todo lo que pruebo, ¡hay quien me llama hater!
Marco

Asus ZenPad 10 (Z300M)

7.0
Diseño:
7.5
Pantalla:
6
Sonido:
9
Software:
8
Hardware y rendimiento:
7
Cámara:
1
Batería:
8.5
Conectividad:
7.5
Almacenamiento:
7
Precio:
8
¡Comparte!
Advertisment ad adsense adlogger